Nas­ra­lla lla­ma a la vio­len­cia

Diario El Heraldo - - País - Ed­gar­do Rodríguez

Ina­cep­ta­ble lo que di­jo el can­di­da­to de Li­bre, que el día de las elec­cio­nes si sus mi­li­tan­tes ob­ser­van la más mí­ni­ma irre­gu­la­ri­dad que to­men “la jus­ti­cia en sus ma­nos”. Es un cla­ro lla­ma­do a la vio­len­cia, a la con­fron­ta­ción en­tre ri­va­les po­lí­ti­cos. Es cla­ro que los ase­so­res de cam­pa­ña han op­ta­do por el estilo Trump, ha­cer o de­cir pa­ya­sa­das o in­sen­sa­te­ces, pa­ra co­nec­tar con el po­pu­la­cho y así ga­nar po­pu­la­ri­dad y adep­tos.

La vio­len­cia po­lí­ti­ca elec­to­ral se ha ve­ni­do erra­di­can­do en Hon­du­ras po­co a po­co. Ha­ce trein­ta años o más, era co­mún que en las elec­cio­nes los ri­va­les par- ti­dis­tas se fue­ran a los gol­pes o se sa­ca­ran las pis­to­las por los frau­des del pa­sa­do, pe­ro eso se ha ido su­peran­do, de ahí que el lla­ma­do de Nas­ra­lla nos re­mon­ta a épo­cas a las que na­die quie­re re­tor­nar.

De an­te­mano se sa­be que el ac­tual pro­ce­so elec­to­ral se­rá de al­ta ten­sión, por­que es vi­tal pa­ra dos par­ti­dos de la opo­si­ción ga­nar en noviembre, de lo con­tra­rio se su­mi­rían en una pro­fun­da cri­sis de cre­di­bi­li­dad ante sus se­gui­do­res, pa­ra ellos es una elec­ción de vi­da o muer­te, ra­zón por la cual es­tán ha­cien­do to­do por des­le­gi­ti­mar el po­si­ble triun­fo del par­ti­do en el po­der y can­tan­do frau­de, por­que al per­der ellos las elec­cio­nes ya tie­nen lis­ta la jus­ti­fi­ca­ción. Es­te es un li­bre­to im­ple­men­ta­do des­de el año pa­sa­do, “Mel“Ze­la­ya ha di­cho que si no se nom­bra su representante en el Tri­bu­nal Su­pre­mo Elec­to­ral no re­co­no­ce­rán los re­sul­ta­dos elec­to­ra­les, que si no se apli­ca el lec­tor de hue­lla tam­po­co y si no se con­tra­tan em­pre­sas alle­ga­das a Li­bre, en lu­gar de Ma­pa So­lu­cio­nes, no ha­brá elec­cio­nes. A esas ame­na­zas aho­ra se su­ma el lla­ma­do a la vio­len­cia de Nas­ra­lla.

Hay hon­du­re­ños de bue­na fe que han pues­to sus ojos en ese can­di­da­to de la opo­si­ción, pe­ro esa y mu­chas otras ex­pre­sio­nes de­be­rían ser­vir­les pa­ra re­fle­xio­nar sobre el ti­po de go­ber­nan­te que ten­dría Hon­du­ras de lle­gar Li­bre al po­der. Si Nas­ra­lla no se mi­de con las pa­la­bras, qué no lo ha­ría con sus ac­cio­nes gu­ber­na­men­ta­les. Los que de­ses­pe­ra­da­men­te quie­ren un cam­bio, de­ben te­ner mu­cho cui­da­do, no va­ya a ser que la me­di­ci­na sea peor que la en­fer­me­dad o, co­mo di­ce un ami­go analista, “que re­sul­te un salto al va­cío”

"Es cla­ro que los ase­so­res de cam­pa­ña han op­ta­do por el estilo Trump"

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.