Hay in­cer­ti­dum­bre en­tre ca­tra­chos que vi­ven en Ca­ta­lu­ña

Preo­cu­pa­ción El pro­ce­so de in­de­pen­den­cia de Ca­ta­lu­ña man­tie­ne en in­cer­ti­dum­bre a unos 50 mil hon­du­re­ños ra­di­ca­dos en ese es­ta­do que no sa­ben qué pa­sa­rá con su si­tua­ción le­gal, em­pleos, cuen­tas de ban­co y per­mi­sos de tra­ba­jo

Diario El Heraldo - - Portada - TEGUCIGALPA

In­cer­ti­dum­bre en su des­tino. Así vi­ven el pro­ce­so de in­de­pen­den­cia ca­ta­la­na unos 50 mil hon­du­re­ños ra­di­ca­dos ahí que te­men las con­se­cuen­cias de una lucha con Es­pa­ña en la que so­lo son es­pec­ta­do­res.

Ca­ta­lu­ña, que de­cla­ró su in­de­pen­den­cia el mar­tes, tie­ne un pla­zo de tres días más pa­ra ra­ti­fi­car­la, de no ha­cer­lo el go­bierno es­pa­ñol da­rá por en­ten­di­do que lo hi­zo y apli­ca­rá una in­ter­ven­ción me­dian­te el ar­tícu­lo número 155. Es­te per­mi­te una sus­pen­sión a la au­to­no­mía ca­ta­la­na.

En el ca­so de que los ca­ta­la­nes con­fir­men la in­de­pen­den­cia el lu­nes 16 de oc­tu­bre, el pla­zo se ex­ten­de­ría has­ta el 19.

¿Y los hon­du­re­ños?

El pri­mer lu­gar al que emi­gran los hon­du­re­ños es Es­ta­dos Uni­dos, pe­ro el se­gun­do lu­gar lo ocu­pa Es­pa­ña.

Den­tro de es­te país, la gran ma­yo­ría de con­na­cio­na­les ra­di­can en Ca­ta­lu­ña, que es una co­mu­ni­dad au­tó­no­ma den­tro de Es­pa­ña. Su ca­pi­tal es Barcelona y es es­ta ciu­dad, jun­to con Ge­ro­na, las que más al­ber­gan a los ca­tra­chos que se fue­ron a pro­bar suer­te ala ma­dre pa­tria.

Ba­jo el cli­ma que en­fren­ta Ca­ta­lu­ña, los hon­du­re­ños ven un pa­no­ra­ma som­brío que les cau­sa te­mor.

Pa­ra el ana­lis­ta Raúl Pi­ne­da, la pri­me­ra con­se­cuen­cia pa­ra los hon­du­re­ños y pa­ra el pue­blo ca­ta­lán se­ría el ais­la­mien­to por par­te de la Unión Eu­ro­pea (UE), que no lo re­co­no­ce­rá en su ré­gi­men mi­gra­to­rio co­mo un país. Es­to ade­más afec­ta­ría la re­la­ción de los hon­du­re­ños que la­bo­ran en Ca­ta­lu­ña con res­pec­to a Es­pa­ña, por su per­mi­so de tra­ba­jo ac­tual. “La co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal no va a re­co­no­cer a Ca­ta­lu­ña co­mo un país”, ana­li­zó.

