Dil­ma Rous­seff en Bra­sil, Mi­che­lle Ba­che­let en Chi­le y Cris­ti­na Fer­nán­dez de Kirch­ner en Ar­gen­ti­na, tres mu­je­res cu­ya lle­ga­da al po­der ge­ne­ró gran­des es­pe­ran­zas

Diario El Heraldo - - Siempre -

im­po­lu­ta en los que se re­fie­re a la co­rrup­ción, el pre­si­den­te Luiz Ig­ná­cio Lu­la da Sil­va (2003-2011) ce­dió el tes­ti­go a Dil­ma Rous­seff, una ex­gue­rri­lle­ra con una lar­ga vo­ca­ción po­lí­ti­ca y muy li­ga­da a su an­te­ce­sor en to­dos los sen­ti­dos.

Dil­ma Rous­seff

Se es­pe­ra­ba una tran­si­ción tran­qui­la, un ate­rri­za­je sua­ve sin con­tra­tiem­pos, pues la he­ren­cia re­ci­bi­da mos­tra­ba un ba­lan­ce muy exi­to­so. La eco­no­mía fun­cio­na­ba bien, mi­llo­nes de brasileños ha­bían sa­li­do de la po­bre­za, la so­cie­dad res­pi­ra­ba tran­qui­la tras dé­ca­das de zo­zo­bra y el país era con­si­de­ra­do una po­ten­cia mundial sin más eu­fe­mis­mos, qui­zá la gran es­pe­ran­za pa­ra el con­ti­nen­te. Lu­la sa­lía por la puer­ta gran­de de la má­xi­ma ma­gis­tra­tu­ra del Bra­sil, era acla­ma­do por ami­gos, enemi­gos y una co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal que asis­tía ató­ni­ta al gran éxi­to po­lí­ti­co y eco­nó­mi­co de Bra­sil en el si­glo XXI.

Sin em­bar­go, co­mo se vio más tar­de, lo úni­co pre­vi­si­ble en po­lí­ti­ca es que to­do es im­pre­vi­si­ble. En mar­zo de 2016, y co­mo un ra­yo ines­pe­ra­do que anun­cia­ba la tor­men­ta que es­ta­ba por lle­gar, Lu­la era arres­ta­do por la po­li­cía bra­si­le­ña. Su ca­sa fue alla­na­da en bús­que­da de prue­bas con­clu­yen­tes. Al pa­re­cer, el ya ex­pre­si­den­te Lu­la es­tá im­pli­ca­do en el ca­so Pe­tro­bras y su de­ten­ción, jun­to con la en­tra­da de la po­li­cía en su ca­sa, se en­mar­ca­ba en la ope­ra­ción an­ti­co­rrup­ción La­va Ja­to, que li­de­ra­ba el juez Ser­gio Mo­ro. El asun­to re­la­cio­na a Lu­la, jun­to con otros po­lí­ti­cos y em­pre­sa­rios, en una tra­ma de so­bor­nos usan­do los re­cur­sos de la em­pre­sa pú­bli­ca Pe­tro­bras. Lu­la ha­bría re­ci­bi­do unos ocho mi­llo­nes de dó­la­res entre pa­gos por con­fe­ren­cias, via­jes, re­ga­los y otras dá­di­vas. Co­mo da­to es­ca­bro­so, hay que re­se­ñar que el tinglado ma­fio­so has­ta le amue­bló la ca­sa y le reha­bi­li­tó el apar­ta­men­to don­de vi­vía el re­co­no­ci­do lí­der iz­quier­dis­ta.

A par­tir de ese mo­men­to, de la caí­da del mi­to Lu­la, la bola de nie­ve se pre­ci­pi­tó so­bre la mon­ta­ña y no ha­cía más que cre­cer y cre­cer, ame­na­zan­do con trans­for­mar­se en un alud y arra­sar con to­do, in­clu­yen­do a Rous­seff. Los brasileños, lle­nos de ira y ra­bia, se echa­ron a las ca­lles, de­man­dan­do res­pon­sa­bi­li­da­des a una cla­se po­lí­ti­ca que ha­cía la vis­ta gor­da y exi­gien­do luz y ta­quí­gra­fos an­te el gran es­cán­da­lo de Pe­tro­bras. Al tiem­po, la cri­sis eco­nó­mi­ca ha­cía me­lla en el país, la in­fla­ción se dis­pa­ra­ba, el po­der ad­qui­si­ti­vo de­cre­cía, los Jue­gos Olím­pi­cos eran vis­tos co­mo una qui­me­ra pa­ra distraer la aten­ción de los ver­da­de­ros pro­ble­mas y el pe­si­mis­mo se ex­ten­día por to­da la so­cie­dad, de iz­quier­da a de­re­cha y de aba­jo a arri­ba, so­cial­men­te ha­blan­do. Ese cli­ma pre­ci­pi­tó una no­ta­ble caí­da en la po­pu­la­ri­dad de la pre­si­den­ta, ca­da día más des­con­cer­ta­da y con po­co múscu­lo po­lí­ti­co pa­ra ha­cer fren­te a la cri­sis. Rous­seff no ca­yó por­que su par­ti­do es­tu­vie­ra im­pli­ca­do en la tra­ma de co­rrup­ción, que sí lo es­ta­ba, cla­ro, sino por­que no su­po te­ner ni ol­fa­to po­lí­ti­co ni re­fle­jos pa­ra ha­cer fren­te al gol­pe que se le ve­nía en­ci­ma. No su­po ale­jar­se de su men­tor Lu­la, y por eso su caí­da fue he­roi­ca. De hé­roes es­tán los ce­men­te­rios lle­nos.

