“Ten­go una vi­da muy abu­rri­da por­que tra­ba­jo to­dos los días”

La es­tre­lla de Holly­wood ha­bla de su vi­da tras el éxi­to de “Cre­púscu­lo” y su nue­va cin­ta Good Ti­me

Diario El Heraldo - - Vida - Fa­bian Wain­tal El He­ral­do dia­rio@el­he­ral­do.hn

El úl­ti­mo Fes­ti­val de Can­nes sor­pren­dió con un es­ti­lo de ci­ne sin los gran­des es­tu­dios de Holly­wood. Y en me­dio de una llu­via de pro­duc­cio­nes in­de­pen­dien­tes, don­de la ca­li­dad ar­tís­ti­ca no sue­le ser pro­por­cio­nal­men­te igual a los mi­llo­nes de dó­la­res in­ver­ti­dos, Ro­bert Pat­tin­son sor­pren­dió con la pe­lí­cu­la Good Ti­me, ca­sual­men­te una se­ma­na des­pués de ver a Kris­ten Ste­wart de­bu­tan­do co­mo di­rec­to­ra en el mis­mo fes­ti­val. Ya no son los in­mor­ta­les vam­pi­ros más fa­mo­sos de Holly­wood, pe­ro si­guen bus­can­do la in­mor­ta­li­dad con el ci­ne. Y al me­nos Ro­bert Pat­tin­son pa­re­ce que va por muy buen ca­mino.

¿Cam­bias­te por com­ple­to el es­ti­lo de ci­ne? No sé, pe­ro bá­si­ca­men­te ya ten­go to­do el año pró­xi­mo pla­nea­do. Voy a tra­ba­jar con Clai­re Da­nes (con la pe­lí­cu­la High Li­fe). Aho­ra mis­mo es­toy en pleno ro­da­je de otra pe­lí­cu­la con An­to­nio Cam­pos, has­ta fin de año. Y ten­go otro pro­yec­to con Ci­ro Gue­rra, el mis­mo de Em­bra­ce of the Ser­pent.

Con la pe­lí­cu­la Good Ti­me tam­bién te es­tre­nas­te en el fi­nal del Fes­ti­val de Can­nes con las me­jo­res crí­ti­cas de tu ca­rre­ra... Li­te­ral­men­te es­toy fe­liz de ha­ber­me en­con­tra­do en el Fes­ti­val de Can­nes con la gen­te con que fil­mé Good Ti­me. Fue una lo­cu­ra. To­do em­pe­zó des­pués que vi una fo­to de Arie­lle Hol­mes en In­dieWi­re y qui­se tra­ba­jar con ellos. Tu­vi­mos una so­la reunión y des­pués tam­bién vi la pu­bli­ci­dad de Hea­ven Know What con una sen­sa­ción muy ex­tra­ña que muy po­cas ve­ces sien­to. Por eso los per­se­guí has­ta el fi­nal.

¿Así de fá­cil? Ayer jus­to es­ta­ba pen­san­do en eso. Mu­chas de sus prue­bas de cas­ting pa­re­cen he­chas en la ca­lle y yo siem­pre qui­se ver­me co­mo si me hu­bie­ran ele­gi­do en la ca­lle pa­ra una pe­lí­cu­la. Su­pon­go que pen­sé: “Si voy y ha­go es­ta pe­lí­cu­la, voy a po­der pa­re­cer co­mo si me hu­bie­ran se­lec­cio­na­do así”.

¿Es cier­to que so­lías ir a las pri­me­ras au­di­cio­nes de Holly­wood fin­gien­do un acen­to nor­te­ame­ri­cano pa­ra que na­die se die­ra cuen­ta de que na­cis­te en Gran Bre­ta­ña? Bueno, en reali­dad tra­ta­ba de imi­tar otro de los per­so­na­jes por el que iba a bus­car el tra­ba­jo, en la prue­ba de au­di­ción, pa­ra in­ter­pre­tar un rol di­fe­ren­te.

