Na­da de­tu­vo a los hon­du­re­ños pa­ra apo­yar a la Bi­co­lor en San Jo­sé

Los hon­du­re­ños re­co­rrie­ron las ca­lles y ave­ni­das de Ca­li­for­nia sin mie­do al­guno, eran nu­me­ro­sos y bu­llan­gue­ros. El Avaya Sta­dium fue se­de de ca­tra­chos don­de no hu­bo mu­ro ni frío ni llu­via pa­ra mos­trar su amor

Diario El Heraldo - - Zona Deportiva -

El amor del ca­tra­cho por la Se­lec­ción Na­cio­nal va más allá de cual­quier mu­ro.

Los hon­du­re­ños in­va­die­ron San Jo­sé pa­ra asis­tir al Avaya Sta­dium y apo­yar a Hon­du­ras los 90 mi­nu­tos. Se pen­sa­ba que so­lo asis­ti­rían 200 afi­cio­na­dos ves­ti­dos de Azul y Blan­co en el Avaya Sta­dium, pe­ro po­co a po­co se mul­ti­pli­ca­ron. Los ca­tra­chos es­ta­ban por to­dos la­dos. Na­da los de­tu­vo. Ni Trump ni la llu­via ni el frío de 15 gra­dos. Al­gu­nos ma­ne­ja­ron por mu­chas ho­ras, otros via­ja­ron en avión, la in­ten­ción que so­lo hu­bie­ra pú­bli­co es­ta­dou­ni­den­se no fun­cio­nó. Los ca­tra­chos se las han in­ge­nia­do pa­ra ob­te­ner su bo­le­to. Al­gu-

nos pa­ga­ron has­ta 400 dó­la­res por una en­tra­da.

Los pri­me­ros en lle­gar fue­ron unos hon­du­re­ños oriun­dos de La Paz y li­te­ral­men­te aban­do­na­ron su tra­ba­jo pa­ra es­tar en San Jo­sé, Ca­li­for­nia.

“No pe­di­mos per­mi­so, allá se que­da­ron bus­cán­do­nos”, nos cuen­ta uno de los ex­cur­sio­nis­tas, que se con­du­je­ron en una po­de­ro­so Ford 450 y sa­ca­ron el anafre pa­ra asar car­ne al es­ti­lo ca­tra­cho.

Fé­lix Sa­li­nas, ori­gi­na­rio de Tru­ji­llo; Joel Cár­ca­mo de Du­yu­re, Cho­lu­te­ca; Jai­ro Sa­li­nas de Co­lón; Jai­ro Cruz y Ro­ger Amador de Te­gu­ci­gal­pa, son so­lo al­gu­nos ca­tra­chos que lle­ga­ron a apo­yar al equi­po de to­dos. Por pri­me­ra vez, De­nis Natarén vio a la H. Su pa­dre Leo­nel ma­ne­jó por 12 ho­ras pa­ra lle­gar al Avaya Sta­dium. Su si­lla de rue­das no fue im­pe­di­men­to pa­ra gri­tar a to­do pul­món “¡Hon­du­ras, Hon­du­ras!”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.