Su­per­guía

¿Se ca­lien­ta el mo­tor de su vehícu­lo?

Diario El Heraldo - - Portada - TE­GU­CI­GAL­PA Lourdes Al­va­ra­do El Heraldo lourdes.al­va­ra­do@el­he­ral­do.hn

A ex­pen­sas de una épo­ca en don­de las al­tas temperaturas pre­do­mi­nan, el so­bre­ca­len­ta­mien­to del mo­tor se per­fi­la en­tre los prin­ci­pa­les pro­ble­mas que afron­ta el con­jun­to me­cá­ni­co de un au­to­mo­tor. A di­fe­ren­cia de los mo­de­los de úl­ti­ma ge­ne­ra­ción equi­pa­dos con un au­tén­ti­co ar­se­nal de me­di­das pa­ra evi­tar cualquier as­cen­so de tem­pe­ra­tu­ra, aque­llos con más años en su ha­ber y cien­tos de mi­les de kilómetros re­co­rri­dos pue­den ser más pro­pen­sos a su­frir un re­ca­len­ta­mien­to pro­vo­can­do, en el peor de los ca­sos, da­ños in­ter­nos en su tren mo­triz, pe­ro ¿qué hacer y có­mo ac­tuar?

Re­co­men­da­cio­nes y so­lu­cio­nes

De acuer­do con ex­per­tos, la ma­yo­ría de los con­duc­to­res cuan­do ven el indicador de la tem­pe­ra­tu­ra lle­gan­do a su pun­to cús­pi­de, su pri­me­ra reac­ción es pa­rar el mo­tor de gol­pe. Sin em­bar­go, es­ta podría no ser la me­jor so­lu­ción ya que si se de­ja en­friar por la pro­pia trans­fe­ren­cia de tem­pe­ra­tu­ra a la at­mós­fe­ra, las vál­vu­las se po­drían com­pri­mir y la jun­ta de cu­la­ta podría agrie­tar­se. Por ello, se les re­co­mien­da con­ti­nuar la mar­cha. Al su­frir so­bre­ca­len­ta­mien­to an­tes que na­da apa­gue el ai­re acon­di­cio­na­do y abra las ven­ta­ni­llas, es­to fa­vo­re­ce­rá y ac­tua­rá co­mo una car­ga me­nos pa­ra el mo­tor y, al re­du­cir la ac­ti­vi­dad, el pro­ce­so de en­fria­mien­to ten­dría lu­gar. Qui­zás de­ba­mos ser más exi­gen­tes y hacer una trans­fe­ren­cia de ca­lor, pa­ra ello de­be­rá po­ner al to­pe la ca­le­fac­ción, pa­ra in­ten­tar en­viar par­te del ca­lor del mo­tor al ha­bi­tácu­lo (que de­be­rá es­tar com­ple­ta­men­te abier­to). Si lo an­te­rior re­sul­ta inú­til y la tem­pe­ra­tu­ra si­gue en as­cen­so, com­prue­be que el ven­ti­la­dor del ra­dia­dor fun­cio­ne a ple­ni­tud y exa­mi­ne el ni­vel del re­fri­ge­ran­te (que se de­be re­em­pla­zar ca­da 80 mil km) del va­so de ex­pan­sión. Si el ven­ti­la­dor es­tá pa­ra­do, de­ten­ga rá­pi­da­men­te el mo­tor ya que el pro­ble­ma es­tá ahí. Si lo de­ja fun­cio­nan­do, la me­cá­ni­ca no va a re­ci­bir agua fría y el so­bre­ca­len­ta­mien­to se­gui­rá. En el ca­so de ha­ber re­vi­sa­do re­cien­te­men­te el lí­qui­do de refrigeración, no es­tá de más re­vi­sar la par­te ba­ja del depósito ya que pue­de in­di­car que hay una fu­ga

fO­TO: El HErAlDO

¡Re­cUeR­de! Los fa­bri­can­te su­gie­ren que el co­olant se re­em­pla­ce ca­da 80 mil km (dos años).

ElE­mEn­tOs AlEA­tO­RIOs Pa­ra com­pro­bar la efi­ca­cia tan­to del ven­ti­la­dor co­mo del ter­mos­ta­to, de­je el mo­tor al ra­len­tí, pur­gue el cir­cui­to ca­da tres años, ve­ri­fi­que la ta­pa del depósito y ajus­te las jun­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.