Fá­bri­cas de su­dor y ex­plo­ta­ción la­bo­ral

Diario El Heraldo - - Opinión - Car­los S. Ve­las­co

Los es­fuer­zos en­tre or­ga­ni­za­cio­nes hu­ma­ni­ta­rias del nor­te y del sur han con­se­gui­do que al­gu­nas em­pre­sas adop­ten có­di­gos éti­cos que me­jo­ren las con­di­cio­nes de tra­ba­jo y fre­nen los abu­sos de las mul­ti­na­cio­na­les con­tra sus tra­ba­ja­do­res en los paí­ses em­po­bre­ci­dos, cu­yas le­gis­la­cio­nes no pro­te­gen a los asa­la­ria­dos. La ba­ta­lla por los de­re­chos la­bo­ra­les se ha tras­la­da­do al es­ce­na­rio de la co­mu­ni­ca­ción y la de­nun­cia so­cial, don­de las gran­des mul­ti­na­cio­na­les son más vul­ne­ra­bles.

La lu­cha con­tra la ex­plo­ta­ción la­bo­ral glo­ba­li­za­da co­men­zó en los años ochen­ta, cuan­do las ONG y los sin­di­ca­tos se mo­vi­li­za­ron a tra­vés de de­nun­cias pú­bli­cas que afec­ta­ban a la ima­gen cor­po­ra­ti­va de las em­pre­sas y po­nían en te­la de jui­cio su le­gi­ti­mi­dad éti­ca. Las em­pre­sas del nor­te ha­bían tras­la­da­do bue­na par­te de sus ac­ti­vi­da­des al sur don­de las le­gis­la­cio­nes eran per­mi­si­vas y los sa­la­rios muy ba­jos. Pe­ro nues­tra so­cie­dad ha con­tem­pla­do sus ac­cio­nes: sa­la­rios ras­tre­ros, con­di­cio­nes in­fra­hu­ma­nas, agre­sio­nes ver­ba­les y fí­si­cas, y si­tua­cio­nes de con­fi­na­mien­to. Ha­ce años que Ni­ke acep­tó, pe­ro pa­re­ce que no se ha res­pe­ta­do siem­pre, un có­di­go de con­duc­ta des­pués de una vi­ru­len­ta cam­pa­ña desata­da por sus des­ma­nes en In­do­ne­sia, Chi­na, y Tai­lan­dia. Es­tu­dian­tes con­tra las Fá­bri­cas de Su­dor (Stu­dents against Sweats­hops), una aso­cia­ción uni­ver­si­ta­ria es­ta­dou­ni­den­se, obli­gó a la mul­ti­na­cio­nal a pu­bli­car par­te de la ubi­ca­ción de sus sub­con­tra­tas. Aún así, la opa­ci­dad ha si­do una cons­tan­te.

En Reino Uni­dos cin­co gran­des em­pre­sas tex­ti­les, co­mo Marks & Spen­cer y C&A, asu­mie­ron sus res­pec­ti­vos có­di­gos éti­cos des­pués de tres años de pre­sio­nes por par­te de los con­su­mi­do­res y la coor­di­na­ción de la ONG Ox­fam.

La em­pre­sa sui­za Mi­gros, de­di­ca­da a la dis­tri­bu­ción de pro­duc­tos, re­mi­tió una car­ta a sus pro­vee­do­res de Al­me­ría (Es­pa­ña) pa­ra ad­ver­tir­les de que si no me­jo­ra­ban sus con­di­cio­nes la­bo­ra­les de­ja­rían de tra­ba­jar con ellos. En la mis­ma car­ta se ex­pli­ca­ba que es­ta me­di­da res­pon­día a las pe­ti­cio­nes de clien­tes que se ne­ga­ban a con­su­mir ali­men­tos sin ga­ran­tías so­cia­les.

En 1998, la Or­ga­ni­za­ción In­ter­na­cio­nal del Tra­ba­jo (OIT) enume­ró las em­pre­sas que ha­bían re­dac­ta­do có­di­gos éti­cos, el 90% per­te­ne­cien­tes a paí­ses del nor­te. Es­te éxi­to de­be ser ma­ti­za­do y so­pe­sa­do: so­lo el 15% de los có­di­gos men­cio­nan la li­ber­tad de aso­cia­ción y so­lo el 25% se com­pro­me­ten a no re­cu­rrir al tra­ba­jo for­za­do. Su apli­ca­ción es to­da­vía una asig­na­tu­ra pen­dien­te.

