Com­ba­tien­do el crimen y la in­se­gu­ri­dad en las Amé­ri­cas

Diario El Heraldo - - Opinión - Nés­tor Mén­dez Se­cre­ta­rio ge­ne­ral ad­jun­to de la Or­ga­ni­za­ción de los Es­ta­dos Ame­ri­ca­nos

El He­mis­fe­rio Oc­ci­den­tal ha rea­li­za­do im­por­tan­tes es­fuer­zos en los úl­ti­mos años para en­fren­tar los re­tos en­dé­mi­cos de vio­len­cia e in­se­gu­ri­dad. Sin em­bar­go, los ni­ve­les de de­lin­cuen­cia si­guen re­fle­jan­do ten­den­cias alar­man­tes y ame­na­zan has­ta la es­ta­bi­li­dad de­mo­crá­ti­ca. Amé­ri­ca La­ti­na, con el 8% de la po­bla­ción mun­dial, tie­ne una ta­sa de ho­mi­ci­dios que tri­pli­ca el pro­me­dio mun­dial. En­tre 2000 y 2016, más de 2.5 mi­llo­nes de per­so­nas fue­ron ase­si­na­das en las Amé­ri­cas. Los ni­ve­les alar­man­tes de de­lin­cuen­cia re­pre­sen­tan para mu­chos paí­ses el ma­yor ries­go a su desa­rro­llo eco­nó­mi­co y so­cial.

Las ta­sas de de­lin­cuen­cia en El Sal­va­dor, Gua­te­ma­la y Hon­du­ras, tres paí­ses cen­troa­me­ri­ca­nos que in­te­gran el Trián­gu­lo Nor­te, son muy preo­cu­pan­tes. So­lo en los úl­ti­mos tres años, es­tos paí­ses re­gis­tra­ron más de 50,000 ho­mi­ci­dios y las au­to­ri­da­des es­ti­man que en su te­rri­to­rio hay 85,000 pan­di­lle­ros ac­ti­vos.

Si bien la na­tu­ra­le­za de la vio­len­cia va­ría de un país a otro, to­dos com­par­ten fac­to­res des­es­ta­bi­li­za­do­res co­mo la po­bre­za en­dé­mi­ca, la cri­mi­na­li­dad trans­na­cio­nal y el arrai­ga­do con­flic­to en­tre las pan­di­llas ri­va­les. Es­tos ele­men­tos se com­bi­nan para cau­sar es­tra­gos en el es­ta­do de las de­mo­cra­cias frá­gi­les.

Es­tas ci­fras ex­po­nen la du­ra reali­dad de que es­te he­mis­fe­rio es­tá per­dien­do -de­bi­do a la vio­len­cia- a una ge­ne­ra­ción de jó­ve­nes, un sector de­mo­grá­fi­co que de otro mo­do po­dría vi­vir la eta­pa más pro­duc­ti­va de su vi­da.

Es­ta epi­de­mia de de­lin­cuen­cia es un obs­tácu­lo para re­du­cir la po­bre­za e im­pi­de el desa­rro­llo so­cial y eco­nó­mi­co. Las al­tas ta­sas de desempleo de los jó­ve­nes en el Trián­gu­lo Nor­te son un cla­ro in­di­ca­dor de es­te he­cho, re­sul­ta­do de opor­tu­ni­da­des edu­ca­ti­vas inade­cua­das, las pan­di­llas y la in­se­gu­ri­dad. Mi­llo­nes de jó­ve­nes son pri­va­dos de la opor­tu­ni­dad de rea­li­zar su po­ten­cial y -con de­ma­sia­da fre­cuen­cia- es­te círcu­lo vi­cio­so los lle­va a de­lin­quir pro­lon­gan­do el ci­clo de vio­len­cia y po­bre­za.

Cual­quier es­tra­te­gia que se cen­tre úni­ca­men­te en la cues­tión de se­gu­ri­dad y que ex­clu­ya ini­cia­ti­vas de desa­rro­llo sos­te­ni­ble y eco­nó­mi­co re­sul­ta­rá inade­cua­da.

