COMUNÍQUESE ADE­CUA­DA­MEN­TE

Sien­do un buen con­ver­sa­dor po­drá al­can­zar el éxi­to en una ne­go­cia­ción, pe­ro per­fec­cio­nar­lo re­quie­re de tiem­po y prác­ti­ca

Diario El Heraldo - - Empleos -

An­te la com­pe­ti­ti­vi­dad del mer­ca­do la­bo­ral ac­tual, to­do em­pren­de­dor, por nor­ma, de­be en­con­trar un equi­li­brio en­tre la crea­ti­vi­dad y el ra­zo­na­mien­to ló­gi­co pa­ra su ma­yor pro­yec­ción en el mun­do em­pre­sa­rial. Sin em­bar­go, exis­te una ha­bi­li­dad aún más bá­si­ca e importante que po­cos pue­den ma­ne­jar: el ar­te de la con­ver­sa­ción.

De acuer­do con Ni­nos­ka Sil­va, li­cen­cia­da en psi­co­lo­gía, de es­ta ha­bi­li­dad de­pen­de el éxi­to o fra­ca­so de una ne­go­cia­ción y, pe­se a que to­dos te­ne­mos la ca­pa­ci­dad de desa­rro­llar­la y per­fec­cio­nar­la, se re­quie­re de tiem­po y prác­ti­ca.

Cla­ves pa­ra ser un buen con­ver­sa­dor

-Es­té aten­to con su emi­sor. Co­mo pri­mer pun­to, Sil­va su­gie­re ser aten­tos con nues­tro emi­sor, “pe­ro no basta so­lo con

con­cen­trar­nos y po­ner aten­ción en lo que el otro nos di­ce, sino que es ne­ce­sa­rio dar a en­ten­der que es­ta­mos es­cu­chan­do y com­pren­dien­do”, ase­gu­ra. De­be man­te­ner el con­tac­to con los ojos, asen­tir con la ca­be­za va­rias ve­ces (es­tar de acuer­do con la afir­ma­ción de otra per­so­na), ha­cer sua­ves ex­pre­sio­nes con los ojos y ce­jas, son­reír y re­pe­tir la úl­ti­ma fra­se que nos han di­cho, es­tos son ges­tos que for­man par­te de la co­mu­ni­ca­ción no ver­bal que man­tie­nen un rit­mo po­si­ti­vo e in­tere­san­te en la plá­ti­ca.

-Sea­pru­den­te.Pa­ra­laex­per­ta es equi­vo­ca­do dar a en­ten­der que “no­so­tros so­mos los más ex­per­tos, los más in­te­li­gen­tes o los más exi­to­sos”, en su lu­gar su­gie­re com­par­tir nues­tras ideas. Ex­hi­bir co­no­ci­mien­tos, po­se­sio­nes o mé­ri­tos, so­lo ha­rá sen­tir que el otro es in­fe­rior, nues­tros in­ter­lo­cu­to­res se da­rán cuen­ta de

nues­tras vir­tu­des sin ne­ce­si­dad de que las pre­ci­se­mos.

-Evi­te tu­tear. Por nin­gu­na ra­zón de­be tra­tar de “vos” -cuan­doau­na­con­ver­sa­ción­for­mal­se­re­fie­re-,lo­má­sa­de­cua­do es em­plear el “us­ted” al ini­cio, si lue­go el otro in­sis­te en que lo tra­te de vos, pues ade­lan­te.

-Man­ten­ga una con­ver­sa­ción abier­ta. Si desea in­da­gar so­bre al­go en par­ti­cu­lar, evi­te ha­cer pre­gun­tas ce­rra­das cu­ya res­pues­ta es un “no” o “sí”.

-No elo­gie ex­ce­si­va­men­te. Pue­de crear des­con­fian­za y dar a en­ten­der que tie­ne in­ten­cio­nes ocul­tas.

-El es­pe­jo, su me­jor alia­do. Pa­ra no fra­ca­sar en el in­ten­to, Sil­va pro­po­ne prac­ti­car en el es­pe­jo. “Es­to es muy importante pa­ra eli­mi­nar mu­le­ti­llas co­mo ‘es­te’, ‘o sea’, ‘có­mo se lla­ma’, ‘eh’, ‘¿me en­tien­des?’, ‘ver­dad’, ‘me ex­pli­co’, etc., es­to so­lo evi­den­cia­rá in­se­gu­ri­dad”

CLA­VE AL ÉXI­TO To­do em­pren­de­dor ne­ce­si­ta te­ner in­con­ta­bles ha­bi­li­da­des, des­de crea­ti­vi­dad has­ta aná­li­sis ló­gi­co.

iM­PRE­SióN A PRi­ME­RA ViS­TA An­te una po­si­ble con­ver­sa­ción for­mal tie­ne 90 se­gun­dos pa­ra im­pre­sio­nar a su re­cep­tor. No ol­vi­de son­reír y sa­lu­dar con ama­bi­li­dad.

No co­RRi­jA El lEN­guA­jE dE oTRo Si co­rri­ge a su in­ter­lo­cu­tor aca­ba­rá con la at­mós­fe­ra po­si­ti­va de la con­ver­sa­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.