Al­gu­nas mul­ti­na­cio­na­les di­cen no creer que la equi­vo­ca­ción re­si­da en las ma­las con­di­cio­nes la­bo­ra­les o de con­tra­ta­ción que im­po­nen en el sur, sino en una ma­la ges­tión de su co­mu­ni­ca­ción. Una “efi­caz” cam­pa­ña de Ni­ke pue­de eclip­sar la (pé­si­ma) si­tua­ción la­bo­ral de 500,000 tra­ba­ja­do­res.

Pa­re­ce que ha lle­ga­do la ho­ra de re­vi­sar esos com­pro­mi­sos, mu­chos de ellos aban­do­na­dos o ter­gi­ver­sa­dos, por­que la co­rrup­ción ha adop­ta­do di­ver­sas for­mas fi­nan­cie­ras y ser­vir­se de pa­raí­sos fis­ca­les, por­que pa­de­cen mi­llo­nes de tra­ba­ja­do­res de paí­ses del sur mien­tras el gla­mour y los pre­mios si­guen am­pa­ran­do a sus ex­plo­ta­do­res.

To­da­vía per­sis­te una men­ta­li­dad em­pre­sa­rial que no tie­ne en cuen­ta lo es­ta­ble­ci­do por la OIT. Un anun­cio en un pe­rió­di­co ex­pre­sa­ba lo que mu­chos pien­san: “es­ti­ma­do em­pre­sa­rio, si tie­nes pro­ble­mas con tu ne­go­cio, si no pue­des pa­gar mano de obra, te­ne­mos la so­lu­ción, paí­ses del es­te, un tra­ba­ja­dor co­bra 50 dó­la­res al mes. Tras­la­da­mos sus má­qui­nas allí”. En al­gu­nos ca­sos, los go­bier­nos lo­ca­les se “aco­mo­dan” a las exi­gen­cias de las mul­ti­na­cio­na­les. En otros ca­sos, te­men el im­pac­to eco­nó­mi­co que su­pon­dría el tras­la­do de la em­pre­sa. Y es que al­gu­nas cor­po­ra­cio­nes tie­nen po­der pa­ra ha­cer y des­ha­cer a su vo­lun­tad.

Uno de los in­for­mes so­bre Ni­ke en di­ver­sos paí­ses de Asia, rea­li­za­do so­bre más de 5,000 tra­ba­ja­do­res, con­fir­mó que se ha­bían pro­du­ci­do abu­sos co­mo sa­la­rios ba­jos, tra­to abu­si­vo y ho­ras ex­ce­si­vas de tra­ba­jo. Al­gu­nas em­pre­sas de oc­ci­den­te es­ta­ble­ci­das en paí­ses asiá­ti­cos dis­po­nen de guar­dias de se­gu­ri­dad pri­va­da que fue­ron con­tra­ta­dos pa­ra vi­gi­lar el “am­bien­te la­bo­ral”.

La pre­sión so­cial no de­be li­mi­tar­se a que las gran­des em­pre­sas tras­la­den la ubi­ca­ción de su ex­po­lio. Es­ta in­fluen­cia de­be re­dis­tri­buir­se, de for­ma que obli­gue a las sub­con­tra­tas a que adop­ten cam­bios y a que los paí­ses re­co­noz­can es­tas nue­vas con­di­cio­nes. To­do es­to de­be ser re­cor­da­do por el com­pra­dor ca­da vez que se acer­ca a una tien­da. No po­de­mos per­ma­ne­cer co­mo los eu­ro­peos has­ta ha­ce cin­co si­glos, cuan­do pen­sa­ban que la se­da era un fru­to que se ob­te­nía de los ár­bo­les. Un con­su­mo res­pon­sa­ble de­be te­ner en cuen­ta que mu­chos pro­duc­tos pro­ce­den de “fá­bri­cas de su­dor”, y que no se pue­de per­ma­ne­cer in­di­fe­ren­te. Que pro­te­jan los de­re­chos de los tra­ba­ja­do­res, y que apor­ten desa­rro­llo y bie­nes­tar en lu­gar de ex­plo­ta­ción y mi­se­ria. No más ex­cu­sas ni cam­pa­ñas pu­bli­ci­ta­rias que ocul­ten sus ex­ce­sos

La lu­cha con­tra la ex­plo­ta­ción la­bo­ral glo­ba­li­za­da co­men­zó en los años ochen­ta, cuan­do las ONG y los sin­di­ca­tos se mo­vi­li­za­ron a tra­vés de de­nun­cias pú­bli­cas que afec­ta­ban a la ima­gen cor­po­ra­ti­va de las em­pre­sas y po­nían en te­la de jui­cio su le­gi­ti­mi­dad éti­ca”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.