Ci­ru­ja­na de li­bros man­tie­ne con vi­da más de 2,000 tex­tos

Me­mo­ra­ble Mart­ha es la en­car­ga­da de de­vol­ver­le la vi­da a las obras de los más gran­des au­to­res de la li­te­ra­tu­ra. Con amor, con­cen­tra­ción y, so­bre to­do, mu­cha pa­cien­cia, ella ha re­cons­trui­do ho­ja por ho­ja al me­nos 2,000 li­bros

Diario El Heraldo - - Portada - TE­GU­CI­GAL­PA Lu­cía Ze­pe­da El He­ral­do dia­rio@el­he­ral­do.hn

Con una ad­mi­ra­ble pa­sión, Mart­ha Acei­tuno es la en­car­ga­da de re­no­var las pá­gi­nas de la his­to­ria y li­te­ra­tu­ra hon­du­re­ña.

El olor de un li­bro es uno de esos pla­ce­res que mu­chas per­so­nas con­si­de­ran úni­co y que pa­re­cie­ra es­tar a pun­to de des­apa­re­cer por la pre­fe­ren­cia de leer en for­ma­to di­gi­tal.

Y a pe­sar de que en los es­tan­tes de las li­bre­rías mu­chos de esos li­bros van que­dan­do en el ol­vi­do, has­ta que fi­nal­men­te son desecha­dos, hay una per­so­na en un pe­que­ño ta­ller de la Bi­blio­te­ca Na­cio­nal Juan Ra­món Mo­li­na que se nie­ga a de­jar­los ir.

Su nom­bre es Mart­ha Acei­tuno y es unas de las po­cas res­tau­ra­do­ras de li­bros que hay en el país. Ella es la res­pon­sa­ble de que al me­nos 2,000 li­bros an­ti­guos to­da­vía ten­gan una his­to­ria que con­tar.

Ho­ja por ho­ja, se ha da­do a la ta­rea de res­tau­rar y cu­rar obras que da­tan des­de 1900 en las que los hon­gos, las po­li­llas o sim­ple­men­te un mal ma­ne­jo de sus pá­gi­nas les ha pro­vo­ca­do de­te­rio­ros.

“Tra­ba­jo en el De­par­ta­men­to de Con­ser­va­ción y Res­tau­ra­ción de Li­bros An­ti­guos, me sien­to bien al ha­cer es­to por­que me sien­to útil”, di­jo do­ña Mart­ha.

Han pa­sa­do más de 10 años des­de que co­men­zó con la “cu­ra­ción” de tex­tos.

El tra­ba­jo de la res­tau­ra­ción de li­bros no es pa­ra cual­quie­ra, se ne­ce­si­ta mu­cho más que la in­ten­ción de re­pa­rar­los, se ne­ce­si­ta pa­sión.

Esa pa­sión es­ta­ba dor­mi­da ha­ce 10 años, cuan­do no te­nía idea de có­mo era que los li­bros po­dían ser re­cu­pe­ra­dos y re­cons­trui­dos.

Su ta­ller es co­mo un pe­que­ño hos­pi­tal de li­bros en don­de las he­ri­das de esas pá­gi­nas, que mu­chos dan por per­di­das, son sa­na­das.

“El li­bro más an­ti­guo que me ha tocado res­tau­rar ha si­do un Có­di­go Ci­vil de 1906, yo me sien­to muy fe­liz por ser útil a la bi­blio­gra­fía na­cio­nal de Hon­du­ras”, co­men­tó.

Pe­ro no to­do es “miel so­bre ho­jue­las” en la res­tau­ra­ción de obras li­te­ra­rias, pues la an­ti­güe­dad no so­lo da va­lor a los li­bros, tam­bién con­lle­va una in­creí­ble res­pon­sa­bi­li­dad de­bi­do a lo de­li­ca­do que de­be ser su ma­ni­pu­la­ción.

“No a mu­cha gen­te le gus­ta apren­der de es­to, por­que es un tra­ba­jo que lle­va su tiem­po, res­tau­rar un li­bro lle­va mu­cho tiem­po, pe­ro al ver­lo res­tau­ra­do yo me sien­to or­gu­llo­sa de ver que le es­toy re­no­van­do la vi­da... Las com­pa­ñe­ras me di­cen que yo soy la doctora de los li­bros”, cuen­ta do­ña Mart­ha mien­tras son­ríe.

De vuel­ta a la vi­da

Ca­da li­bro es un pe­que­ño pa­cien­te pa­ra ella, ca­da uno tie­ne cien­tos de his­to­rias que de­ben ser res­ca­ta­das, su tra­ba­jo en­ca­ja muy bien en su per­so­na­li­dad pa­cien­te y no­ble. Ella re­la­ta que de­pen­dien­do de lo gra­ve que se en­cuen­tre un li­bro, así es el tiem­po que tar­da-

rá su re­cu­pe­ra­ción, pe­ro una vez que los tex­tos se en­cuen­tran en su me­sa de tra­ba­jo es hora de po­ner­se en mar­cha. A cu­rar el pa­pel con pa­pel.

“Cuan­do me lle­ga un li­bro que ne­ce­si­ta ser res­tau­ra­do ten­go que rea­li­zar el aná­li­sis de lo que se ne­ce­si­ta ha­cer pri­me­ro, lo más co­mún es el des­gas­te en las ho­jas, da­ños por la po­li­lla, li­bros ro­tos de­bi­do a la ma­la ma­ni­pu­la­ción que se le da al li­bro”, re­la­tó.

