País so­ña­do ¿Có­mo se pa­ga el di­ne­ral de la cam­pa­ña?

Diario El Heraldo - - Opinión -

(Li­be­ral y Na­cio­nal), a las dos can­di­da­tu­ras pre­si­den­cia­les, por si aca­so.

Cam­bia­ron los tiem­pos, se vol­vie­ron vio­len­tos y pe­li­gro­sos; los vie­jos te­mo­res sur­gie­ron por don­de se es­pe­ra­ban: Hon­du­ras trans­for­ma­da en una pla­ta­for­ma del cri­men or­ga­ni­za­do, que rá­pi­da­men­te con­ta­mi­nó la po­lí­ti­ca. Pron­to apa­re­cie­ron as­pi­ran­tes a car­gos de elec­ción po­pu­lar con du­do­sas cam­pa­ñas mi­llo­na­rias y po­co des­pués se mul­ti­pli­ca­ron las sos­pe­chas y las acu­sa­cio­nes con­tra dipu­tados, al­cal­des y otros fun­cio­na­rios fi­nan­cia­dos por gru­pos cri­mi­na­les.

Pa­ra ser dipu­tado se ne­ce­si­tan diez mi­llo­nes de lem­pi­ras ¡No in­ven­te! Así lo con­si­de­ran los que es­tán al tan­to del asun­to, que si no tie­ne bi­lle­te, me­jor ni se me­ta. Des­de lue­go que va­rios han lo­gra­do lle­gar al Con­gre­so Na­cio­nal sin ha­cer ese gas­ta­zo, cier­tas co­yun­tu­ras y coin­ci­den­cias se los per­mi­tie­ron. Mu­chos no pue­den re­pe­tir la ha­za­ña.

Con una mi­ra­da no bas­ta pa­ra en­te­rar­se de que ser dipu­tado po­dría ser un buen ne­go­cio: el sa­la­rio es po­co (unos 55 mil lem­pi­ras), no ma­ne­jan pre­su­pues­tos, no to­man de­ci­sio­nes in­di­vi­dua­les, no con­tra­tan a na­die y de­ben di­rec­tri­ces a sus par­ti­dos po­lí­ti­cos. Pe­ro al­go tie­ne eso de ocu­par un asien­to en el Con­gre­so Na­cio­nal pa­ra que al­gu­nos se ma­ten por al­can­zar­lo y, lo más sos­pe­cho­so, que otros se gas­tan mi­llo­nes en una cam­pa­ña por un pues­to en el que so­lo ga­na­rán mi­les. ¿Po­der, fa­ma, for­tu­na?

Des­ca­ro, ci­nis­mo, in­mo­ra­li­dad, son ha­bi­tua­les en mu­chos po­lí­ti­cos, pe­ro al­gu­nos se pa­san; uno de ellos, con­ver­ti­do en dipu­tado, me di­jo que ha­bía gas­ta­do ca­tor­ce mi­llo­nes de lem­pi­ras en la cam­pa­ña po­lí­ti­ca y que te­nía que re­cu­pe­rar­los. No ten­go una gra­ba­ción o un do­cu­men­to que con­fir­men lo que es­cri­bo, so­lo el eco de sus pa­la­bras di­cién­do­me que pe­di­ría al pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca al­gu­nos pro­yec­tos de obras pú­bli­cas pa­ra co­brar su apor­te y, de pa­so, sa­car­le al­gu­na ga­nan­cia.

Pa­ra ser al­cal­de se ne­ce­si­tan vein­ti­cin­co mi­llo­nes de lem­pi­ras ¡No te creo! Cla­ro, si ha­bla­mos de al­cal­días más o me­nos, pa­ra Te­guz o San Pe­dro Su­la, mu­cho más. ¿Cuán­to ga­na un al­cal­de? Bueno, es­tán los de los mu­ni­ci­pios po­bres que co­bran po­co... y de los mu­ni­ci­pios po­bres que co­bran mu­cho; así hay edi­les que ga­nan quin­ce mil lem­pi­ras y los que se lle­van cien mil al mes.

El al­cal­de es la es­tre­lla del pue­blo, el go­bierno lo­cal, to­ma de­ci­sio­nes, desa­rro­lla pro­yec­tos, co­bra im­pues­tos, ma­ne­ja pre­su­pues­to, com­pra co­sas, con­tra­ta ser­vi­cios, co­no­ce a los jue­ces y se lle­va con el je­fe po­li­cial; su­fi­cien­te atrac­ti­vo pa­ra comerciantes y em­pre­sa­rios que le apues­tan a su can­di­da­tu­ra, pa­ra ga­nar­se sus com­pro­mi­sos y pa­ra el cri­men or­ga­ni­za­do es co­mo mos­ca a la miel.

Aho­ra te­ne­mos una ley ¡por fin! que po­ne un te­cho al gas­to, si quie­re as­pi­rar a la pre­si­den­cia no se pue­de pa­sar de... ¡470 mi­llo­nes de lem­pi­ras! ¿Es bro­ma? Si pre­ten­de ser dipu­tado, di­ga­mos por el de­par­ta­men­to de Fran­cis­co Mo­ra­zán, no pue­de ex­ce­der­se de 3.7 mi­llo­nes. Oja­lá que un día ser po­lí­ti­co no sea una pro­fe­sión

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.