Cri­men de es­tu­dian­tes

Diario El Heraldo - - Opinión -

La his­to­ria, ca­si siem­pre, es que su muer­te se de­bió a plei­to de ban­das ri­va­les. Que an­da­ba en ma­los pa­sos. Que ven­día dro­ga. Muy ra­ra vez, ca­si nun­ca, que el ase­sino fue iden­ti­fi­ca­do, cap­tu­ra­do y pues­to a la or­den de los tri­bu­na­les.

La muer­te vio­len­ta de dos es­tu­dian­tes de 16 y 20 años del Ins­ti­tu­to Héc­tor Pi­ne­da Ugar­te en la colonia Ha­to de En­me­dio de la ca­pi­tal, ti­ro­tea­dos la tar­de del lu­nes, es el ca­so más re­cien­te de una ca­de­na de he­chos cri­mi­na­les con­tra alum­nos de cen­tros de en­se­ñan­za.

La ma­yo­ría de las víc­ti­mas per­te­ne­cían, ade­más del Pi­ne­da Ugar­te, al Saúl Ze­la­ya Ji­mé­nez, ins­ti­tu­tos que así co­mo el Central Vi­cen­te Cá­ce­res se en­cuen­tran en zo­zo­bra por las pan­di­llas, so­bre to­do a par­tir de 2016, cuan­do se pre­sen­tó una des­ban­da­da de co­le­gia­les por ra­zo­nes de la in­se­gu­ri­dad.

En lo que va de 2017, al me­nos 15 es­tu­dian­tes han si­do ase­si­na­dos en Tegucigalpa y San Pe­dro Su­la, sin que las au­to­ri­da­des ha­yan pa­sa­do de re­pe­tir lo mis­mo, que se tra­ta de un asun­to de ma­ras o pan­di­llas. Co­mo si la so­cie­dad, an­te las su­pues­tas cir­cuns­tan­cias que ro­dean es­tos crí­me­nes, de­bie­ra acep­tar­los con na­tu­ra­li­dad, co­mo si no fué­se­mos un país de le­yes. Y de­ci­mos su­pues­tas por­que las de­fi­cien­cias en in­ves­ti­ga­ción de­jan mu­chas dudas en torno a es­tos ca­sos que de­bie­ran ser to­tal­men­te es­cla­re­ci­dos.

Re­sol­ver un cri­men im­pli­ca, fun­da­men­tal­men­te, des­cu­brir el mó­vil y al he­chor, pa­ra que no que­de im­pu­ne y pa­ra sa­car las lec­cio­nes que nos ayu­den co­mo so­cie­dad a que no se re­pi­ta, o a que ca­da vez se re­pi­ta me­nos.

Las in­ves­ti­ga­cio­nes so­bre la muer­te de los es­tu­dian­tes del Pi­ne­da Ugar­te pa­re­cen se­ña­lar el mis­mo mó­vil de tan­tos otros crí­me­nes, el que ya nos sa­be­mos de me­mo­ria. Pe­ro las au­to­ri­da­des es­tán obli­ga­das a dar más res­pues­tas a la fa­mi­lia, a los com­pa­ñe­ros, maes­tros y a la co­mu­ni­dad en ge­ne­ral, que es­pe­ran que se ha­ga jus­ti­cia en es­te ca­so y en los otros que si­guen en la im­pu­ni­dad.

La lis­ta de crí­me­nes sin re­sol­ver, y por en­de de au­sen­cia de jus­ti­cia, es de­ma­sia­do larga co­mo pa­ra de­cir que la Po­li­cía y la Fis­ca­lía es­tán ha­cien­do bien su tra­ba­jo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.