Depresión y fa­ma, una com­bi­na­ción ex­plo­si­va de la que va­rios ar­tis­tas han sa­li­do ade­lan­te

En­fer­me­dad Al­gu­nas per­so­na­li­da­des del es­pec­tácu­lo pa­de­cie­ron cua­dros de­pre­si­vos tan se­ve­ros que no lo pu­die­ron su­pe­rar. Otros, en cam­bio, lo­gra­ron en­de­re­zar su vida per­so­nal y su ca­rre­ra ar­tís­ti­ca

Diario El Heraldo - - Vida - TEGUCIGALPA

La depresión es una en­fer­me­dad de la que mu­cho se ha­bla y de la que po­co se en­tien­de. El re­cien­te ca­so de Si­néad O’Con­nor es una prue­ba de que la gen­te cree que quien pa­de­ce depresión tie­ne el con­trol de su tras­torno, que so­lo bas­ta con que un día la per­so­na se le­van­te con ac­ti­tud po­si­ti­va, pe­ro no es así.

Y ya que los fa­mo­sos son per­so­na­jes que es­tán ba­jo la mi­ra­da pú­bli­ca, sir­ven de ejem­plo pa­ra tra­tar de com­pren­der es­to. El pri­mer ca­so es el de O’Con­nor, que es una mues­tra de que una per­so­na de­pre­si­va pier­de la es­pe­ran­za y en su men­te se es­ta­ble­ce el pen­sa­mien­to de que lo me­jor es aca­bar con su vida. El can­tan­te Aa­ron Car­ter es prue­ba del des­equi­li­brio que pue­de su­frir la vida de una

per­so­na de­pre­si­va y adic­ta. Y el pun­to crí­ti­co es Ches­ter Ben­ning­ton, cu­ya depresión lo lle­vó a ter­mi­nar con su vida. Pe­ro la gen­te, le­jos de que­rer en­ten­der, to­ma la vía fá­cil: ha­cer es­car­nio de las en­fer­me­da­des de otros.

Pa­ra com­pren­der más es­ta si­tua­ción con­sul­ta­mos a la psi­có­lo­ga Patricia Mac­kay, quien se­ña­la que la depresión pue­de su­frir­la cual­quier per­so­na, des­de la que no tie­ne ni un cin­co en el ban­co has­ta la que tie­ne una cuen­ta de mi­llo­nes de dó­la­res. Los ar­tis­tas, en es­pe­cial, pue­den te­ner mu­cho di­ne­ro, es­tar aten­di­dos por de­ce­nas de per­so­nas y aun así des­en­ca­de­nar un cua­dro de­pre­si­vo, por­que si bien es­te tras­torno pue­de ser desa­rro­lla­do por un fac­tor ex­terno, co­mo la muer­te de un ser que­ri­do o una en­fer­me­dad pro­pia, a ve­ces las per­so­nas no sa­ben ni por qué es­tán así.

“A la gen­te se le ol­vi­da que los ar­tis­tas son per­so­nas y las per­so­nas tie­nen his­to­rias

Jim Ca­rrey.

Sus dos ma­tri­mo­nios fa­lli­dos lo de­ja­ron su­mer­gi­do en un cua­dro de­pre­si­vo que lo lle­vó a me­di­car­se pa­ra po­der su­pe­rar es­te tras­torno. Su sa­lud me­jo­ró no­ta­ble­men­te.

De­mi Lo­va­to.

Su­frió una te­rri­ble depresión cuan­do era una ado­les­cen­te. Pa­ra sa­lir de ese epi­so­dio fue in­ter­na­da en un cen­tro de reha­bi­li­ta­ción. La can­tan­te tam­bién lu­chó por años con sus adic­cio­nes y tras­tor­nos ali­men­ti­cios.

Owen Wil­son.

Cau­só sor­pre­sa el ca­so de depresión del co­me­dian­te, del que ha­ce al­gún tiem­po su­frió un epi­so­dio se­ve­ro. Sa­lió li­bra­do de la ba­ta­lla que ca­si lo lle­va a la muer­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.