Vi­da Plus

La pri­me­ra ci­ta de su be­bé con el cor­te de pe­lo

Diario El Heraldo - - Portada - TE­GU­CI­GAL­PA

Co­noz­Ca al­gu­nos truCos para evi­tar que la vi­si­ta al pe­lu­que­ro sea una ex­pe­rien­Cia trau­má­ti­Ca para el pe­que­ño

Ir a cor­tar­le el ca­be­llo a los ni­ños pue­de ser una ta­rea com­pli­ca­da, so­bre to­do si es la pri­me­ra vez, bas­ta con sen­tar al pe­que­ño en una si­lla y que el es­ti­lis­ta to­me el pei­ne y las ti­je­ras para que to­do se con­vier­ta en una mi­sión im­po­si­ble, con llan­tos dig­nos de cual­quier ac­tor de ci­ne. Es por ello que le pre­sen­ta­mos al­gu­nos con­se­jos para lo­gra que es­ta no sea una ex­pe­rien­cia trau­má­ti­ca.

-Fa­mi­liarí­ce­lo con los im­ple­men­tos: mués­tre­le a su hi­jo la má­qui­na de cor­tar ca­be­llo o las ti­je­ras para que se fa­mi­lia­ri­ce con es­tos apa­ra­tos y de es­ta ma­ne­ra pier­da el mie­do y ga­ne con­fian­za.

-Sea per­sis­ten­te: si el ni­ño co­mien­za a llo­rar o gri­tar, no desis­ta. Dé­je­le que llo­re. Cuan­do ter­mi­ne, en­ton­ces ex­plí­que­le por qué tie­nen que cor­tar­le el ca­be­llo

- Ha­ga de la ex­pe­rien­cia un

jue­go: con el rui­do que ha­ce la má­qui­na de cor­tar ca­be­llo, reali­ce me­tá­fo­ras so­bre al­go di­ver­ti­do, es­to lo dis­trae­rá

y qui­zá em­pie­ce a gus­tar­le. Es im­por­tan­te que el ni­ño se acos­tum­bre a los so­ni­dos y no se asus­te.

-Bus­que una dis­trac­ción: es con­ve­nien­te que man­ten­ga la aten­ción del ni­ño en otro ob­je­to o ac­ti­vi­dad. Por ejem­plo, un li­bro con ilus­tra­cio­nes, unas ga­lle­tas o pón­ga­le una pe­lí­cu­la que a él le gus­te.

Si us­ted desea cor­tar­le el ca­be­llo a su hi­jo, to­me no­ta de lo si­guien­te: - Hu­me­dez­ca el ca­be­llo: para em­pe­zar a cor­tar el pe­lo del ni­ño es re­co­men­da­ble que lo

hu­me­dez­ca y des­en­re­de. Es más fá­cil des­pués para ha­cer el tra­ba­jo.

-For­ma de cor­tar­lo: em­pie­ce a cor­tar el ca­be­llo siem­pre de aba­jo para arri­ba, se­pa­ran­do los me­cho­nes y su­je­tan­do el pe­lo de arri­ba con una pin­za, y re­cor­tan­do po­co a po­co las pun­tas más o me­nos me­dio cen­tí­me­tro, y cuan­do ter­mi­ne de cor­tar las pun­tas, pei­ne la ca­be­lle­ra para ver si ha que­da­do al­gu­na pun­ta más lar­ga sin cor­tar.

El mie­do al cor­te de ca­be­llo es­tá ca­ta­lo­ga co­mo una fo­bia, sin em­bar­go, en el ca­so de los ni­ños no pue­de ser vis­ta de es­ta ma­ne­ra ya que por sus cor­ta edad es muy co­mún

Al­ter­na­ti­va Cuan­do el ni­ño es­tá can­sa­do, em­pie­za a llo­rar des­con­so­la­da­men­te. Para cal­mar­lo, lo ideal es dar un pa­seo con él has­ta que se tran­qui­li­ce.

Siem­pre que de­ci­da ir a cor­tar­le el ca­be­llo a su hi­jo, tie­ne us­ted que dis­po­ner de tiem­po su­fi­cien­te. Las pri­sas no ayu­dan en na­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.