Pan­di­llas usan mo­de­lo de ma­fias co­lom­bia­nas

El re­cien­te ha­llaz­go de ar­mas y uni­for­mes mi­li­ta­res en una igle­sia evan­gé­li­ca en San Pe­dro Su­la re­ve­la un pro­ce­der si­mi­lar al de los nar­cos en Co­lom­bia y Mé­xi­co. Las pan­di­llas im­po­nen el te­rror pa­ra usar de mam­pa­ras si­tios inima­gi­na­bles pa­ra las au­to­ri­dad

Diario El Heraldo - - Portada -

La gé­ne­sis de la es­tra­te­gia fue Co­lom­bia, pe­ro aho­ra co­mien­za a aflo­rar co­pias al car­bón en el país.

El ha­llaz­go de un ar­se­nal y per­tre­chos de uso mi­li­tar en las ins­ta­la­cio­nes de una igle­sia evan­gé­li­ca en el sec­tor de Cha­me­le­cón en­cen­dió las alar­mas de las au­to­ri­da­des en San Pe­dro Su­la.

La reac­ción se da de­bi­do a que es­ta ma­ne­ra de ope­rar del cri­men or­ga­ni­za­do se ha vis­to des­de ha­ce unas dé­ca­das en Co­lom­bia y Mé­xi­co, pe­ro aho­ra se es­tá im­ple­men­tan­do en Hon­du­ras por par­te de las ma­ras y pan­di­llas.

El com­ba­te des­de los en­tes de seguridad ha obli­ga­do a es­tas es­truc­tu­ras cri­mi­na­les a in­ge­niar­se nue­vas ma­ne­ras de có­mo ope­rar, ya sea pa­ra ocul­tar sus ar­mas, co­mo en este ca­so, o pa­ra pa­sar des­aper­ci­bi­dos por las au­to­ri­da­des.

Se­gún ex­per­tos con­sul­ta­dos por EL HERALDO y que pi­die­ron man­te­ner el ano­ni­ma­to por su seguridad, es­tas ar­ti­ma­ñas en su ma­yo­ría tie­nen un pa­trón de con­duc­ta, el de las ma­fias co­lom­bia­nas.

A ini­cios del pre­sen­te si­glo co­men­za­ron en el país a apa­re­cer per­so­nas des­cuar­ti­za­das y en­cos­ta­la­das, es­to fue vis­to co­mo un fe­nó­meno de­lic­ti­vo nue­vo.

Aho­ra, el in­ge­nio se po­ne de ma­ni­fies­to en ca­da in­cau­ta­ción de ar­mas o dro­gas por las for­mas y es­tra­te­gias de ocul­ta­mien­to que em­plean.

Ayu­das e in­ti­mi­da­ción

Uno de los ex­per­tos con­sul­ta­dos en el área de la cri­mi­na­lís­ti­ca de­ta­lló que “la me­ta­mor­fo­sis de es­tas es­truc­tu­ras cri­mi­na­les pa­ra co­me­ter los de­li­tos se da de­bi­do a que las au­to­ri­da­des les es­tán com­ba­tien­do por un la­do, en­ton­ces, bus­can otra for­ma de de­lin­quir”.

La ex­pli­ca­ción a este ac­tuar, se­gún el ex­per­to, se da por­que las ma­fias ofre­cen ayu­das eco­nó­mi­cas a igle­sias, no por­que es­tén in­vo­lu- cra­das en cri­men or­ga­ni­za­do o nar­co­trá­fi­co, sino por­que es­tos di­ne­ros son uti­li­za­dos pa­ra la ayu­da de ni­ños o fa­mi­lias en pre­ca­rie­dad.

Pe­ro, es­tá la otra al­ter­na­ti­va, el te­mor o la in­ti­mi­da­ción de la que po­drían ser ob­je­tos los fe­li­gre­ses en el ca­so a ne­gar­se a guar­dar ar­mas y per­tre­chos po­li­cia­les den­tro de sus tem­plos.

“Es­to es co­pia­do de las ma­fias co­lom­bia­nas”, ase­gu­ró el ex­per­to.

No sa­ben quién es el pas­tor

So­bre el avan­ce de las in­ves­ti­ga­cio­nes en el ca­so del ha­llaz­go en la igle­sia, Da­niel Me­rino, portavoz de la Po­li­cía Na­cio­nal en San Pe­dro Su­la, ex­pre­só a EL HERALDO que “no he­mos po­di­do in­ves­ti­gar quién es el pas­tor de la igle­sia por­que no hay na­die que dé re­fe­ren­cia de él”.

Me­rino ma­ni­fes­tó que a pe­sar de que la igle­sia se en­con­tra­ba so­la al mo­men­to de ha­cer la ins­pec­ción, se no­ta-

ba que es­ta­ba en ac­ti­vi­dad per­ma­nen­te, sin em­bar­go, no ha­bía na­die cuan­do in­gre­sa­ron al templo re­li­gio­so.

Se tra­tó de in­da­gar el pa­ra­de­ro e iden­ti­dad del mi­nis­tro de la con­gre­ga­ción Igle­sia de Dios, pe­ro na­die co­la­bo­ró con ellos en la zo­na de la co­lo­nia Eben Ezer, tal vez por te­mor a re­pre­sa­lias, de­ta­lló.

A pe­sar de la in­sis­ten­cia en la bús­que­da pa­ra sa­ber quién es el pas­tor y có­mo in­gre­sa­ron las ar­mas al templo evan­gé­li­co, Me­rino ase­ve­ró que “na­die da ra­zón y tam­po­co él (re­li­gio­so) se ha pre­sen­ta­do con no­so­tros”.

Se­gún las in­ves­ti­ga­cio­nes, por la zo­na don­de fue­ron en­con­tra­das las ar­mas, es­tas po­drían per­te­ne­cer a la Pan­di­lla 18, sin em­bar­go, este ex­tre­mo es­tá por con­fir­mar­se de acuer­do a co­mo avan­cen las in­ves­ti­ga­cio­nes

FO­TO: EL HERALDO

Los per­tre­chos mi­li­ta­res en­con­tra­dos en la igle­sia te­nían se­llos de fa­bri­ca­ción si­mi­la­res a los de la In­dus­tria Mi­li­tar de las Fuer­zas Ar­ma­das. Asi­mis­mo, las bo­tas y uno de los fu­si­les son de uso del Ejér­ci­to; las au­to­ri­da­des es­tán co­rro­bo­ran­do su au­ten­ti­ci­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.