Con otra óp­ti­ca Iden­ti­dad y resistencia

Diario El Heraldo - - Opinión -

la iden­ti­dad de un pue­blo se asien­ta so­bre cua­tro bas­tio­nes: te­rri­to­rio e his­to­ria co­mu­nes, len­gua y al­gún sen­ti­do de es­pi­ri­tua­li­dad (re­li­gio­si­dad). Po­seer una de­ter­mi­na­da geo­gra­fía acre­cien­ta la per­cep­ción vis­ce­ral de co­mu­ni­dad, for­ta­le­ce la idea de for­mar par­te de un con­sen­so de per­te­nen­cia que, aun­que usual­men­te abs­trac­to, se ha­ce con­cre­to cuan­do ocu­rren ca­tás­tro­fes y emer­gen­cias (la in­va­sión de 1969, el hu­ra­cán Mitch, ejem­plos) que po­nen en pe­li­gro la exis­ten­cia de esa mis­ma es­pa­cia­li­dad.

Si agre­ga­do a ello re­co­noz­co que com­par­to con otros (con el otro) la mis­ma biografía co­lec­ti­va, o sea una his­to­ria con­for­ma­da por co­mu­nes orí­ge­nes, pró­ce­res y su­ce­sos, au­to­má­ti­ca­men­te me her­mano con ellos ya que por­ta­mos las mis­mas se­ñas iden­ti­ta­rias, hon­ra­mos a los mis­mos an­te­pa­sa­dos y, por en­de, si­guien­do su mo­de­lo as­pi­ra­mos a cons­truir un fu­tu­ro si­mi­lar. Y si, fi­nal­men­te, con­ci­bo al cos­mos co­mo es­truc­tu­ra­do a par­tir de una mis­ma je­rar­quía de fuer­zas (ti­tú­len­se ellas ener­gías, dio­ses o es­pí­ri­tus), y no del caos, ló­gi­co que por tan­to me pa­rez­ca a us­ted, a ti, a vos en mis creen­cias y pen­sa­mien­tos. Com­par­ti­mos mis­ma iden­ti­dad.

Con res­pec­to a es­te te­ma Hon­du­ras se en­cuen­tra hoy en su más hon­da en­cru­ci­ja­da, una de la que ape­nas si ve­mos su ca­be­za fan­tas­mal. Al es­tar re­gi­da por po­lí­ti­cos y di­ri­gen­tes afi­lia­dos a la doc­tri­na del neo­li­be­ra­lis­mo su pro­pó­si­to es re­du­cir al Es­ta­do y ro­bus­te­cer a la em­pre­sa trans­na­cio­nal, a la que en­tre­gan por pe­da­zos la so­be­ra­nía, con la que hi­po­te­can mi­nas, ríos, ca­rre­te­ras, re­cur­sos y espacios na­tu­ra­les, tie­rras de et­nias o pue­blos ori­gi­na­rios, y que po­ne en alar­man­te pe­li­gro el con­cep­to de te­rri­to­ria­li­dad. En diez años más se­re­mos due­ños de na­da, lo ha­brán ven­di­do to­do.

Pa­ra que na­die se en­te­re ni pro­tes­te se adormece a la po­bla­ción su­mién­do­la en ba­na­li­da­des de fút­bol, te­le­no­ve­las, fan­ta­sías re­li­gio­sas y de­rro­che in­con­tro­la­do, sin edu­ca­ción de aho­rro, de las re­me­sas re­mi­ti­das por pai­sa­nos des­de EUA, ce­rran­do es­te círcu­lo de alie­na­ción con el re­ti­ro ofi­cial de aque­llo que pu­die­ra alen­tar la na­cio­na­li­dad: fue­ron su­pri­mi­dos los sá­ba­dos cí­vi­cos es­co­la­res y la asig­na­tu­ra de mo­ral y ur­ba­ni­dad; se eli­mi­nó la obli­ga­ción de que los me­dios ma­si­vos trans­mi­tan con­te­ni­dos hon­du­re­ñis­tas; en sus ac­tos gu­ber­na­men­ta­les el Es­ta­do lai­co ha­ce in­vo­ca­cio­nes re­li­gio­sas; la me­mo­ria de los pró­ce­res va pau­la­ti­na­men­te sien­do sus­ti­tui­da por chis­mes de los hé­roes de la glo­ba­li­za­ción; ar­tis­tas de ci­ne, Bat­man, Su­per­mán. E in­clu­so más gra­ve, el Es­ta­do no só­lo fi­nan­cia a or­ga­ni­za­cio­nes cle­ri­ca­les sino que sus po­lí­ti­cos de­pen­den de ellas, ade­más, pa­ra con­se­guir vo­tos.

Quie­nes tra­ba­ja­mos des­de el pen­sa­mien­to de­ve­ni­mos obli­ga­dos, por en­de, a crear cul­tu­ras de resistencia a la enaje­na­ción po­pu­lar, a la mi­li­ta­ri­za­ción de la so­cie­dad, al au­to­ri­ta­ris­mo par­ti­da­rio y a la vio­la­ción de la ar­mo­nía so­cial. Pues só­lo la resistencia cons­cien­te an­te lo ma­lo y lo me­dio­cre sal­va

Con res­pec­to a es­te te­ma Hon­du­ras se en­cuen­tra hoy en su más hon­da en­cru­ci­ja­da, una de la que ape­nas si ve­mos su ca­be­za fan­tas­mal”.

“Pa­ra que na­die se en­te­re ni pro­tes­te se adormece a la po­bla­ción su­mién­do­la en ba­na­li­da­des de fút­bol, te­le­no­ve­las, fan­ta­sías re­li­gio­sas...”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.