El “im­peach­ment” con­tra Dil­ma Rous­seff fue pre­sen­ta­do en el le­gis­la­ti­vo bra­si­le­ño por­que, su­pues­ta­men­te, la pre­si­den­ta ha­bía vio­lan­do las nor­mas fis­ca­les del país, en una cla­ra vul­ne­ra­ción de las le­yes bra­si­le­ñas, y ma­qui­lla­do el dé­fi­cit pre­su­pues­ta­rio de un for­ma cla­ra. En el ve­rano del 2016 se pre­sen­tó di­cha des­ti­tu­ción, que fue apro­ba­da por una am­plia ma­yo­ría entre las que se en­con­tra­ban al­gu­nos de los que has­ta en­ton­ces eran sus alia­dos, y en sep­tiem­bre Rous­seff era ya his­to­ria. El país con­ta­ba con un nue­vo pre­si­den­te, el de­re­chis­ta Mi­chel Te­mer, y pa­re­cía que se ce­rra­ba un ci­clo go­ber­na­do por la iz­quier­da que pa­re­cía eterno. La iner­cia de un sis­te­ma per­ver­ti­do ca­rac­te­ri­za­do por la co­rrup­ción, las ma­las prác­ti­cas de una cas­ta po­lí­ti­ca vi­cia­da por las peo­res ma­ñas y el ago­ta­mien­to, en de­fi­ni­ti­va, de una con­cep­ción cau­di­llis­ta de la po­lí­ti­ca de la que be­bía in­clu­so el mis­mo Lu­la, jun­to con otros ele­men­tos, las­tra­ron la dis­cu­ti­ble ges­tión de la pri­me­ra pre­si­den­ta de la his­to­ria de Bra­sil.

“El ca­so de Rous­seff cons­ti­tu­yó un fias­co no es­pe­ra­do ni anun­cia­do”. Mi­che­lle Ba­che­let

El gran éxi­to po­lí­ti­co de la tran­si­ción chi­le­na ha si­do el de ha­ber con­for­ma­do una gran coa­li­ción de de­mó­cra­tas, de to­dos los co­lo­res, con el fin de lle­var a buen puer­to el cam­bio de­mo­crá­ti­co y con­so­li­dar el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co he­re­da­do sin tor­cer el rum­bo ha­cia ex­pe­ri­men­tos fra­ca­sa­dos, co­mo han he­chos otros en el con­ti­nen­te que han lle­va­do al desas­tre a sus na­cio­nes. Fru­to de esa cul­tu­ra po­lí­ti­ca, una so­cia­lis­ta de pu­ra ra­za, que in­clu­so fue tor­tu­ra­da en la dic­ta­du­ra y cu­yo pa­dre mu­rió en ese pe­río­do en os­cu­ras cir­cuns­tan­cias, lle­gó a la pre­si­den­cia de Chi­le en dos oca­sio­nes (2006-2010 y 2014-2018), rom­pien­do to­dos los pa­ra­dig­mas en un país ma­chis­ta y con­ser­va­dor y ele­van­do a la má­xi­ma ma­gis­tra­tu­ra, por pri­me­ra vez en la his­to­ria, a una mu­jer.

Amé­ri­ca La­ti­na: la he­ren­cia del pa­sa­do, una cul­tu­ra po­lí­ti­ca do­mi­na­da por el tor­be­llino po­pu­lis­ta que aún per­du­ra y la au­sen­cia de un sis­te­ma po­lí­ti­co con­di­cio­na­do por eso que exis­te en to­da de­mo­cra­cia que se lla­ma co­mo la ex­hi­bi­ción de los fa­mo­sos checks and ba­lan­ces, es de­cir, los con­tro­les y con­tra­pe­sos que de­ben exis­tir en una de­mo­cra­cia que me­rez­ca tal nom­bre

Dil­ma Rous­seff no su­po ale­jar­se de su men­tor Lu­la y por eso su caí­da fue he­roi­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.