La Or­ga­ni­za­ción de los Es­ta­dos Ame­ri­cano (OEA) co­lo­có a la se­gu­ri­dad pú­bli­ca y desa­rro­llo en la van­guar­dia de su agen­da. Que­re­mos for­ta­le­cer la coope­ra­ción en se­gu­ri­dad y fo­men­tar es­tra­te­gias y po­lí­ti­cas re­gio­na­les que abor­den efi­caz­men­te las ame­na­zas y los desafíos más apre­mian­tes. La Or­ga­ni­za­ción ha fa­ci­li­ta­do diá­lo­gos y fo­ros de dis­cu­sión para per­mi­tir que los or­ga­nis­mos en­car­ga­dos del cum­pli­mien­to de la ley y de la se­gu­ri­dad pú­bli­ca iden­ti­fi­quen las cau­sas es­truc­tu­ra­les de la de­lin­cuen­cia y vio­len­cia, for­jen con­sen­so so­bre las me­di­das ade­cua­das y ge­ne­ren es­fuer­zos coor­di­na­dos de in­ter­ven­ción y pre­ven­ción para mi­ti­gar su im­pac­to. El pró­xi­mo mes, la OEA re­uni­rá au­to­ri­da­des de sus 34 Es­ta­dos miem­bros en la Sex­ta Reunión de Mi­nis­tros Res­pon­sa­bles de Se­gu­ri­dad Pú­bli­ca en las Amé­ri­cas en Hon­du­ras, para con­cen­trar sus es­fuer­zos en re­du­cir la de­lin­cuen­cia, la vio­len­cia y la in­se­gu­ri­dad en la re­gión.

En es­ta reunión, los re­pre­sen­tan­tes gu­ber­na­men­ta­les se en­fo­ca­rán en el for­ta­le­ci­mien­to de la ges­tión de la se­gu­ri­dad pú­bli­ca para me­jo­rar las ca­pa­ci­da­des de los Es­ta­dos miem­bros y co­la­bo­rar en la bús­que­da de me­ca­nis­mos más efec­ti­vos para en­fren­tar múl­ti­ples y com­ple­jas ame­na­zas a la se­gu­ri­dad. Es­to in­clu­ye la me­jo­ra de mé­to­dos po­li­cia­les a tra­vés de la mo­der­ni­za­ción de re­cur­sos, la trans­pa­ren­cia y ren­di­ción de cuen­tas, y el for­ta­le­ci­mien­to de la pro­fe­sio­na­li­za­ción de las fuer­zas de se­gu­ri­dad.

La cri­sis de se­gu­ri­dad re­pre­sen­ta la ame­na­za más in­me­dia­ta y di­rec­ta para el cre­ci­mien­to y es­ta­bi­li­dad a lar­go pla­zo de las Amé­ri­cas. Es vi­tal al­can­zar un com­pro­mi­so in­ter­na­cio­nal coor­di­na­do para lo­grar la pros­pe­ri­dad. La reunión en Hon­du­ras ofre­ce una opor­tu­ni­dad úni­ca para que nues­tras na­cio­nes re­do­blen sus es­fuer­zos y for­ta­lez­can su com­pro­mi­so para re­du­cir el im­pac­to del crimen, la vio­len­cia y la in­se­gu­ri­dad en las

Amé­ri­cas

Es­ta epi­de­mia de de­lin­cuen­cia es un obs­tácu­lo para re­du­cir la po­bre­za e im­pi­de el desa­rro­llo so­cial y eco­nó­mi­co. Las al­tas ta­sas de desempleo de los jó­ve­nes en el Trián­gu­lo Nor­te son un cla­ro in­di­ca­dor de es­te he­cho, re­sul­ta­do de opor­tu­ni­da­des edu­ca­ti­vas inade­cua­das, las pan­di­llas y la in­se­gu­ri­dad”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.