En­trE Pa­rén­tE­sis Un año co­mo otros

Diario El Heraldo - - Opinión -

ese mo­men­to, ya lo ha­bía uno pre­con­ce­bi­do, so­ña­do o lo está re­vi­vien­do.

Tó­me­se co­mo ejem­plo lo acon­te­ci­do en las úl­ti­mas elec­cio­nes pri­ma­rias -al­go co­men­ta­mos la se­ma­na pa­sa­da en es­te es­pa­cio, va­lién­do­nos de nues­tros ar­chi­vos- en las cua­les se re­pi­tie­ron por do­quier las que­jas y anéc­do­tas de siem­pre. Co­mo si se tra­ta­ra de una pe­lí­cu­la de Se­ma­na San­ta, de esas que trans­mi­ten en la te­le (y an­tes en los cines) sin va­riar des­de “ya no me acuer­do cuán­do”, vol­vi­mos a ob­ser­var el “vía cru­cis” de la “de­mo­cra­cia elec­to­ral”, en la que so­bran fa­ri­seos, már­ti­res, trai­do­res (con o sin can­to de ga­llos), la­dro­nes, ver­du­gos y has­ta ju­das, pe­ro tam­bién “re­den­to­res”, “me­sías”, sa­ne­dri- nes, Pi­la­tos y has­ta mi­la­gros de mul­ti­pli­ca­ción, re­su­rrec­cio­nes, con ma­ra­vi­llo­sas apa­ri­cio­nes (y des­apa­ri­cio­nes) de último mi­nu­to.

O lo que ha su­ce­di­do con los jue­gos de la eli­mi­na­to­ria al mundial de la Selección Nacional de fút­bol: una vez más las de­rro­tas ha­cen mal­de­cir a ju­ga­do­res y di­rec­to­res téc­ni­cos (que has­ta ha­ce po­co eran los hé­roes y gla­dia­do­res fa­vo­ri­tos de la afi­ción), ha­cen a la pren­sa y opi­na­do­res pe­dir que re­tor­nen a la can­cha y al ban­qui­llo en­tre­na­do­res y atle­tas re­ti­ra­dos, mien­tras los co­men­ta­ris­tas de­por­ti­vos le echan la cul­pa al cli­ma, al te­rreno, al ar­bi­tra­je y has­ta al co­lor del uni­for­me uti­li­za­do en los par­ti­dos. Se ha­bla de cal­cu­la­do­ras, de pro­ba­bi­liel da­des cer­ca­nas o re­mo­tas, de ca­mi­nos es­ca­bro­sos y has­ta de amu­le­tos de ma­la suer­te.

¿Y qué tal con los in­cen­dios fo­res­ta­les? Se em­pie­zan a que­mar los ce­rros y la re­si­lien­te ve­ge­ta­ción que los cu­bre, sa­len a ba­ta­llar los bom­be­ros, co­mien­zan los ayes de ve­ci­nos y me­dios de co­mu­ni­ca­ción y -al igual que pa­sa con las elec­cio­nes y el fút­bol- se vuel­ve a ha­blar de la fal­ta de pre­vi­sión, de pla­ni­fi­ca­ción, de vo­lun­tad de ini­ciar cam­bios y ha­cer las co­sas de ma­ne­ra di­fe­ren­te, mien­tras ar­den ár­bo­les, es­pe­cies ani­ma­les y ve­ge­ta­les, se con­ta­mi­na el ai­re y se da­ñan las cuen­cas hi­dro­grá­fi­cas. Las re­cri­mi­na­cio­nes y acu­sa­cio­nes van y vie­nen, se re­cuer­da la fal­ta de edu­ca­ción, la cul­tu­ra agrí­co­la y se bus­can cul­pa­bles (en que no hi­zo y en el que hi­zo) que ca­si siem­pre que­dan sin cas­ti­go real ni san­ción mo­ral.

¿“Dé­jà vu”? De­fi­ni­ti­va­men­te no, a me­nos que se tra­te de una alu­ci­na­ción co­lec­ti­va que se re­pi­te ca­da cua­tro años, o anual­men­te. Po­dría­mos ha­cer la mis­ma re­fle­xión so­bre otros acon­te­ci­mien­tos o ex­pe­rien­cias en los que se tie­ne la sen­sa­ción de dar vuel­tas en círcu­los, o más bien co­mo en una lem­nis­ca­ta, en que se lle­ga­rá siem­pre al prin­ci­pio y se re­co­rre­rá el mis­mo ca­mino, una y otra vez, co­mo se ha­ce en un nu­do in­fi­ni­to o en una ban­da de Moe­bius.

El ele­men­to co­mún en to­do lo na­rra­do, co­mo ha­brá us­ted no­ta­do, so­mos no­so­tros. Los que aquí vi­vi­mos, los que nos que­ja­mos

Una vez más las de­rro­tas ha­cen mal­de­cir a ju­ga­do­res y di­rec­to­res téc­ni­cos (que has­ta ha­ce po­co eran los hé­roes y gla­dia­do­res fa­vo­ri­tos de la afi­ción)”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.