¿In­gla­te­rra si­gue sien­do tu ho­gar? Su­pon­go que siem­pre lo se­rá. Es al­go que nun­ca pue­de re­em­pla­zar­se. Es un lu­gar de­ma­sia­do só­li­do en mi men­te, aun­que ca­da vez que vuel­vo to­do es com­ple­ta­men­te di­fe­ren­te (rien­do), por­que cuan­do se vi­ve en el mis­mo lu­gar nun­ca te das cuen­ta de los cam­bios, to­do se ve igual. Y cuan­do te vas por cua­tro años, na­da se ve igual.

¿Pu­dis­te man­te­ner al me­nos los mis­mos ami­gos que te­nías an­tes de la fa­ma, en In­gla­te­rra? Sí. Y tie­nen el ego de­ma­sia­do gran­de, no quie­ren ser par­te del en­to­ura­ge que sue­len te­ner otros ac­to­res que sa­len con un gru­po gran­de de gen­te. Si es­toy tra­ba­jan­do en Los Án­ge­les o Nue­va York, los veo so­lo si tie­nen que ha­cer al­go en LA o NY.

¿Hoy si­gues atra­yen­do la mis­ma aten­ción de la gen­te que en la épo­ca en que fil­ma­bas las pe­lí­cu­las de Twi­light? Real­men­te no... no sé... es una lu­cha. Yo siem­pre di­go que ten­go una vi­da muy abu­rri­da por­que tra­ba­jo to­dos los días. Y to­do re­sul­ta muy ex­tra­ño cuan­do ter­mi­nas el día can­sa­do... Me acuer­do la pri­me­ra vez que em­pe­cé a ir a las fies­tas de pre­mios y co­sas así, don­de los fans no pa­ra­ban de gri­tar. Tra­ba­ja­ba me­dio día, ape­nas te­nía diez mi­nu­tos pa­ra ves­tir­me, so­lo po­día dor­mir un po­co en el

au­to y ape­nas es­ta­ba otros diez mi­nu­tos en la en­tre­ga de pre­mios, pa­ra sa­lir y to­mar un avión por­que te­nía que tra­ba­jar de nue­vo.

¿Pe­ro ya no ne­ce­si­tas sa­lir con guar­daes­pal­das? No, por­que ra­ra­men­te voy a lu­ga­res don­de los ne­ce­si­te. Es por eso que tam­bién era tan di­fí­cil an­tes. Su­pon­go que ya no ten­go más tiem­po pa­ra tan­ta lo­cu­ra, aun­que an­tes era di­ver­ti­do.

¿A la ho­ra de via­jar en avión con­tra­tas un avión pri­va­do o vas a un ae­ro­puer­to nor­mal... aun­que via­jes en pri­me­ra cla­se? Los ae­ro­puer­tos son siem­pre di­fí­ci­les, es­pe­cial­men­te en Los Án­ge­les. Pe­ro tra­to de bus­car mi bo­le­to de avión ape­nas 20 mi­nu­tos an­tes de que des­pe­gue. Es la úni­ca for­ma.

¿Y la gen­te que arri­ba al avión no te mo­les­ta pi­dien­do au­tó­gra­fos o sel­fies? No pue­den por­que me ta­po la ca­be­za y li­te­ral­men­te me cai­go dor­mi­do ape­nas subo al avión (ri­sas)

Ro­bert tu­vo suer­te de ha­ber si­do ele­gi­do en­tre otros 3,000 ac­to­res pa­ra con­ver­tir­se en el vam­pi­ro más fa­mo­so de Holly­wood gra­cias a la sa­ga de pe­lí­cu­las de “Cre­púscu­lo”.

En la pe­lí­cu­la Good Ti­me, Ro­bert Pat­tin­son tra­ta de con­ven­cer a su no­via pa­ra que pa­gue la fian­za de su her­mano cri­mi­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.