Uso in­de­bi­do del po­der

Diario El Heraldo - - País - Mig­do­nia Ayes­tas TEGUCIGALPA Di­rec­to­ra de los Ob­ser­va­to­rios con­tra la Vio­len­cia de la UNAH

Acep­tar un car­go pú­bli­co es una ta­rea al ser­vi­cio de los ciu­da­da­nos que van a las ur­nas con la es­pe­ran­za de que su vo­to se tra­duz­ca en un fu­tu­ro me­jor pa­ra él y su fa­mi­lia por­que el pre­sen­te no le ha si­do fa­vo­ra­ble. Ya es­ta­mos can­sa­dos de ver a los fun­cio­na­rios que, al lle­gar a ocu­par un pues­to en las instituciones es­ta­ta­les, pue­den ha­cer y des­ha­cer cre­yen­do que tie­nen un che­que en blan­co con el di­ne­ro del pue­blo; se les ol­vi­da que son ser­vi­do­res de los ciu­da­da­nos que pa­gan sus im­pues­tos, con ello les pa­gan y es in­com­pren­si­ble por­que cuan­do es­tos bus­can que los atien­dan lo ha­cen muy mal.

Pe­ro re­sul­ta que lle­gan a una ins­ti­tu­ción y en ejer­ci­cio de sus fun­cio­nes se apro­ve­chan en be­ne­fi­cio per­so­nal de las de­bi­li­da­des del sis­te­ma y desa­rro­llan ac­ti­vi­da­des fue­ra de la ley -has­ta se bus­can so­cios en ta­les ac­ti­vi­da­des-, es de­cir, se so­bre­pa­san en el ejer­ci­cio de sus fun­cio­nes pú­bli­cas y ha­cen uso in­de­bi­do del po­der.

Co­mo hon­du­re­ños te­ne­mos mu­chos ejem­plos que for­man par­te de los cuen­tos y le­yen­das co­mo la ven­ta de te­rre­nos al Es­ta­do a pre­cio des­co­mu­nal, el arren­da­mien­to de ca­sas o edi­fi­cios pa­ra las instituciones pú­bli­cas, pa­sar la ca­lle pa­vi­men­ta­da por la ca­sa del po­lí­ti­co, dar­le tra­ba­jo a los hi­jos de los ac­ti­vis­tas sin los mé­ri­tos su­fi­cien­tes más que ha­ber tra­ba­ja­do en la cam­pa­ña, usar el di­ne­ro del nar­co­trá­fi­co en las cam­pa­ñas po­lí­ti­cas y el fa­mo­so por­cen­ta­je que les pa­gan a al­gu­nos fun­cio­na­rios co­rrup­tos pa­ra que el Es­ta­do les com­pre a sus em­pre­sas. Es­to úl­ti­mo es­tá bien ex­pli­ca­do con los tes­ti­gos

"Acep­tar o per­mi­tir es­te abu­so de po­der de los que nos go­bier­nan es el ini­cio de la co­rrup­ción"

que se es­tán de­cla­ran­do en la cor­te de Nue­va York.

Acep­tar o per­mi­tir es­te abu­so de po­der de los que nos go­bier­nan es el ini­cio de la co­rrup­ción de los po­lí­ti­cos que se han acos­tum­bra­do a ar­mar re­des ilí­ci­tas, cre­yen­do que a es­te país tan po­bre lo pue­den ex­pri­mir has­ta sa­car­le la úl­ti­ma go­ta y que no les va a pa­sar na­da por­que la jus­ti­cia es­tá a su ser­vi­cio.

A es­ta al­tu­ra del par­ti­do no se va­le que di­gan “así lo quie­ro, así lo man­do, así lo ha­ré y el ob­je­to de es­to es mi vo­lun­tad”, de­ben ser in­ves­ti­ga­dos y so­me­ter­los al im­pe­rio de la ley

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.