Es­top­pel

Diario El Heraldo - - Opinión -

de­ci­sio­nes. Y si se con­tro­lan las de­ci­sio­nes, sue­le con­tro­lar­se al se­cre­ta­rio ge­ne­ral, co­mo ha ocu­rri­do en el pa­sa­do.

Pues bien, en Ve­ne­zue­la se ce­le­bró una elec­ción dispu­tada en el 2015 para ele­gir la Asam­blea Na­cio­nal (Congreso) con vo­to uni­ver­sal y se­cre­to. La per­dió es­tre­pi­to­sa­men­te el ofi­cia­lis­mo con 55 dipu­tados fren­te a 112 de la oposición de la Me­sa de la Uni­dad (MUD). Pe­ro el ré­gi­men so­cia­lis­ta del si­glo XXI no acep­ta la de­rro­ta elec­to­ral. Si la pier­de, la re­pi­te por la fuer­za eli­gien­do una Asam­blea Na­cio­nal Cons­ti­tu­yen­te.

El re­sul­ta­do de es­tas ma­nio­bras ha si­do que el Go­bierno de Ma­du­ro se re­sis­te a go­ber­nar so­me­ti­do al de­re­cho in­terno y tam­bién desafía el de­re­cho in­ter­na­cio­nal.

An­te la de­nun­cia de la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal de que es­tá es­ta­ble­cien­do una sa­tra­pía y con­si­de­ran de apli­ca­ción de san­cio­nes, Es­ta­dos Uni­dos ex­pre­sa por me­dio de su pre­si­den­te que apli­ca­rá san­cio­nes a va­rios di­ri­gen­tes del Go­bierno de Ma­du­ro y que no ex­clu­ye la apli­ca­ción de me­di­das mi­li­ta­res. Ma­du­ro se in­dig­na, ras­ga sus ves­ti­du­ras, pi­de so­li­da­ri­dad con­ti­nen­tal an­te la de­cla­ra­ción del pre­si­den­te Do­nald Trump y con­de­na el in­ter­ven­cio­nis­mo en los asuntos in­ter­nos de paí­ses so­be­ra­nos.

Pe­ro co­mo el lí­der nor­co­reano que ame­na­za con bom­bas nu­clea­res, ol­vi­da su ame­na­za de in­va­dir mi­li­tar­men­te Hon­du­ras en el 2009, por­que tan so­be­rano es Hon­du­ras co­mo Ve­ne­zue­la.

La con­se­cuen­cia de que un je­fe de Es­ta­do emi­ta de­cla­ra­cio­nes irres­pon­sa­bles y con­tra­rias al de­re­cho in­ter­na­cio­nal es que des­pués no pue­de ir contra sus pro­pios ac­tos. Se lo im­pi­de la fi­gu­ra del “es­top­pel”.

Si Chávez y Kim Jong-un ame­na­zan con in­va­dir mi­li­tar­men­te a otro Es­ta­do o bom­bar­dear­lo, ¿có­mo pue­de opo­ner­se a que el pre­si­den­te Trump “no des­car­te la ac­ción mi­li­tar”?

Se tra­ta de una cues­tión de con­sis­ten­cia. O res­pe­ta­mos la ley in­ter­na­cio­nal para exi­gir que otros tam­bién nos res­pe­ten, o nos ex­po­ne­mos a que nos di­gan: “us­ted ame­na­za con el uso de la fuer­za y no pue­de ir contra sus pro­pios ac­tos”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.