Entre los ma­te­ria­les que ella uti­li­za se en­cuen­tra el pa­pel Gam­pi, que es de ori­gen ja­po­nés; la me­til­ce­lu­lo­sa, que se en­tien­de co­mo una es­pe­cie de fi­bra que se en­du­re­ce for­man­do una es­pe­cie de te­la o pa­pel del­ga­do.

Par­te del pro­ce­so de la re­no­va­ción de li­bros es pro­bar los ma­te­ria­les pre­vio a su la­va­do. Sí, así co­mo lo lee, ya que do­ña Mart­ha la­va con agua y ja­bón las pá­gi­nas de los tex­tos con el fin de re­ti­rar la gran can­ti­dad de hon­gos que pue­de con­te­ner el li­bro y que son su­ma­men­te da­ñi­nos pa­ra las per­so­nas.

“An­tes de ha­cer el la­va­do de los li­bros de­bo ha­cer una prue­ba pa­ra sa­ber si la tin­ta se de­rra­ma. Si es así, ese do­cu­men­to no pue­de ser la­va­do y se de­be ha­cer otro pro­ce­so”, de­ta­lló la res­tau­ra­do­ra.

Ver có­mo las pá­gi­nas son su­mer­gi­das en agua y ja­bón es una ex­pe­rien­cia ca­si irreal pues al ser tan an­ti­guas uno pien­sa que co­men­za­rán a di­luir­se co­mo si fue­sen de azú­car.

“No les pa­sa na­da”, di­ce la doctora de li­bros, al no­tar la ex­pre­sión de asom­bro en el ros­tro del equi­po que es­tá en la sa­la.

Pe­se al gran es­fuer­zo que ha­ce pa­ra re­cu­pe­rar ca­da li­bro, no to­dos son res­tau­ra­dos. Cuan­do un li­bro se con­ta­mi­na con hon­gos es muy pro­ba­ble que no pue­da ser re­uti­li­za­do si el da­ño es­tá muy avan­za­do.

Pa­ra no per­der la in­for­ma­ción, es ne­ce­sa­rio la di­gi­ta­li­za­ción de la in­for­ma­ción, aun­que que­da el pe­sar de ha­ber per­di­do el do­cu­men­to en fí­si­co.

Tras co­no­cer el tra­ba­jo que to­ma re­com­po­ner los tex­tos, la con­cien­cia del cui­da­do de los li­bros ha que­da­do muy arrai­ga­do en la res­tau­ra­do­ra.

“Yo creo que es im­por­tan­te cui­dar los li­bros, yo an­tes no le da­ba mu­cha im­por­tan­cia, pe­ro aho­ra que sé el tra­ba­jo que to­ma res­tau­rar uno, los ma­ne­jo con amor y su­mo cui­da­do”, co­men­tó.

Es­ta mis­ma en­se­ñan­za es la que ella es­pe­ra dar a la de­más ge­ne­ra­cio­nes, el amor a los li­bros que tie­nen el po­der de trans­por­tar a la gen­te a lu­ga­res ines­pe­ra­dos.

Por eso, ca­da tan­to, ella se da una vuel­ta por los anaque­les en bus­ca de su pró­xi­mo pa­cien­te mien­tras que en otras oca­sio­nes es­tos llegan a sus ma­nos en ca­rác­ter

de ur­gen­cia.

Po­si­ble­men­te, la la­bor que ella reali­ce no lla­me la aten­ción de las ge­ne­ra­cio­nes que tie­nen ac­ce­so a li­bre­rías com­ple­tas con tan so­lo un clic en sus compu­tado­ras o con des­li­zar la ye­ma de sus de­dos por la pan­ta­lla del te­lé­fono, pe­ro pre­ser­var la his­to­ria, res­tau­rar las pá­gi­nas, de­vol­ver la vi­da a los li­bros, ha­ce de Mart­ha

una mu­jer ex­cep­cio­nal. Co­mo ella hay po­cos en el país, pues no to­dos es­tán dis­pues­tos a apren­der so­bre ese ar­te de la res­tau­ra­ción sin sa­ber que al ha­cer­lo cu­ran de la ig­no­ran­cia a cual­quier per­so­na que lo vuel­va a leer

"Es im­por­tan­te que la gen­te se­pa de la im­por­tan­cia que tie­ne cui­dar los li­bros" Mart­ha Acei­tuno Res­tau­ra­do­ra

1. La ci­ru­ja­na de es­ta his­to­ria es una no­ble mu­jer, cre­yen­te en Dios. Dis­fru­ta lo que ha­ce y se sien­te or­gu­llo­sa. 2. Mo­men­to en que la res­tau­ra­do­ra se pre­pa­ra pa­ra la­var las pá­gi­nas de un li­bro. Es­te pro­ce­di­mien­to es es­pe­cia­li­za­do. 3. Ella se pa­sea por los anaque­les de la Bi­blio­te­ca Na­cio­nal pa­ra “re­clu­tar” a nue­vos pa­cien­tes que cu­rar. 4. Ca­da li­bro es un re­to. Mu­chos llegan en un es­ta­do su­ma­men­te gra­ve. No obs­tan­te, ella da su me­jor es­fuer­zo pa­ra re­cu­pe­rar­los. Diez años tie­ne de res­tau­rar li­bros en la bi­nah 1

FO­TOS: JOHNY MA­GA­LLA­NES

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.