So­lo eso nos fal­ta­ba, la ONU nos de­cla­ra país in­fe­liz

Diario El Heraldo - - Opinión - Pa­blo Ca­rías Do­cen­te uni­ver­si­ta­rio

Hon­du­ras que­dó, se­gún el in­for­me anual que da a co­no­cer la ONU so­bre la fe­li­ci­dad en el mun­do, pa­ra el 2017, en el pues­to 104, de 158 na­cio­nes, y co­mo el país más in­fe­liz de Amé­ri­ca La­ti­na. Cuan­do co­no­cí esa no­ti­cia, co­men­té con una per­so­na que es­tá vin­cu­la­da con el mun­do aca­dé­mi­co y los dos coin­ci­di­mos en que el or­ga­nis­mo mun­dial, al no te­ner ca­pa­ci­dad de li­de­rar las pro­pues­tas y ac­cio­nes pa­ra la re­so­lu­ción de los gran­des pro­ble­mas que aque­jan a la hu­ma­ni­dad, ha vol­ca­do mu­cho su tra­ba­jo en in­for­mes con un al­to con­te­ni­do sub­je­ti­vo y has­ta ex­cén­tri­cos.

No va­mos a en­trar en dis­cu­sio­nes so­bre el sig­ni­fi­ca­do de la fe­li­ci­dad, no es el pro­pó­si­to de es­ta opi­nión, se tra­ta más bien de ha­cer ob­ser­va­cio­nes que tie­nen que ver con la me­to­do­lo­gía por me­dio de la cual se lle­ga a con­clu­sio­nes de ca­rác­ter ge­ne­ral, a par­tir de en­cues­tas de opi­nión y de al­gu­nos da­tos es­ta­dís­ti­cos muy cues­tio­na­bles co­mo las ve­ces que la gen­te se ríe, ade­más de cuán­to di­ne­ro se do­na a las ONG.

Por otro la­do, el men­cio­na­do es­tu­dio se ha­ce, al pa­re­cer, sin un pro­pó­si­to se­rio orien­ta­do a dar res­pues­ta a esa an­gus­tia que vi­ve la po­bla­ción, es­pe­cial­men­te la po­bla­ción que vi­ve en es­ta par­te del mun­do don­de las per­so­nas ca­re­cen de las más mí­ni­mas con­di­cio­nes pa­ra vi­vir, no con­tan­do con los ser­vi­cios bá­si­cos co­mo sa­lud, educación y vi­vien­da. Al­guien ha di­cho, con al­gún sen­ti­do, que la Or­ga­ni­za­ción de las Na­cio­nes Uni­das (ONU), en la ac­tua­li­dad, el úni­co pa­pel ac­ti­vo que desem­pe­ña en la ma­yo­ría de los paí­ses sub­de­sa­rro­lla­dos es con­tar los muertos y he­ri­dos que nos de­ja un mo­de­lo eco­nó­mi­co que ca­da día se vuel­ve más ra­paz en la dis­tri­bu­ción de la ri­que­za. Si la ONU hi­cie­ra una fiel ob­ser­van­cia a su car­ta cons­ti­tu­ti­va y a la De­cla­ra­ción Uni­ver­sal de los De­re­chos Hu­ma­nos, pro­cla­ma­da es­ta úl­ti­ma en 1948, no habría ne­ce­si­dad de es­tar ha­cien­do es­tu­dios so­bre las de­pri­men­tes con­di­cio­nes en que vi­ven mi­llo­nes de se­res hu­ma­nos. Es­tu­dios se­rios han de­mos­tra­do que la de­sigual­dad es la en­fer­me­dad del si­glo XXI, ya que la mi­tad de las ri­que­zas del pla­ne­ta es­tá en ma­nos del uno por cien­to de la po­bla­ción mun­dial; si la ri­que­za fue­ra un pas­tel par­ti­do en dos, di­cen los in­ves­ti­ga­do­res, el uno por cien­to más ri­co se apro­pia de una mi­tad mien­tras la otra co­rres­pon­de al 99 por cien­to del res­to de la po­bla­ción mun­dial.

La de­sigual­dad del mun­do tam­bién se va a ex­pre­sar en un con­su­mis­mo de­sen­fre­na- do que ha­ce que unos po­cos vi­van la cultura de usar y ti­rar, te­nien­do es­to gra­ves con­se­cuen­cias pa­ra el pla­ne­ta, que ca­da día que pasa ago­ta sus re­cur­sos, no so­lo los que le co­rres­pon­den a es­ta ge­ne­ra­ción, sino a ge­ne­ra­cio­nes ve­ni­de­ras.

Mien­tras la inequi­dad au­men­ta en el mun­do, es pe­no­so que la ONU gas­te re­cur­sos ha­cien­do in­ves­ti­ga­cio­nes so­bre la fe­li­ci­dad en el mun­do.

Es­te ti­po de es­tu­dios no nos ayu­dan. No es­ta­ble­ce las cau­sas pro­fun­das de los re­sul­ta­dos que ge­ne­ran mi­se­ria ni se orien­tan a re­sol­ver los pro­ble­mas ver­da­de­ros, lo que ha­cen es agre­gar un es­tig­ma más ha­cia nues­tra con­di­ción de país po­bre. Una per­ver­sa for­ma de dis­cri­mi­nar a las na­cio­nes

Mien­tras la inequi­dad au­men­ta en el mun­do, es pe­no­so que la ONU gas­te re­cur­sos ha­cien­do in­ves­ti­ga­cio­nes so­bre la fe­li­ci­dad en el mun­do. Es­te ti­po de es­tu­dios no nos ayu­dan”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.