Ac­ti­tud Arro­gan­cia en po­lí­ti­ca

Diario El Heraldo - - Opinión -

vic­ción. Es­tos tres se­ño­res del cuen­to, na­da hu­mil­des, de­ma­go­gos en de­ma­sía, sa­ben to­do y ju­ran po­der re­sol­ver­lo. Tan­tean­do. Ju­ran te­ner amor por nues­tro pue­blo ol­vi­da­do por otros tam­bién per­ju­ros. El vo­tan­te con do­sis le­tal de in­cau­to eli­ge al que más ofre­ce de las prio­ri­da­des nun­ca re­suel­tas por­que cuan­do ca­lien­tan la pol­tro­na que los “su­bli­mea”, de­sen­can­tan y mu­dan de cue­ro por la so­ber­bia om­ní­mo­da y om­ni­pre­sen­te que los ale­ja de la reali­dad y la la­bor so­cial con la que en­ga­ñan. Una vez más. Mó­ni­ca Arrio­la Gor­di­llo, jo­ven se­na­do­ra me­xi­ca­na fa­lle­ci­da re­cien­te­men­te, es­cri­bió en­tre mu­chos ar­tícu­los in­tere­san­tes que “Arro­gan­cia es cuan­do se ca­re­ce del va­lor ver­da­de­ro, cuan­do con or­gu­llo y so­ber­bia se cree su­pe­rior a los de­más, cuan­do la ac­ti­tud se des­pren­de de la rec­ti­tud y la res­pon­sa­bi­li­dad se de­sen­tien­de de la obli­ga­to­rie­dad. Sa­cri­fi­car la de­cen­cia po­lí­ti­ca por la arro­gan­cia se­ría en­jui­ciar el fu­tu­ro, man­te­ner­lo dis­tan­te, des­aten­der­lo por el sim­ple he­cho de pre­fe­rir la dis­trac­ción co­yun­tu­ral que la pla­nea­ción es­truc­tu­ral de un país aco­ta­do en el fon­do gra­cias a la si­mu­la­ción de sus for­mas. Pre­ci­sa­men­te en las for­mas se ins­ta­la la arro­gan­cia po­lí­ti­ca; cuan­do cree­mos que va­le más la pro­me­sa que la pro­pues­ta, cuan­do pen­sa­mos que el re­co­no­ci­mien­to na­ce del pro­ta­go­nis­mo y no del re­sul­ta­do, cuan­do pre­fe­ri­mos guio­nes ob­so­le­tos y re­tó­ri­cos, cuan­do to­do es en pri­me­ra per­so­na y ne­ga­mos la pa­la­bra a los de­más”. Ex­ce­len­te des­crip­ción. Nues­tra po­li­ti­que­ría es re­fle­jo de lo que se to­le­ra, cri­ti­ca y se jue­ga al me­jor pos­tor per­mi­tien­do el vi­cio ins­ti­tu­cio­na­li­za­do de la co­rrup­ción sin cas­ti­go, pa­ra ci­tar un ejem­plo. Los “tres mag­ní­fi­cos” men­cio­na­dos sa­ben y pue­den to­do, im­po­lu­tos, sa­bion­dos y char­la­ta­nes. “Sin bri­das y sin es­tri­bos”.

La pe­tu­lan­cia arras­tra ig­no­ran­tes y sec­ta­rios. Re­co­men­ce­mos a es­cri­bir nues­tra his­to­ria sien­do con­gruen­tes con el sa­ber pa­ra po­der y el po­der pa­ra ser­vir. “Dios se de­ja con­quis­tar por el hu­mil­de y re­cha­za la arro­gan­cia del or­gu­llo­so”. Juan Pa­blo II. “El pa­sa­do es un pró­lo­go”. William Sha­kes­pea­re. Los can­di­da­tos sa­crí­le­gos y sin pró­lo­go nos abu­san con su arro­gan­cia po­lí­ti­ca

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.