Cri­sis Venezuela: di­vi­di­da y en­fren­ta­da

Diario El Heraldo - - Opinión - Ma­rio R. Ar­gue­ta His­to­ria­dor

La con­tien­da fra­tri­ci­da ya es­tá pre­sen­te con un sal­do de 125 muer­tos, en­tre ma­du­ris­tas y opo­si­to­res”.

La di­ná­mi­ca de los acon­te­ci­mien­tos que es­tán ocu­rrien­do en esa re­pú­bli­ca su­r­ame­ri­ca­na se su­ce­den ver­ti­gi­no­sa­men­te, ahon­dan­do ca­da vez más las bre­chas po­lí­ti­cas e ideo­ló­gi­cas que co­lo­can a sus ha­bi­tan­tes en ban­dos ca­da vez más po­la­ri­za­dos, em­plean­do la vio­len­cia y des­car­tan­do la ne­go­cia­ción co­mo re­cur­so pa­ra al­can­zar sus ob­je­ti­vos. Ellos son: im­pe­dir la con­so­li­da­ción del po­der ab­so­lu­to por parte del Ejecutivo vía Asam­blea Constituyente y revertir el pro­yec­to cha­vis­ta del “so­cia­lis­mo bo­li­va­riano”, gra­dual­men­te im­ple­men­ta­do a par­tir de 1999, ob­je­ti­vo esen­cial de las fuer­zas opo­si­to­ras, y, en sen­ti­do con­tra­rio, for­ta­le­cer, con el apo­yo ac­ti­vo de las Fuer­zas Ar­ma­das, fuer­zas de se­gu­ri­dad y mi­li­cias ci­vi­les, el le­ga­do de Hu­go Chá­vez, de­bi­li­tan­do, vía re­pre­sión abier­ta y ve­la­da, a quie­nes obs­ta­cu­li­cen esa me­ta.

De acuer­do con los cálcu­los opo­si­to­res, la ma­yo­ría de sus com­pa­trio­tas re­cha­zan -un 75% po­bla­cio­nal- el de­sig­nio ma­du­ris­ta, en tan­to so­la­men­te un 25% lo res­pal­da. Tam­bién com­pa­ran el nú­me­ro de vo­tan­tes que con­cu­rrió a las ur­nas pa­ra re­cha­zar la con­vo­ca­to­ria a una “Constituyente co­mu­nal”, considerada co­mo un ins­tru­men­to pa­ra im­pe­dir las elec­cio­nes es­ta­dua­les, mu­ni­ci­pa­les y pre­si­den­cia­les, con el que asis­tió el re­cién pa­sa­do do­min­go 30 de ju­lio pa­ra apo­yar su ins­ta­la­ción, un 41.5% del pa­drón elec­to­ral, se­gún el ofi­cia­lis­mo.

En opi­nión de Ed­gar­do Lan­der y San­tia­go Arconada Ro­ner drí­guez, “los pro­ble­mas que se en­fren­tan en re­la­ción con la Cons­ti­tu­ción de 1999 es­tán en sus sis­te­má­ti­cas vio­la­cio­nes, no en su con­te­ni­do...se tra­ta­ría de un pro­ce­so no so­lo an­ti­cons­ti­tu­cio­nal, sino pro­fun­da­men­te ile­gí­ti­mo, que le­jos de con­tri­buir a pa­ci­fi­car el país, pro­fun­di­za­ría la di­vi­sión, la con­fron­ta­ción y la vio­len­cia. Po­dría in­clu­so con­du­cir al ini­cio de una gue­rra ci­vil”. (NUE­VA SO­CIE­DAD, no. 269, ma­yo-ju­nio 2017, p. 26).

De he­cho, la con­tien­da fra­tri­ci­da ya es­tá pre­sen­te, con un sal­do de 125 muer­tos, en­tre ma­du­ris­tas y opo­si­to­res, cen­te­na­res de he­ri­dos y mi­les de ve­ne­zo­la­nos que han aban­do­na­do su país pa­ra bus­car en otras na­cio­nes ali­men­tos, me­di­ci­nas, opor­tu­ni­da­des la­bo­ra­les, paz y se­gu­ri­dad.

El gobierno es­ta­dou­ni­den­se ha em­pe­za­do a im­po- san­cio­nes pro­me­ti­das al ré­gi­men ve­ne­zo­lano, que pue­den cul­mi­nar con el ce­se de las importaciones de pe­tró­leo, lo que sig­ni­fi­ca­ría un se­ve­ro gol­pe a su ca­si úni­ca fuen­te de in­gre­sos, ya que con­ti­núa vi­gen­te la ex­tre­ma de­pen­den­cia de es­te mo­no­pro­duc­to, con una pe­li­gro­sa orien­ta­ción ren­tís­ti­ca que ha im­pe­di­do cual­quier es­fuer­zo por di­ver­si­fi­car su eco­no­mía. Mé­xi­co, Cos­ta Ri­ca, Panamá, Co­lom­bia, Pe­rú, Argentina, Pa­ra­guay y Es­pa­ña no re­co­no­cen la Constituyente, con lo que Maduro en­fren­ta un gra­dual ais­la­mien­to por parte de la comunidad internacional, en tan­to se ahon­da la es­ca­sez de ali­men­tos, fár­ma­cos, hi­per­in­fla­ción, in­se­gu­ri­dad, deuda ex­ter­na (Chi­na se nie­ga a otor­gar prés­ta­mos adi­cio­na­les a los ya con­ce­di­dos), dé­fi­cit fis­cal, co­rrup­ción al in­te­rior del Ejér­ci­to (que re­ci­be cre­cien­tes concesiones por parte de Maduro, incluyendo el nom­bra­mien­to de 2,000 ge­ne­ra­les, com­pra ex­ce­si­va de ar­ma­men­tos so­fis­ti­ca­dos, con­trol del abas­te­ci­mien­to ali­men­ta­rio) y de la bu­ro­cra­cia ci­vil, in­se­gu­ri­dad de las per­so­nas y sus bie­nes por parte de la de­lin­cuen­cia co­mún.

Es evidente que se ha lle­ga­do a un pun­to muer­to en el que, o bien pre­va­le­ce el ofi­cia­lis­mo con el re­tro­ce­so y de­bi­li­ta­mien­to de la opo­si­ción -la que, por ser he­te­ro­gé­nea, no en­cuen­tra con­sen­sos com­par­ti­dos a su in­te­rior- o bien se des­gas­ta ace­le­ra­da­men­te el ré­gi­men ma­du­ris­ta por una com­bi­na­ción de re­sis­ten­cias in­ter­nas y pre­sio­nes fo­rá­neas que cul­mi­na­rían con su co­lap­so en un me­diano pla­zo. La suer­te es­tá echa­da

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.