Co­no­ci­mien­to La cien­cia al ser­vi­cio de la pa­tria

Diario El Heraldo - - Opinión -

sin in­ves­ti­ga­ción se re­du­ce a un cen­tro de ca­pa­ci­ta­ción téc­ni­ca.

De­ben par­ti­ci­par en los pro­ce­sos de in­ves­ti­ga­ción cien­tí­fi­ca, tan­to es­tu­dian­tes como do­cen­tes, por lo que un jo­ven al con­ver­tir­se en es­tu­dian­te uni­ver­si­ta­rio, au­to­má­ti­ca­men­te re­ci­be la res­pon­sa­bi­li­dad de pro­du­cir co­no­ci­mien­to, ca­da uno des­de su área. Lo mis­mo pa­ra los do­cen­tes. Sea que se tra­te de me­di­ci­na, cien­cias so­cia­les, ar­tes, hu­ma­ni­da­des, cien­cias pu­ras o de­re­cho, el de­ber es el mis­mo, apor­tar a la so­cie­dad, des­cu­brien­do o des­cri­bien­do sis­te­má­ti­ca­men­te una pro­ble­má­ti­ca, y ¿por qué no? apor­tar una so­lu­ción. Evi­den­te­men­te es­to en alian­za con otras ins­ti­tu­cio­nes pú­bli­cas, pri­va­das y ONG.

La pro­duc­ción de co­no­ci­mien­to a tra­vés de la in­ves­ti­ga­ción be­ne­fi­cia a los in­ves­ti­ga­do­res, a la co­mu­ni­dad cien­tí­fi­ca, a la cien­cia mis­ma y por su­pues­to a la so­cie­dad. Son fun­da­men­ta­les los es­pa­cios de di­vul­ga­ción de las in­ves­ti­ga­cio­nes en re­vis­tas, li­bros, con­gre­sos, con­fe­ren­cias, por­que es aquí que la co­mu­ni­dad cien­tí­fi­ca y po­bla­ción en ge­ne­ral co­no­ce los re­sul­ta­dos de lo que se ha­ce.

Las­ti­mo­sa­men­te el pen­sa­mien­to crí­ti­co y el pen­sa­mien­to e in­te­rés cien­tí­fi­co no es al­go que se desa­rro­lle y apa­rez­ca de la no­che a la ma­ña­na. La as­pi­ra­ción de la ma­yo­ría de los es­tu­dian­tes al in­gre­sar a la edu­caAu­tó­no­ma ción su­pe­rior es egre­sar de una ca­rre­ra y con­se­guir un em­pleo, lo que en vis­tas de la si­tua­ción del país no es con­de­na­ble, pe­ro hay que am­pliar el ho­ri­zon­te de las men­tes hon­du­re­ñas.

Tam­bién hay que des­mi­ti­fi­car la fi­gu­ra del “ge­nio in­ves­ti­ga­dor”, una idea ca­ri­ca­tu­ri­za­da de la cien­cia, en otras pa­la­bras, no se ne­ce­si­ta ser un su­per­do­ta­do pa­ra ser un cien­tí­fi­co, bas­ta­rá la apli­ca­ción al es­tu­dio y la dis­ci­pli­na en el tra­ba­jo. Es por eso que se vuel­ve im­pe­ra­ti­vo que la ins­ti­tu­ción y los do­cen­tes in­cen­ti­ven los es­pa­cios de in­ves­ti­ga­ción con al­tos es­tán­da­res de ca­li­dad.

En los úl­ti­mos diez años la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal de Hon­du­ras ha rea­li­za­do los Con­gre­sos de In­ves­ti­ga­ción Cien­tí­fi­ca, es­tos es­pa­cios de­ben ser bien apro­ve­cha­dos, y aun­que es­tán di­ri­gi­dos en pri­me­ra ins­tan­cia a la co­mu­ni­dad cien­tí­fi­ca y uni­ver­si­ta­ria los te­mas que allí se tra­tan son de in­teres na­cio­nal, en to­dos los ni­ve­les. Del mis­mo mo­do exis­ten en las ins­ti­tu­cio­nes pú­bli­cas de edu­ca­ción su­pe­rior re­vis­tas de di­vul­ga­ción.

La cien­cia es­tá al ser­vi­cio del hom­bre y la so­cie­dad, y a ve­ces en el fer­vor po­li­ti­que­ro se ol­vi­da que to­da po­lí­ti­ca de de­sa­rro­llo, en el área que sea, tie­ne como fun­da­men­to el co­no­ci­mien­to, o al me­nos eso es lo ideal. ¿Se­rá que eso es lo que nos ha he­cho fal­ta?

La cien­cia es­tá al ser­vi­cio del hom­bre y la so­cie­dad, y a ve­ces en el fer­vor po­li­ti­que­ro se ol­vi­da que to­da po­lí­ti­ca de de­sa­rro­llo, en el área que sea, tie­ne como fun­da­men­to el co­no­ci­mien­to...”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.