Fu­ga, otra vez, en Renaciendo

Diario El Heraldo - - Opinión -

La re­cien­te fu­ga de 13 me­no­res in­frac­to­res del cen­tro de in­ter­na­mien­to Renaciendo en Tá­ma­ra es ya el col­mo de la in­ca­pa­ci­dad en el sis­te­ma re­for­ma­to­rio de nues­tro país. En lo que va del año se han re­gis­tra­do al me­nos seis fu­gas en es­te re­cin­to y en el de San Pe­dro Sula, que pa­re­cen in­co­rre­gi­bles co­la­de­ras.

Es­ta si­tua­ción no es muy di­fe­ren­te de la que se pre­sen­ta en los cen­tros pe­ni­ten­cia­rios, don­de la in­go­ber­na­bi­li­dad si­gue pri­man­do sin que las au­to­ri­da­des lo­gren asu­mir de una vez por to­das el con­trol.

En­tre los pa­ra­le­lis­mos es­tá la in­com­pe­ten­cia pa­ra evitar el in­gre­so de ar­mas, dro­gas y di­ne­ro a es­tos re­cin­tos y has­ta pa­ra es­ta­ble­cer la ver­da­de­ra iden­ti­dad de los re­clui­dos. Pa­ra el ca­so, ho­ras an­tes de la fu­ga del sá­ba­do 6 de agos­to se pro­du­jo en Renaciendo un en­fren­ta­mien­to con ob­je­tos con­tun­den­tes que de­jó tres he­ri­dos, uno de ellos se­ría ma­yor de edad, aun­que las au­to­ri­da­des no han con­fir­ma­do ni re­cha­za­do ese ex­tre­mo.

De los 528 me­no­res in­frac­to­res que an­tes del fin de se­ma­na se con­ta­bi­li­za­ban a ni­vel na­cio­nal, 214 es­ta­ban en Renaciendo, el prin­ci­pal cen­tro de in­ter­na­mien­to de me­no­res del país. La­men­ta­ble­men­te, ya sea por ne­gli­gen­cia o com­pli­ci­dad, es­te se en­cuen­tra ba­jo el con­trol de los pan­di­lle­ros, que si­guen ha­cien­do lo que quie­ren; por más que las au­to­ri­da­des di­gan y pro­me­tan, la reali­dad es que no han he­cho na­da. Es­tos cen­tros, que de­be­rían ser un pun­to de in­fle­xión en la vida de mu­chos de es­tos me­no­res me­dian­te la reha­bi­li­ta­ción, for­ma­ción e in­ser­ción so­cial, son más bien se­mi­lle­ros del cri­men or­ga­ni­za­do.

Es­tos jó­ve­nes, a quie­nes se les su­po­ne res­pon­sa­bles por ase­si­na­to, vio­la­ción, ex­tor­sión, ro­bo, tráfico de dro­gas y aso­cia­ción ilí­ci­ta, en­tre otros, re­pre­sen­tan una pro­ble­má­ti­ca que de­be ser aten­di­da más allá del ve­tus­to edi­fi­cio de Renaciendo. No se tra­ta na­da más de man­te­ner­los re­clui­dos, sino de que sean par­te de un ver­da­de­ro pro­gra­ma de in­te­gra­ción a la so­cie­dad.

Es­pe­ra­mos que a par­tir de es­ta úl­ti­ma fu­ga se em­pie­cen a ge­ne­rar ver­da­de­ros cam­bios, que ha­ya con­se­cuen­cias si hu­bo com­pli­ci­dad o in­do­len­cia de los em­plea­dos y que es­tos cen­tros cum­plan por fin con el pro­pó­si­to pa­ra el que fue­ron crea­dos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.