Ja­ne Austen, la es­cri­to­ra que con­quis­tó a mi­llo­nes

Su pri­me­ra no­ve­la la pu­bli­có en 1811 cuan­do te­nía 36 años. Sus his­to­rias am­bien­ta­das en el si­glo XVIII y XIX han si­do adap­ta­das al cine. Es­te 2017 se cum­plen 200 años de su muerte

Diario El Heraldo - - Siempre -

“Es una verdad mun­dial­men­te re­co­no­ci­da que un hom­bre sol­te­ro, po­see­dor de una gran for­tu­na, ne­ce­si­ta una es­po­sa”... Con es­te pá­rra­fo ini­ció Ja­ne Austen una his­to­ria de “Or­gu­llo y pre­jui­cio” que aún hoy si­gue con­quis­tan­do a mi­llo­nes de lec­to­res al­re­de­dor del mun­do, sin que su an­ti­güe­dad de 204 años mer­me el in­te­rés de los de­vo­ra­do­res de his­to­rias.

Ja­ne Austen el pró­xi­mo 18 de ju­lio cum­pli­rá 200 años de muerte, la que lle­gó cuan­do ella ape­nas te­nía 41 años, y sin si­quie­ra ha­ber­se atri­bui­do la au­to­ría de dos de sus gran­des no­ve­las “Or­gu­llo y pre­jui­cio” y “Sen­ti­do y sen­si­bi­li­dad”.

No­ve­la ro­sa

Los fi­na­les fe­li­ces son el ade­re­zo fun­da­men­tal de las his­to­rias de la es­cri­to­ra bri­tá­ni­ca, quien en sus obras no de­ja que el dra­ma y la co­me­dia se suel­ten de sus le­tras, pues en sus his­to­rias siem­pre es­tán des­de los per­so­na­jes su­ma­men­te sen­si­bles, pro­fun­dos, ho­nes­tos e ins­trui­dos, has­ta aque­llos in­sen­si­bles, frí­vo­los, su­per­fi­cia­les, men­ti­ro­sos, im­pru­den­tes, alo­ca­dos, se­rios y su­ma­men­te re­ser­va­dos.

La so­cie­dad y vi­da co­ti­dia­na de los si­glos XVIII y XIX se ve re­fle­ja­da en sus no­ve­las, don­de las mu­je­res

siem­pre tie­nen el pa­pel pro­ta­gó­ni­co y don­de el amor no es al­go que en­cuen­tren con su­ma fa­ci­li­dad. La jo­ven Austen se reía de las po­ses de su épo­ca y cri­ti­ca­ba las reali­da­des de una so­cie­dad que te­nía un mol­de es­ta­ble­ci­do en el que de­bía cal­zar to­da mu­jer que se cre­ye­ra dig­na de al­gu­na vir­tud.

La sá­ti­ra de la no­ve­la ro­mán­ti­ca clá­si­ca es uno de los pun­tos cau­ti­van­tes de su li­te­ra­tu­ra.

Más allá...

Pe­ro más allá del ro­man­ce y las ma­ri­po­sas en el es­tó­ma­go que han pro­vo­ca­do las

pro­fun­das car­tas del se­ñor Darcy y una me­nos co­no­ci­da pe­ro no me­nos ad­mi­ra­ble del ca­pi­tán Went­worth (“Per­sua­sión”), su obra re­fle­ja la fuer­za de la mu­jer, que, a pe­sar de ser un ser des­ti­na­do o al ma­tri­mo­nio o al fra­ca­so, en sus li­bros co­bra una fi­gu­ra mu­cho ma­yor que esa y da mues­tras de que son ca­pa­ces de cons­truir su pro­pio des­tino y de no ami­la­nar­se an­te las ca­pa­ci­da­des de otros... Con ellas, la crí­ti­ca es di­rec­ta a los idea­les de la épo­ca.

Due­ñas de su vi­da, en ellas no es­tán re­fle­ja­das las tí­pi­cas chi­cas de las no­ve­las ado­les­cen­tes del si­glo XXI que mue­ren len­ta­men­te su­mer­gi­das en la tris­te­za an­te la au­sen­cia o re­cha­zo de sus gran­des amo­res. No, aquí apa­re­ce una Eli­za­beth Ben­net que en “Or­gu­llo y pre­jui­cio” re­pre­sen­ta­ba a una mu­jer fuer­te, de con­vic­cio­nes fir­mes a pe­sar de sus pre­jui­cia­dos pen­sa­mien­tos.

