Ame­na­za sa­ni­ta­ria

Diario El Heraldo - - Opinión -

Una nue­va ame­na­za sa­ni­ta­ria se cier­ne so­bre la re­gión cen­troa­me­ri­ca­na y, muy par­ti­cu­lar­men­te, so­bre Hon­du­ras. Se tra­ta de la fie­bre ama­ri­lla, una en­fer­me­dad trans­mi­ti­da por el mos­qui­to Ae­des aegy­pti, el mis­mo vec­tor del zi­ka, den­gue y chi­kun­gun­ya, que ha re­gis­tra­do el peor bro­te en años en Bra­sil con al me­nos 449 per­so­nas con­ta­gia­das y 144 fa­lle­ci­dos con­fir­ma­dos.

Es im­po­si­ble no ha­cer com­pa­ra­cio­nes con el zi­ka, que se ori­gi­nó tam­bién en el país sud­ame­ri­cano y azo­tó a Hon­du­ras en 2016, año en el que na­cie­ron 127 be­bés con mi­cro­ce­fa­lia, mien­tras que en 2017 se han re­gis­tra­do al me­nos ocho ca­sos de re­cién na­ci­dos con ese mal, una de las peo­res se­cue­las que nos ha de­ja­do el vi­rus. Hay que de­cir­lo, las au­to­ri­da­des de Sa­lud no es­tu­vie­ron a la al­tu­ra de las cir­cuns­tan­cias y ter­mi­na­mos sien­do el país del ist­mo más im­pac­ta­do por el zi­ka. Es­ta­mos aho­ra an­te una en­fer­me­dad que, co­mo se­ña­la la OMS, ha cau­sa­do nu­me­ro­sas epi­de­mias con ele­va­das ta­sas de mor­ta­li­dad.

Ade­más de Bra­sil, la OMS ha ubi­ca­do co­mo paí­ses con ries­go de trans­mi­sión a Co­lom­bia, Ve­ne­zue­la, Gu­ya­na, Bo­li­via, Pa­na­má, Ecua­dor, Pa­ra­guay, Ar­gen­ti­na, Pe­rú, Su­ri­nam y Tri­ni­dad y To­ba­go. Los tres pri­me­ros fue­ron paí­ses de trán­si­to de gran par­te de los 59,124 ex­tran­je­ros -la ma­yo­ría cu­ba­nos- que cru­za­ron Hon­du­ras en­tre 2011 y 2016 pa­ra lle­gar a Es­ta­dos Uni­dos. Esa mi­gra­ción irre­gu­lar es uno de los ma­yo­res ries­gos a con­si­de­rar, por­que co­mo ha di­cho el pre­si­den­te de la Con­fe­de­ra­ción Mé­di­ca La­tino Ibe­roa­me­ri­ca­na y del Ca­ri­be (Con­fe­mel), el bra­si­le­ño Jean­car­lo Fer­nán­dez, el con­trol en los ae­ro­puer­tos es me­jor, pe­ro en las fron­te­ras “se­cas” es más di­fí­cil.

Aun­que las au­to­ri­da­des sa­ni­ta­rias nues­tras han di­cho que una per­so­na in­fec­ta­da pre­sen­ta­rá sín­to­mas a los diez días, lo que le im­pe­di­rá se­guir su ru­ta mi­gra­to­ria, hay que re­cor­dar que siem­pre hay ca­sos asin­to­má­ti­cos. El asun­to es que nin­gu­na me­di­da de pre­ven­ción se de­be es­ca­ti­mar pa­ra evi­tar que la en­fer­me­dad lle­gue a Hon­du­ras. El con­trol del flu­jo mi­gra­to­rio, la va­cu­na­ción y la eli­mi­na­ción de los cria­de­ros de zan­cu­dos son par­te de las me­di­das que se de­ben to­mar. La ma­la ges­tión de las au­to­ri­da­des le es­tá cos­tan­do a Bra­sil un al­to pre­cio y no­so­tros de­be­mos to­mar lec­ción, sin ol­vi­dar que la par­ti­ci­pa­ción de la po­bla­ción es vi­tal pa­ra con­ju­rar es­ta ame­na­za que, de ma­te­ria­li­zar­se, se­ría una tra­ge­dia

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.