“Bri­ga­de y la vía éti­ca”, un do­cu­men­tal de ma­rio ra­mos

EL EN­SA­YIS­TA RO­BER­TO CAR­LOS PÉREZ HA­CE UN ANÁ­LI­SIS DEL NUE­VO TRA­BA­JO DEL DI­REC­TOR Y PRO­DUC­TOR HON­DU­RE­ÑO GA­NA­DOR DEL EMMY

Diario El Heraldo - - Vida - TEGUCIGALPA El do­cu­mEn­tal sE gra­bó En 2016 En roa­tÁn. El Heraldo dia­rio@el­he­ral­do.hn

Em­ba­ra­zos de al­to ries­go en­tre ado­les­cen­tes, cán­ce­res ca­da vez más agre­si­vos, al­tos ín­di­ces de dia­be­tes, en­fer­me­da­des re­na­les y un sis­te­ma de sa­lu­bri­dad muy po­bre son las con­di­cio­nes pa­ra que en Roa­tán, Is­las de la Bahía, Hon­du­ras, es­ta­lle una epi­de­mia tan mortal co­mo la pes­te ne­gra, que en el si­glo XIV mató a ca­si el se­sen­ta por ciento de la po­bla­ción eu­ro­pea.

Es­te bien pu­die­ra ser el es­ce­na­rio de una al­dea afri­ca­na o de un pue­bli­to en Ban­gla­desh. Sin em­bar­go, los da­tos nos re­mi­ten, ab­sur­da­men­te, a un lu­gar pa­ra­di­sía­co en don­de an­clan los me­jo­res cru­ce­ros del mun­do, los tu­ris­tas lle­gan a con­tem­plar sus aguas co­lor tur­que­sa y los bu­zos pro­fe­sio­na­les ex­plo­ran uno de los más her­mo­sos arre­ci­fes de co­ral del pla­ne­ta. No es Bu­la­wa­yo, Zim­bab­we, mu­chos me­nos Nom Pen, Cam­bo­ya, se tra­ta de Roa­tán, un des­tino tu­rís­ti­co de re­nom­bre in­ter­na­cio­nal.

Alar­ma­dos por el cre­cien­te índice de mor­ta­li­dad, un gru­po de mé­di­cos nor­te­ame­ri­ca­nos de­ci­dió re­mar a con­tra­co­rrien­te a es­te lu­gar que, pa­ra­dó­ji­ca­men­te, es uno de los más des­pro­te­gi­dos en Hon­du­ras. Ape­nas un po­co

más de si­glo y me­dio, Roa­tán per­te­ne­ció a la co­ro­na in­gle­sa, pe­ro ha que­da­do al de los be­ne­fi­cios de la Hon­du­ras con­ti­nen­tal.

Los bri­ga­dis­tas nor­te­ame­ri­ca­nos lle­ga­ron por pri­me­ra vez a Yo­ro en 1998, el mis­mo año del hu­ra­cán Mitch. Lue­go, en 2002, de­ci­die­ron ir a Roa­tán. La bri­ga­da si­guió pres­tan­do ser­vi­cios en el hos­pi­tal de la is­la has­ta que la vio­len­cia que tra­jo con­si­go el gol­pe de Es­ta­do de 2009 pu­so en pe­li­gro su se­gu­ri­dad.

En­ton­ces sur­gió la fi­gu­ra del hé­roe en­car­na­do en el doc­tor Juan Car­los Men­do­za, quien con­ti­nuó el es­fuer­zo nor­te­ame­ri­cano, jun­to a otros mé­di­cos hondureños, debido a que, se­gún él, “en Hon­du­ras im­por­ta más el Ejér­ci­to que la me­di­ci­na”.

Co­mo Hi­pó­cra­tes, Juan Car­los no so­lo ha­bla apa­sio­na­da­men­te de su ser­vi­cio a tra­vés de la me­di­ci­na co­mo su ra­zón de vi­da, sino que a su es­fuer­zo lo sos­tie­ne una con­duc­ta mo­ral: la me­di­ci­na pa­ra él no es una pro­fe­sión co­mo otras, sino una lla­ma­da a op­tar por lo que el fi­ló­so­fo da­nés, Kier­ke­gaard, lla­mó en el si­glo XIX “la vía éti­ca”. En es­tos tér­mi­nos ha­bla el do­cu­men­tal “Bri­ga­de”, el nue­vo tra­ba­jo del ex­pe­ri­men­ta­do ci­neas­ta y ga­na­dor de un Emmy, Ma­rio Ra­mos.

Con el tras­fon­do de la re­cien­te his­to­ria de Hon­du­ras, sus de­sas­tres na­tu­ra­les, sus go­bier­nos co­rrup­tos, ya sean de de­re­cha o iz­quier­da, y su mi­se­ria, el ci­neas­ta ha­ce de “Bri­ga­de” un lla­ma­do de aten­ción y, a la vez, una ala­ban­za a es­tos mé­di­cos que han op­ta­do por im­po­ner un de­ber deon­to­ló­gi­co por en­ci­ma del di­ne­ro.

Juan Car­los y to­dos los bri­ga­dis­tas en­car­nan a los gran­des mé­di­cos de la his­to­ria, co­mo el sui­zo Teo­fras­to Pa­ra­cel­so (1493-1541), que hi­zo de la ci­ru­gía una prác­ti­ca co­mún cuan­do la me­mar­gen di­ci­na de la Edad Me­dia se ba­sa­ba, en su ma­yo­ría, en la escolástica; o Ed­ward Jen­ner (1749-1823), que en la ru­ral Inglaterra des­cu­brió la va­cu­na con­tra la vi­rue­la, la pri­me­ra va­cu­na del mun­do, con la que evi­tó mi­llo­nes de muer­tes en Eu­ro­pa.

Juan Car­los y sus com­pa­ñe­ros de aven­tu­ra han asumido el gran re­to de fre­nar los ín­di­ces de mor­ta­li­dad en un lu­gar de enor­mes con­tra­dic­cio­nes: be­lle­za y po­bre­za ver­sus gran­des olas de tu­ris­tas y sub­de­sa­rro­llo.

Así lo in­tu­yó Ma­rio Ra­mos en “Bri­ga­de”, do­cu­men­tal en el que las be­llas imá­ge­nes y los ho­te­les de Roa­tán con­tras­tan con la sor­di­dez de un mun­do sub­de­sa­rro­lla­do. Ca­da to­ma del do­cu­men­tal pre­sen­ta esa dis­pa­ri­dad que so­lo pue­de en­ten­der­se en la me­di­da en que nos aden­tra­mos en las ra­zo­nes por las que Juan Car­los y los bri­ga­dis­tas eli­gie­ron Roa­tán pa­ra lle­var a ca­bo tan importante em­pre­sa. El do­cu­men­tal “Bri­ga­de” que­da co­mo prue­ba de ello

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.