le­tras con filo ¿Dón­de es­tá la van­guar­dia re­vo­lu­cio­na­ria?

Diario El Heraldo - - Opinión - Pa­blo Ca­rías Do­cen­te uni­ver­si­ta­rio

Mu­chos ven en las pro­tes­tas ca­lle­je­ras, huel­gas y to­mas de edi­fi­cios pú­bli­cos el anun­cio de una nue­va so­cie­dad, so­cie­dad di­ri­gi­da por los ex­clui­dos y mar­gi­na­dos; na­da más ab­sur­do que eso”.

Con los cam­bios po­lí­ti­cos ocu­rri­dos en el mun­do a raíz de la caí­da de lo que se con­si­de­ra­ba el so­cia­lis­mo real en la an­ti­gua Unión So­vié­ti­ca, las ideas del so­cia­lis­mo su­frie­ron una gran de­rro­ta, es­tas ideas, sin de­jar de ser una ex­pli­ca­ción cien­tí­fi­ca de la so­cie­dad, to­da­vía vá­li­da, en el plano po­lí­ti­co, ex­cep­tuan­do al­gu­nas ex­pe­rien­cias par­ti­cu­la­res, han per­di­do los es­pa­cios co­mu­ni­can­tes con el res­to de la so­cie­dad.

Nin­gún es­fuer­zo por cons­truir una idea nue­va so­bre el so­cia­lis­mo es­tá va­li­da­da co­mo pa­ra ser con­si­de­ra­da una ex­pe­rien­cia his­tó­ri­ca que pue­da ser re­co­gi­da co­mo un apor­te a los gran­des re­la­tos de los pue­blos. Los go­bier­nos pro­gre­sis­tas de Amé­ri­ca La­ti­na, a pe­sar de al­gu­nos éxi­tos en te­mas que tie­nen que ver con la re­duc­ción de la po­bre­za y la de­sigual­dad, to­da­vía mues­tran un dé­fi­cit con res­pec­to a lo que pue­de ser un pro­gra­ma orien­ta­do a cam­biar las re­la­cio­nes de pro­duc­ción y do­mi­na­ción, as­pec­to im­por­tan­te en cual­quier pro­pues­ta de ori­gen cla­sis­ta.

Na­da de lo que se ha di­cho en las úl­ti­mas dé­ca­das su­pera los con­cep­tos y es­tra­te­gias es­ta­ble­ci­das por los clá­si­cos de las ideas so­cia­lis­tas, lo que hay son es­fuer­zos im­por­tan­tes en la re­con­cep­tua­li­za­ción de las vie­jas ideas mar­xis­tas, mis­mas que tra­tan de ex­pli­car una si­tua­ción don­de la con­tra­dic­ción fun­da­men­tal pa­re­cie­ra ser el pe­li­gro de extinción de la es­pe­cie hu­ma­na an­te los al­tos ni­ve­les de con­cen­tra­ción de la ri­que­za y des­truc­ción del me­dio am­bien­te.

A lo lar­go de la his­to­ria, en nues­tros paí­ses hu­bo in­ten­tos de or­ga­ni­zar van­guar­dias re­vo­lu­cio­na­rias, pe­ro que se cons­ti­tu­ye­ran co­mo ta­les es otro te­ma. La van­guar­dia tie­ne que ser re­co­no­ci­da co­mo tal por las cla­ses a las que se su­po­ne esa van­guar­dia li­be­ra­rá y co­mo lo de­mues­tra la reali­dad, eso lo al­can­za una

or­ga­ni­za­ción que su­pere la con­cien­cia de las ma­sas, co­mo le gus­ta­ba de­cir a los teó­ri­cos mar­xis­tas.

Que al­gu­nos sec­to­res de la so­cie­dad les atri­bu­yan a al­gu­nos par­ti­dos po­lí­ti­cos en Hon­du­ras la con­di­ción de ser re­pre­sen­tan­tes de las ideas del so­cia­lis­mo y que mu­chos de sus di­ri­gen­tes mues­tren tal con­di­ción es un em­bus­te.

Mu­chos ven en las pro­tes­tas ca­lle­je­ras, huel­gas y to­mas de edi­fi­cios pú­bli­cos el anun­cio de una nue­va so­cie­dad, so­cie­dad di­ri­gi­da por los ex­clui­dos y mar­gi­na­dos; na­da más ab­sur­do que eso.

Se­gún el ex­tin­to di­ri­gen­te de la gue­rri­lla en Bo­li­via, Er­nes­to Gue­va­ra de la Cer­na: “Quien abre ca­mino es el gru­po de van­guar­dia. Los me­jo­res en­tre los bue­nos, el par­ti­do”.

No veo en Hon­du­ras esa con­di­ción de me­jo­res en la con­for­ma­ción del sis­te­ma po­lí­ti­co, los po­lí­ti­cos, unos y otros, no es­tán y no tie­nen por qué es­tar­lo, por su ori­gen de cla­se y ni­vel de con­cien­cia en una po­si­ción se­me­jan­te.

No es de ex­tra­ñar que al­gu­nos po­lí­ti­cos de vie­jo cu­ño, cons­truc­to­res e in­ser­ta­dos en los nue­vos par­ti­dos, lo que bus­quen, al no vi­sua­li­zar la to­ma del po­der, sea el re­par­to del bo­tín es­ta­tal.

Que los lí­de­res po­lí­ti­cos ten­gan una vi­sión so­bre lo que de­be ser un go­bierno no es ma­lo, lo ma­lo es­tá en asu­mir po­si­cio­nes ideo­ló­gi­cas so­lo pa­ra ga­nar adep­tos y el fa­vor de go­bier­nos pro­gre­sis­tas, eso es men­tir­le y ju­gar­le mal al pue­blo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.