Has­ta el mo­men­to, Es­pa­ña no ha permitido in­tro­mi­sión de la UE ya que con­si­de­ra que no es un con­flic­to in­ter­na­cio­nal. La eco­no­mía es otro pro­ble­ma que en­fren­ta­rían los hon­du­re­ños pues no hay cla­ri­dad aún en ese te­ma. En ese sen­ti­do, Es­pa­ña in­ter­vino des­de sep­tiem­bre las fi­nan­zas caun ta­la­nas ya que con­si­de­ran a la re­gión in­ca­paz de fi­nan­ciar­se di­rec­ta­men­te. Pi­ne­da ade­más co­men­tó la si­tua­ción pre­ca­ria que vi­ven mi­les de com­pa­trio­tas en Ca­ta­lu­ña, una ciu­dad prós­pe­ra a la que el go­bierno cen­tral es­pa­ñol le da me­nos de lo que re­ci­be de ellos. “El re­sur­gi­mien­to in­de­pen­den­tis­ta na­ce de esa re­la­ción asi­mé­tri­ca, de un es­ta­do que es el que tal vez más apor­ta a la eco­no­mía es­pa­ño­la, pe­ro ca­re­ce de obras e in­ver­sión por par­te de Es­pa­ña”, la­men­tó. Al fi­nal, la cuer­da se rom­pe­rá del la­do más dé­bil, que pa­ra Pi­ne­da se­rá Ca­ta­lu­ña, aun­que pa­ra es­to de­ba pa­sar en el peor de los ca­sos una in­ter­ven­ción mi­li­tar por par­te de Es­pa­ña.

Na­cio­na­li­dad pa­ra to­dos

En las ca­lles ca­ta­la­nas, mi­les de hon­du­re­ños ca­mi­nan a la de­ri­va a la es­pe­ra de res­pues­tas, sin

pa­no­ra­ma cla­ro. Eso sí, Ca­ta­lu­ña ha lan­za­do una ofer­ta pa­ra ellos y to­dos los emi­gran­tes y es na­cio­na­li­dad pa­ra to­dos, en lo que ellos lla­man un pro­ce­so más ágil que el que les ofre­ce Es­pa­ña.

De eso es tes­ti­go Ri­na Cer­na,

vi­ce­pre­si­den­ta de la Fe­de­ra­ción­de Aso­cia­cio­ne­sHon du­re ñas en C ata lu­ña(F ah on­cat ), que con­si­de­ra que es­te asun­to lle­va un aná­li­sis más pro­fun­do, pues­to que la na­cio­na­li­dad po­dría ser más fá­cil de ob­te­ner lue­go de una se­rie de re­qui­si­tos,

pe­ro no es­tá cla­ro cuán­to tiem­po pue­da lle­var si es que se da el re­co­no­ci­mien­to de Ca­ta­lu­ña co­mo un país.

Ahí na­ce un do­lor de ca­be­za más pa­ra los­hon­du­reñ os yes el pro­ce­so que mu­chos de ellos tie­nen vi­gen­te pa­ra ob­te­ner su re­si­den­cia o na­cio­na­li­dad es­pa­ño­la. “Es real, el pro­ce­so es di­fí­cil, es­ta­día de tres años, un con­tra­to de tra­ba­jo y es­tar ins­cri­tos en el pa­drón”, co­men­tó Cer­na. Es­to, ade­más de una se­rie de do­cu­men­tos que re­sul­tan ca­ros de ob­te­ner, pues de­ben sa­lir des­de Hon­du­ras, lo que lle­va tiem­po y un fuer­te gas­to de di­ne­ro .

“Hay preo­cu­pa­ción pues to­dos es­tos trá­mi­tes que­da­rían a la de­ri­va, igual con las per­so­nas que aca­ban de cum­plir los re­qui­si­tos y van en bus­ca de su re­si­den­cia o na­cio­na­li­dad”, ad­vir­tió la vi­ce­pre­si­den­ta.

Otros que se la­men­tan an­te una po­si­ble in­de­pen­den­cia son los que tie­ne una re­si­den­cia tem­po­ral co­mo Eve­lin Laí­nez, que ma­ni­fes­tó: “No sé mi fu­tu­ro, no sé si mi re­si­den­cia val­drá pues es tem­po­ral, aho­ra quie­ro na­cio­na­li­zar­me y no sé qué ha­cer”.

