El pá­ni­co se apo­de­ró de Lon­dres tras aten­ta­do fren­te al Par­la­men­to

Al me­nos cin­co per­so­nas mu­rie­ron y unas 40 re­sul­ta­ron he­ri­das al pie del Big Ben cuando un hom­bre arro­lló a las per­so­nas en el puen­te West­mins­ter y lue­go apu­ña­ló a un guar­dia. Si­guen sin des­ve­lar la iden­ti­dad del au­tor del ata­que

Diario El Heraldo - - Mundo - LON­DRES, REINO UNI­DO El Heraldo dia­rio@el­he­ral­do.hn

Un hom­bre ar­ma­do con cu­chi­llos y un vehícu­lo sem­bró el pá­ni­co el miér­co­les en las in­me­dia­cio­nes del Par­la­men­to bri­tá­ni­co, obli­gan­do a los par­la­men­ta­rios a en­ce­rrar­se y a los tu­ris­tas a huir des­pa­vo­ri­dos. El agre­sor atro­pe­lló a un gru­po de per­so­nas en el puen­te de West­mins­ter an­tes de es­tre­llar su au­to­mó­vil contra las ver­jas del Par­la­men­to, apu­ña­lar a una agen­te de po­li­cía, y caer ba­jo las ba­las de las fuer­zas de se­gu­ri­dad, lue­go de ha­ber ma­ta­do a cua­tro per­so­nas y he­ri­do a 40.

La dipu­tada Mary Creagh se di­ri­gía a vo­tar cuando se to­pó con guar­dias de se­gu­ri­dad ar­ma­dos y una mul­ti­tud que les se­guía. “Me en­con­tré a 40 per­so­nas co­rrien­do ha­cia mí y gri­tan­do: ‘vuél­va­se, ha ha­bi­do un ti­ro­teo”, na­rró a la pren­sa. El in­ci­den­te se pro­du­jo en una de las mu­chas en­tra­das del Par­la­men­to, y en unos mi­nu­tos los vehícu­los de la po­li­cía y las am­bu­lan­cias to­ma­ron las in­me­dia­cio­nes. “Todo el per­so­nal y la ma­yo­ría de los dipu­tados es­tán aún en­ce­rra­dos en el edi­fi­cio. Por lo que sé, lo es­tán ins­pec­cio­nan­do plan­ta a plan­ta”, ex­pli­có Creagh.

“Fue muy, muy ate­rra­dor”, sen­ten­ció.

El co­ra­zón de Lon­dres

Los tu­ris­tas, que se acer­can para ver el Big Ben o su­bir a la cer­ca­na gran no­ria del Lon­don Eye, hu­ye­ron des­pa­vo­ri­dos del lu­gar y lue­go con­tem­pla­ron es­tu­pe­fac­tos el gran des­plie­gue de se­gu­ri­dad. Quie­nes se en­con­tra­ban en aquel mo­men­to en la no­ria tu­vie­ron que es­pe­rar una hora para ser eva­cua­dos. Ha­bía tam­bién es­co­la­res, co­mo los que vi­si­tan a dia­rio el Par­la­men­to o cual­quie­ra de las de­pen­den­cias ofi­cia­les de la zo­na, o la Aba­día de West­mins­ter. El aten­ta­do dio pa­so a es­ce­nas de caos y pá­ni­co. La gen­te co­rría por las ca­lles de West­mins­ter, los dipu­tados se en­ce­rra­ron en sus ofi­ci­nas, y el so­ni­do de las si­re­nas y los he­li­cóp­te­ros se apo­de­ró de todo el cen­tro de Lon­dres. Una mu­jer fue res­ca­ta­da con he­ri­das gra­ves del río Tá­me­sis, in­for­mó la Au­to­ri­dad Por­tua­ria.

Un ac­to cruel y te­rro­ris­ta

El ex­mi­nis­tro po­la­co de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res, Ra­dos­law Si­kors­ki, que es­ta­ba en el lu­gar y pu­bli­có imá­ge­nes en la red so­cial Twit­ter, ex­pli­có que “un au­to­mó­vil atro­pe­lló a cin­co per­so­nas en el puen­te de West­mins­ter”. “Oí lo que me pa­re­ció que era una co­li­sión, mi­ré por la ven­ta­na del ta­xi, y vi a al­guien por el sue­lo, muy mal. Lue­go vi a otra per­so­na, que tam­bién es­ta­ba mal, y otras tres, una san­gran­do pro­fu­sa­men­te”, di­jo lue­go a la BBC. “Es­ta­mos con­si­de­ran­do es­to co­mo un ac­to te­rro­ris­ta mien­tras no ten­ga­mos otros ele­men­tos que lo con­tra­di­gan”, di­jo rá­pi­da­men­te la po­li­cía. El ata­que se pro­du­jo po­co an­tes de las 3:00 de la tar­de, y jus­to el día que Bru­se­las con­me­mo­ra­ba el pri­mer ani­ver­sa­rio de los ata­ques te­rro­ris­tas en el ae­ro­puer­to y el me­tro

FO­TOS: AP/AFP

(1) El dipu­tado Ell­wood tra­tó de sal­var al po­li­cía apu­ña­la­do por el ata­can­te. (2) Tras atro­pe­llar a va­rios, es­tre­lló el au­to contra el Par­la­men­to. (3) Los cuer­pos que­da­ron en el puen­te West­mins­ter. (4) Una mu­jer he­ri­da fue res­ca­ta­da del río Tá­me­sis. (5) In­fo­gra­fía del aten­ta­do. (6) Tu­ris­tas que­da­ron atra­pa­dos una hora en el Lon­don Eye.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.