Ze­di­llo abo­ga por una po­lí­ti­ca mi­gra­to­ria abier­ta de EE UU

El ex­man­da­ta­rio ha­bló con EL HERALDO al con­cluir su po­nen­cia en Uni­tec so­bre “La glo­ba­li­za­ción y el pa­pel de los jó­ve­nes en el de­sa­rro­llo de la eco­no­mía del fu­tu­ro”

Diario El Heraldo - - País - El Heraldo faus­tino.or­dó­ñez@el­he­ral­do.hn

El ex­pre­si­den­te me­xi­cano Er­nes­to Ze­di­llo abo­gó ayer por una po­lí­ti­ca mi­gra­to­ria abier­ta por par­te de Es­ta­dos Uni­dos pa­ra be­ne­fi­ciar a esa gran ma­sa de po­bla­ción que sa­le de sus paí­ses en bus­ca del “sue­ño ame­ri­cano”.

Ze­di­llo se en­cuen­tra en Hon­du­ras in­vi­ta­do por la Uni­ver­si­dad Tec­no­ló­gi­ca Cen­troa­me­ri­ca­na (Uni­tec) en el mar­co de su 30 aniver­sa­rio.

Al con­cluir su con­fe­ren­cia, el ex­man­da­ta­rio me­xi­cano aten­dió a EL HERALDO y con­tes­tó tres pre­gun­tas.

¿Có­mo ve los pro­ce­sos de em­po­de­ra­mien­to de la ju­ven­tud en tiem­pos en los que las mi­cro­em­pre­sas es­tán sos­te­nien­do las eco­no­mías de los paí­ses en de­sa­rro­llo co­mo Hon­du­ras? El he­cho de te­ner mi­cro­em­pre­sas es un he­cho bueno por­que la al­ter­na­ti­va se­ría no te­ner em­pleos y la gen­te tie­ne que sub­sis­tir. Pe­ro tam­bién es un he­cho no muy bueno, e in­clu­so ma­lo, por­que mu­chas de es­tas mi­cro­em­pre­sas real­men­te ope­ran en el sec­tor in­for­mal de la eco­no­mía y eso quie­re de­cir que ca­si es­tán con­de­na­das a ser em­pre­sas im­pro­duc­ti­vas que nun­ca cre­cen. Y que por lo mis­mo no pue­den ge­ne­rar más em­pleos y me­jo­res sa­la­rios. Es un sín­to­ma de que al­go no es­tá bien y es­te pro­ble­ma lo com­par­ti­mos hon­du­re­ños y me­xi­ca­nos. Te­ne­mos más de la mi­tad de nues­tra fuer­za de tra­ba­jo em­plea­da en el sec­tor in­for­mal de la eco­no­mía y eso es con­de­nar­los a la im­pro­duc­ti­vi­dad, al ba­jo cre­ci­mien­to. En­ton­ces los go­bier­nos tie­nen que pre­gun­tar­se cuá­les son las con­di­cio­nes que de­be­rían dar­se pa­ra que esas mi­cro­em­pre­sas crez­can pa­ra que de­jen de ser par­te del sec­tor in­for­mal de la eco­no­mía pa­ra que sean más pro­duc­ti­vas, pa­ra que em­pleen más gen­te y así pa­sar de una eco­no­mía de sub­sis­ten­cia a una eco­no­mía mo­der­na y di­ná­mi­ca.

¿Cuál ha si­do la ex­pe­rien­cia de Mé­xi­co en el

te­ma del de­sa­rro­llo eco­nó­mi­co im­ple­men­tan­do las ini­cia­ti­vas y po­ten­cia­li­da­des de los jó­ve­nes? Real­men­te, paí­ses co­mo Mé­xi­co y co­mo Hon­du­ras han cre­ci­do en ba­se al cre­ci­mien­to de su po­bla­ción y de

su fuer­za de tra­ba­jo. En­ton­ces, po­de­mos de­cir que esos jó­ve­nes que se in­cor­po­ran al sec­tor for­mal o sec­tor in­for­mal ca­da año son los que han mo­vi­do a nues­tras eco­no­mías du­ran­te un tiem­po.

