Reelección Ofen­dien­do la in­te­lec­tua­li­dad y no­ble­za de un pue­blo

Diario El Heraldo - - Opinión -

la ins­ti­tu­cio­na­li­dad; y los que del la­do opues­to he­mos ve­ni­do y con­ti­nua­re­mos lu­chan­do has­ta el úl­ti­mo se­gun­do, pa­ra que la na­ción re­co­bre la ins­ti­tu­cio­na­li­dad se­cues­tra­da, su debido Es­ta­do de de­re­cho y que la de­mo­cra­cia des­can­se en el res­pe­to y has­ta el te­mor a la Cons­ti­tu­ción.

Des­de lue­go que el des­or­den ju­rí­di­co al que nos ha lle­va­do el Par­ti­do Na­cio­nal es pro­duc­to de una bien ma­qui­na­da cons­pi­ra­ción den­tro de la que tam­bién se iden­ti­fi­can dos gru­pos co­mu­nes y com­ple­men­ta­rios; ya co­mo ac­to­res, ya co­mo cóm­pli­ces. Los pri­me­ros, quie­nes ejer­cien­do sus car­gos en las ins­ti­tu­cio­nes del Es­ta­do se han en­car­ga­do de ma­no­sear la Cons­ti­tu­ción y la Ley Elec­to­ral pa­ra im­po­ner­nos una ile­gal can­di­da­tu­ra pre­si­den­cial pa­ra las pró­xi- mas elec­cio­nes ge­ne­ra­les; y los se­gun­dos, quie­nes, pe­se a su de­ber cons­ti­tu­cio­nal de ciu­da­da­nos, se man­tie­nen pa­si­va­men­te co­mo es­pec­ta­do­res del frau­du­len­to pro­ce­so elec­to­ral y en al­gu­nos ca­sos has­ta se atre­ven a “ju­gar” des­in­for­man­do a la na­ción so­bre las cir­cuns­tan­cias y efec­tos de es­te pro­ce­so elec­to­ral.

Pre­ten­der en­ga­ñar al pue­blo, con áni­mo de sem­brar­le el pá­ni­co, sos­te­nien­do que por un obli­ga­do re­cur­so de in­cons­ti­tu­cio­na­li­dad in­ter­pues­to con­tra el ile­gal nom­bra­mien­to de los ma­gis­tra­dos del Tri­bu­nal Su­pre­mo Elec­to­ral se lle­ga­ría a que JOH se­ría de­cla­ra­do je­fe de Es­ta­do, y un mon­tón de ba­rra­ba­sa­das que se atre­ven a ex­ter­nar, no de­ja de sor­pren­der­nos cuan­do es­tas po­si­cio­nes coin­ci­den en las mis­mas per­so­nas au­to­de­no­mi­na­das “in­te­lec­tua­les” y que a la vez son pro­fe­sio­na­les del de­re­cho, y por lo tan­to exi­gi­dos a co­no­cer nues­tro sis­te­ma de le­yes.

El ar­tícu­lo 242 vi­gen­te en nues­tra Cons­ti­tu­ción, y que ja­más fue de­cla­ra­do in­ape­la­ble por la ile­gal sen­ten­cia de 2015, pre­vé que “si la elec­ción del pre­si­den­te y de­sig­na­dos no es­tu­vie­ra de­cla­ra­da un día an­tes del vein­ti­sie­te de enero, el Po­der Eje­cu­ti­vo se­rá ejer­ci­do ex­cep­cio­nal­men­te por el Con­se­jo de Se­cre­ta­rios de Es­ta­do pre­si­di­do por el se­cre­ta­rio de Es­ta­do en los Des­pa­chos de In­te­rior y Po­bla­ción”. Es al­ta­men­te sig­ni­fi­ca­ti­vo y de enor­me tras­cen­den­cia que nues­tra Cons­ti­tu­ción, ade­lan­tán­do­se a los tiem­pos ac­tua­les y pre­vi­nien­do un asal­to al po­der des­de el po­der mis­mo, ya te­nía y si­gue te­nien­do la so­lu­ción ju­rí­di­ca pa­ra evi­tar que una abor­ta­da ile­gal reelección pue­da aca­rrear un rom­pi­mien­to del or­den cons­ti­tu­cio­nal. An­te esas even­tua­li­da­des los de­más car­gos de elec­ción po­pu­lar se­rían asu­mi­dos por los triun­fa­do­res de los pró­xi­mos co­mi­cios ge­ne­ra­les. So­lo en el Eje­cu­ti­vo se da­ría esa tran­si­ción con el Con­se­jo de Se­cre­ta­rios de Es­ta­do, el que de­be­rá con­vo­car den­tro de los si­guien­tes quin­ce días a nue­vas elec­cio­nes pa­ra ese Po­der del Es­ta­do, de­bien­do ce­le­brar­se en un tér­mino no ma­yor de seis me­ses.

Quie­nes con sus des­pro­pó­si­tos “jue­gan” a en­ga­ñar des­in­for­man­do, ofen­den con ello a la in­te­lec­tua­li­dad (“conjunto de in­te­lec­tua­les de un país o región”) y so­bre to­do al no­ble pue­blo que en­tien­de que el “in­te­lec­to” más allá de ser una ha­bi­li­dad ce­re­bral de los in­te­lec­tua­les; es un don con el que el Se­ñor ha ben­de­ci­do a los hu­ma­nos pa­ra ser ad­mi­nis­tra­do con sa­bi­du­ría y de­co­ro

Des­de lue­go que el des­or­den ju­rí­di­co al que nos ha lle­va­do el Par­ti­do Na­cio­nal es pro­duc­to de una bien ma­qui­na­da cons­pi­ra­ción”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.