Ata­la­Ya Con­flic­to elec­to­ral hon­du­re­ño 2017 (1)

Diario El Heraldo - - Opinión -

su desa­rro­llo.

La con­flic­ti­va his­to­ria hon­du­re­ña, “es­cri­ta en una lá­gri­ma”, se­gún Ra­fael He­lio­do­ro Valle, la ha­ce­mos to­dos: na­cio­na­les, ex­tran­je­ros, di­plo­má­ti­cos acre­di­ta­dos y des­acre­di­ta­dos, agen­tes en­cu­bier­tos y des­cu­bier­tos, ho­nes­tos e in­de­pen­dien­tes, des­ho­nes­tos de­pen­dien­tes, ade­más de he­cho­res y con­sen­ti­do­res de la irres­pon­sa­bi­li­dad, la irra­cio­na­li­dad de los em­pu­ja­do­res y em­pu­ja­dos, pu­ja­do­res que ofre­cen dar más, los trai­do­res im­pu­nes, los ti­bu­ro­nes y las sar­di­nas, etc. Pe­ro los his­to­ria­do­res se ocu­pan más del pa­sa­do, pro­ban­do a ve­ces lo su­ce­di­do sin aten­der al pre­sen­te y ha­cia dón­de va­mos, lo que exi­ge que na­die sea due­ño ab­so­lu­to de la ver­dad, que ha­ya juz­ga­do­res y juz­ga­dos por su res­pon­sa­bi­li­dad com­pro­ba­da, evi­tan­do la vio­len­cia y, so­bre to­do, la jus­ti­cia por pro­pia mano.

Los in­tere­ses en­con­tra­dos im­pi­den la de­li­be­ra­ción y acen­túan el de­ba­te, con­vir­tien­do el con­tex­to cí­vi­co en com­ba­te, lu­cha y pe­lea, sin con­fron­ta­ción ar­ma­da, to­da­vía; so­me­ten al pue­blo a una si­tua­ción de apu­ro y de desagradable in­se­gu­ri­dad al crear una si­tua­ción de di­fí­cil o im­po­si­ble so­lu­ción pa­cí­fi­ca.

En psi­co­lo­gía, el con­flic­to es la co­exis­ten­cia de ten­den­cias con­tra­dic­to­rias en el in­di­vi­duo, ca­pa­ces de ge­ne­rar an­gus­tias y tras­tor­nos neu­ró­ti­cos de mo­do que la per­so­na es con­flic­tual o con­flic­ti­va; ayer di­jo que no y hoy ya di­jo que sí a la re­elec­ción pre­si­den­cial, a sa­bien­das que es prohi­bi­da por la Cons­ti­tu­ción de la Re­pú­bli­ca. Si­tua­ción agra­va­da por la so­ber­bia del que ha lo­gra­do la con­cen­tra­ción de to­dos los po­de­res del Es­ta­do, des­de el Po­der Eje­cu­ti­vo.

Bre­ve ex­pli­ca­ción pa­ra que el pue­blo en­tien­da que son ne­ce­sa­rios los diag­nós­ti­cos psi­co­ló­gi­co y psi­quiá­tri­co.

En la si­tua­ción po­lí­ti­ca ac­tual hay dos cues­tio­nes: la con­duc­ta de los que go­bier­nan y la ac­ti­tud de los go­ber­na­dos, que son los po­der­dan­tes, pe­ro que su­fren las con­se­cuen­cias de un go­ber­nan­te con po­si­ble tras­torno psi­co­ló­gi­co y psi­quiá­tri­co.

Se­ría co­mo un pa­cien­te que ne­ce­si­ta tra­ta­mien­to ur­gen­te, en lu­gar de otor­gar­le más po­der o per­mi­tir­le que con­ti­núe en él, im­po­nien­do un pre­si­den­cia­lis­mo pa­to­ló­gi­co.

Pa­ra ver la reali­dad y lo que pue­de su­ce­der, cier­tos aca­dé­mi­cos han pro­pues­to la lec­tu­ra del con­tex­to me­dian­te el aná­li­sis y la re­la­ción de cua­tro es­ce­na­rios que eva­lúan si­tua­cio­nes, a pe­sar de que la men­te hu­ma­na ha­ce to­do lo con­tra­rio, co­mo lo re­por­tó en el 2015 Da­vid Ea­gle­man en su li­bro The Brain (“El ce­re­bro”), don­de ex­pli­ca que el ce­re­bro es tan con­flic­ti­vo pa­ra to­mar de­ci­sio­nes que una so­la de ellas se re­suel­ve me­dian­te una can­ti­dad inima­gi­na­ble de pi­cos eléc­tri­cos de un dé­ci­mo de mi­li­vol­tio y una du­ra­ción de una mi­lé­si­ma de un se­gun­do. Tam­bién hay po­ten­cia­les coin­ci­den­tes y no coin­ci­den­tes, con im­pre­vis­tos efec­tos de si­ner­gia o re­fuer­zo, en fin que los cua­tro es­ce­na­rios son el jue­go de un be­bé, a pe­sar que han em­be­le­sa­do tan­to a tan­tos por tan­to tiem­po.

Li­bre pen­sa­mien­to y ex­pre­sión, sin mor­da­za. Si no se ejer­cen, se pier­den

Ayer di­jo que no y hoy ya di­jo que sí a la re­elec­ción pre­si­den­cial, a sa­bien­das que es prohi­bi­da por la Cons­ti­tu­ción de la Re­pú­bli­ca”.

“En la si­tua­ción po­lí­ti­ca ac­tual hay dos cues­tio­nes: la con­duc­ta de los que go­bier­nan y la ac­ti­tud de los go­ber­na­dos”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.