El pro­ble­ma es que mu­chos de esos jó­ve­nes lle­gan al mer­ca­do de tra­ba­jo sin una pre­pa­ra­ción su­fi­cien­te y de ca­li­dad pa­ra te­ner me­jo­res pers­pec­ti­vas pa­ra ellos y que su con­tri­bu­ción sea im­por­tan­te pa­ra ge­ne­rar en la eco­no­mía. Te­ne­mos que ase­gu­rar­nos que lo ha­gan de una ma­ne­ra más pro­duc­ti­va y es­to tran­si­ta por te­ner me­jo­res sis­te­ma edu­ca­ti­vos.

¿Qué jui­cio tie­ne so­bre el fe­nó­meno mi­gra­to­rio y el pa­pel que ha ju­ga­do Mé­xi­co pa­ra los jó­ve­nes emi­gran­tes cen­troa­me­ri­ca­nos? La mi­gra­ción es un fe­nó­meno eco­nó­mi­co que se ha da­do a lo lar­go de nues­tra his­to­ria y al­gu­nas ve­ces he­mos te­ni­do mi­gra­cio­nes que lla­ma­ría­mos hu­ma­ni­ta­rias, co­mo ha si­do el ca­so de Centroamérica cuan­do la zo­na, mu­cho peor que aho­ra, es­ta­ba su­mi­da en con­flic­to o cuan­do he­mos te­ni­do de­sas­tres na­tu­ra­les. Al fi­nal de cuen­tas siem­pre hay una ra­zón eco­nó­mi­ca pa­ra la mi­gra­ción y, ob­via­men­te, en nues­tro ca­so el gran re­cep­tor de nues­tros mi­gran­tes, la eco­no­mía más gran­de del mun­do, Es­ta­dos Uni­dos. Des­gra­cia­da­men­te so­lo una par­te de nues­tra mi­gra­ción es una mi­gra­ción do­cu­men­ta­da. Es­ta­dos Uni­dos es uno de los paí­ses más abier­tos del mun­do, sin em­bar­go, des­de ha­ce al­gu­nas dé­ca­das to­ma­ron la de­ci­sión de apli­car una po­lí­ti­ca res­tric­ti­va y eso ha cau­sa­do que par­te de nues­tros mi­gran­tes sean mi­gran­tes no do­cu­men­ta­dos.

Y es­to es muy in­con­ve­nien­te por­que en reali­dad Es­ta­dos Uni­dos po­dría te­ner una po­lí­ti­ca aún más abier­ta don­de re­gu­la­ran la mi­gra­ción y aten­die­ran su mer­ca­do de tra­ba­jo, aten­die­ran las ne­ce­si­da­des de nues­tra eco­no­mía y nues­tra gen­te pu­die­ra ha­cer una con­tri­bu­ción a esa eco­no­mía sin caer en la ca­li­dad de in­do­cu­men­ta­ción e in­clu­so la ile­ga­li­dad que aho­ra pre­va­le­ce en­tre mu­chos de nues­tros mi­gran­tes

El sec­tor in­for­mal de­be pa­sar de una eco­no­mía de sub­sis­ten­cia a una eco­no­mía mo­der­na y di­ná­mi­ca”. Mu­chos jó­ve­nes lle­gan al mer­ca­do de tra­ba­jo sin una pre­pa­ra­ción su­fi­cien­te y de ca­li­dad”. Que lo ha­gan de ma­ne­ra más pro­duc­ti­va y es­to tran­si­ta por te­ner me­jo­res sis­te­mas”. Te­ne­mos más de la mi­tad de nues­tra fuer­za em­plea­da en el sec­tor in­for­mal de la eco­no­mía”.

FO­TO: DA­VID RO­ME­RO

El ex­pre­si­den­te me­xi­cano con­si­de­ra que la edu­ca­ción, tan­to pú­bli­ca co­mo pri­va­da, es vi­tal pa­ra me­jo­rar la pro­duc­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.