O Eli­nor de “Sen­ti­do y sen­si­bi­li­dad”, una mu­jer pru­den­te y su­ma­men­te in­te­li­gen­te, que so­por­ta con mu­cho tem­ple los re­cha­zos de la en­cum­bra­da fa­mi­lia Fe­rrars; sa­bien­do que es­pe­rar y ac­tuar, más que ha­blar, re­sul­ta más va­lio­so mien­tras se re­ci­be lo es­pe­ra­do.

En “Per­sua­sión”, An­ne Elliot es una mu­jer am­plia­la men­te ins­trui­da, que tu­vo que su­frir la po­ca acep­ta­ción has­ta de su fa­mi­lia, que ca­si veía co­mo la ove­ja ne­gra al no cum­plir con los re­que­ri­mien­tos agra­da­bles pa­ra la al­ta aris­to­cra­cia. En ella no hay po­ses, so­lo un al­to sen­ti­do de igual­dad que de ha­ber­lo desa­rro­lla­do an­tes le hu­bie­ra evi­ta­do al­gu­nos su­fri­mien­tos, so­bre to­do aque­llos re­la­cio­na­dos con su amor por el ca­pi­tán Fre­de­rick Went­worth.

Y qué de­cir de Em­ma, un per­so­na­je que, una vez des­cu­bier­to, ca­si ha­ce que uno se ol­vi­de del res­to de mu­je­res de la obra de Austen. Cau­ti­va­do­ra es es­ta fi­gu­ra que pro­vo­ca emo­cio­nes en­con­tra­das y que es su­ma­men­te im­pre­de­ci­ble y ca­paz de en­vol­ver al lec­tor en su tes­ta­ru­dez.

Con sus le­tras, la no­ve­lis­ta de­mues­tra un am­plio co­no­ci­mien­to de la mu­jer y una maes­tría pa­ra na­rrar si­tua­cio­nes; así co­mo el ro­ce di­si­mu­la­do e hi­pó­cri­ta de las cla­ses so­cia­les, que de­ja­ban más en ri­dícu­lo a los adi­ne­ra­dos que a los con­si­de­ra­dos me­nos fa­vo­re­ci­dos.

Sus his­to­rias tam­bién apor­tan la fres­cu­ra de la sen­ci­llez, las ale­grías y las emo­cio­nes hu­ma­nas que bien val­dría la pe­na volver a sen­tir, sin es­pe­rar el re­go­ci­jo so­la­men­te en las gran­des co­sas, sino tam­bién en aque­llas pe­que­ñas que dan for­ma a nuestra co­ti­dia­ni­dad

“Per­sua­sión” fue adap­ta­da por el di­rec­tor Adrian Sher­gold en 2007. La pro­ta­go­ni­za­ron Sally Hawkins y Ru­pert Penry-Jo­nes.

“O7­gu­llo y o7e­jui­cio” La BBC hi­zo una se­rie de te­le­vi­sión en 1995 con Co­lin Firth y Jen­ni­fer Eh­le. Pe­ro la adap­ta­ción al cine que hi­zo Joe Wright en 2005, con Kei­ra Knightley y Matt­hew Mac­fad­yen, es una de las más re­co­no­ci­das.

Gwy­neth Pal­trow en 1996 pro­ta­go­ni­zó a “Em­ma” en la cin­ta di­ri­gi­da por Dou­glas McG­rath.

“Sen­ti­do y sen­si­bi­li­dad” tam­bién tie­ne va­rias adap­ta­cio­nes al cine, pe­ro des­ta­ca la que hi­zo Ang Lee en 1995. Em­ma Thom­pson la pro­ta­go­ni­zó, pe­ro ga­nó el Os­car por su guión adap­ta­do.

“Sen­ti­do y sen­si­bi­li­dad” fue la pri­me­ra no­ve­la que pu­bli­có ba­jo el seu­dó­ni­mo de A Lady (Una da­ma).

“Per­sua­sión” fue la úl­ti­ma no­ve­la es­cri­ta por Austen y fue pu­bli­ca­da co­mo tra­ba­jo pós­tu­mo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.