En­trE Pa­rén­tE­sis En­cues­tas y “en­cues­tas”

Diario El Heraldo - - Opinión -

ar­gu­men­tos pa­ra cues­tio­nar su va­li­dez y uti­li­dad.

Cu­rio­sa­men­te, la ma­yo­ría de quie­nes de­nues­tan es­tas he­rra­mien­tas pa­ra co­no­cer es­ta­dos de opi­nión u otras cues­tio­nes, des­de­ñan los re­por­tes de los acier­tos -que son los más- y las luen­gas ex­pli­ca­cio­nes pa­ra en­ten­der el porqué de los “fa­llos” pa­ra in­ter­pre­tar el ani­mus de las po­bla­cio­nes en los ejem­plos citados. Es de­cir, se cen­tran en un ár­bol sin ver el bos­que y, más gra­ve, sin atre­ver­se a ver­lo de cer­ca o ca­mi­nar den­tro de él.

En el ofi­cio de ana­li­zar el en­torno po­lí­ti­co na­cio­nal y allen­de fron­te­ras, he co­no­ci­do in­ves­ti­ga­do­res de va­rias na­cio­na­li­da­des, to­dos ellos ave­za­dos en la re­co­lec­ción e in­ter­pre­ta­ción de da­tos cuan- ti­ta­ti­vos y cua­li­ta­ti­vos. Pa­ra ex­pli­car su uti­li­dad, uno de ellos -hon­du­re­ño pa­ra más se­ñas- gus­ta­ba ex­pli­car que cuan­do uno desea sa­ber si una sopa es­tá muy sa­la­da, des­a­bri­da o ca­lien­te, no se la to­ma to­da, sino que to­ma una cu­cha­ra­da. “Así fun­cio­nan las en­cues­tas”, me de­cía, sin de­jar de ha­cer no­tar que uno de­be sa­ber tam­bién có­mo to­mar la mues­tra pa­ra no terminar con una gra­ve que­ma­du­ra en la bo­ca o sor­bien­do la por­ción en que el co­ci­ne­ro re­cién echó la sal. En otras pa­la­bras, has­ta pa­ra pro­bar la sopa se ne­ce­si­ta al­go de ex­pe­rien­cia y cien­cia.

Pre­pa­rar y apli­car en­cues­tas no es un pro­ce­so sim­ple. No se tra­ta so­la­men­te de ha­cer un cues­tio­na­rio y sa­lir a la ca­lle a pre­gun­tar­le al pri­me­ro que pa­sa. Al­gu­nos me­dios de co­mu­ni­ca­ción se han acos­tum­bra­do a lla­mar “son­deo de opi­nión” a los in­te­rro­ga­to­rios mi­cró­fono en mano que ha­cen sus re­por­te­ros en una ca­lle tran­si­ta­da de cual­quier ciu­dad; otros, le dan va­li­dez es­ta­dís­ti­ca y “mues­tral” a los re­cuen­tos de men­sa­jes des­de a un te­lé­fono mó­vil a fa­vor o en con­tra de una in­te­rro­gan­te, o a los “me gus­ta” (li­kes) a una pu­bli­ca­ción en re­des so­cia­les. En el me­jor de los ca­sos -y va­ya si soy osa­do al de­cir­lo- los re­sul­ta­dos com­pi­la­dos ape­nas re­ve­lan las res­pues­tas de los tran­seún­tes en una ho­ra y lugar de­ter­mi­na­dos de una po­bla­ción, de la au­dien­cia de un pro­gra­ma de te­le­vi­sión o de quie­nes tie­nen ac­ce­so a la In­ter­net y se die­ron cuen­ta que se ha­cía la pre­gun­ta de ma­rras (ape­nas 1/3 de la gen­te en nues­tro país tie­ne co­nec­ti­vi­dad).

Ca­da vez que hay elec­cio­nes em­pie­za la di­fu­sión de re­sul­ta­dos de en­cues­tas de opi­nión, de las que po­co se sa­be si cum­plie­ron con la pro­li­ji­dad de la es­ta­dís­ti­ca y la éti­ca cien­tí­fi­ca.

Cu­rio­sa­men­te, pa­ra al­gu­nos po­lí­ti­cos so­lo son bue­nas y creí­bles aque­llas en las que ellos se ven fa­vo­re­ci­dos co­mo op­ción, sien­do ma­las las que di­cen lo con­tra­rio. Por for­tu­na, hay gen­te ho­nes­ta en­tre los que aus­cul­tan la opi­nión pú­bli­ca que nos di­cen “có­mo anda la co­sa”, y se­rá de­ci­sión de los ase­so­res del rey ex­pli­car­le o no que es­tá des­nu­do. Que él lo crea, eso ya es otra vai­na

Al­gu­nos me­dios de co­mu­ni­ca­ción se han acos­tum­bra­do a lla­mar “son­deo de opi­nión” a los in­te­rro­ga­to­rios mi­cró­fono en mano que ha­cen sus re­por­te­ros en una ca­lle tran­si­ta­da de cual­quier ciu­dad”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.