En el peor de los ca­sos se

des­apa­re­ce­ría la ac­tual Ley de Ex­tran­je­ría Es­pa­ño­la en Ca­ta­lu­ña a la es­pe­ra de nue­vas dis­po­si­cio­nes por par­te de las au­to­ri­da­des que ex­ten­de­rían nue­vas po­lí­ti­cas mi­gra­to­rias.

Tran­qui­li­dad

An­te es­to, la Em­ba­ja­da de Es­pa­ña en Hon­du­ras en­vío un men­sa­je a la cal­ma a tra­vés de su em­ba­ja­dor Mi­guel Al­be­ro.

“De­ben te­ner tran­qui­li­dad, que­la­cor­du­raes­pe­ro­pre­va­lez­ca y los pro­ble­mas se so­lu­cio­nen”, vi­sua­li­zó. Es­te lla­ma­do a la cal­ma lo to­ma Paty Ale­mán, que lle­va ya cua­tro años en Ca­ta­lu­ña. Ella con­si­de­ra que por aho­ra no han si­do afec­ta­dos, que la ex­pec­ta­ti­va cre­ce, pe­ro con­fía en que to­do se­gui­rá igual con sus per­mi­sos de tra­ba­jos y de­re­chos.

Ca­be men­cio­nar que al lla­ma­do­de­re­fe­rén­du­mel­pa­sa­do 1 de oc­tu­bre asis­tie­ron a vo­tar hon­du­re­ños, ya que la dis­po­si­ción ca­ta­la­na per­mi­tía que las per­so­nas que ya ob­tu­vie­ron re­si­den­cia o na­cio­na­li­dad tu­vie­ran ese de­re­cho. “Sí asis­tie­ron hon­du­re­ños”, di­jo Ale­mán.

Ese día la au­to­ri­dad es­pa­ño­la uti­li­zó la fuer­za pa­ra tra­tar de de­te­ner la de­ter­mi­na­ción. Res­pec­to a las pos­tu­ras de sus com­pa­trio­tas co­men­tó que es di­vi­di­da y se res­pe­ta la opi­nión de to­dos los hon­du­re­ños.

Em­plea­dos y ne­go­cian­tes

En el ám­bi­to la­bo­ral la si­tua­ción po­dría ser más complicada, mu­chas em­pre­sas se es­tán re­ti­ran­do y la in­ver­sión es­tá fre­na­da en lo que ellos con­si­de­ran in­se­gu­ri­dad ju­rí­di­ca.

El 24% de los hon­du­re­ños en Ca­ta­lu­ña son hom­bres y po­drían la­bo­rar en es­tas em­pre­sas que ya cam­bia­ron su se­de. Eso sí, la ma­yor fuente de in­gre­so de los hon­du­re­ños en Ca­ta­lu­ña ra­di­ca en pres­tar ser­vi­cios do­més­ti­cos, es­to de- bi­do a que el 76% de la po­bla­ción que ra­di­ca en la zo­na son mu­je­res.

Ahí re­cae un ries­go im­por­tan­te y es el per­mi­so de tra­ba­jo que tie­nen al­gu­nos hon­du­re­ños y que por aho­ra les sir­ve pa­ra tra­ba­jar en los paí­ses de la UE. Es­te po­dría ser can­ce­la­do tem­po­ral o de­fi­ni­ti­va­men­te en el ca­so de que Ca­ta­lu­ña sea ais­la­do.

La in­cer­ti­dum­bre ha lle­ga­do al pun­to, se­gún co­men­tó Cer­na, de que mu­chas per­so­nas an­te las pro­tes­tas han op­ta­do por re­ti­rar sus aho­rros de los ban­cos.

Es­tas­preo­cu­pa­cio­nes­se­tras­la­dan a los hon­du­re­ños due­ños de ne­go­cios, que ya ob­ser­va­ron un ba­jón en sus ven­tas.

Tal es el ca­so de Dey­si Funes, una em­pren­de­do­ra hon­du­re­ña pro­pie­ta­ria de un bar y res­tau­ran­te en Barcelona que vi­ve una tem­po­ra­da ma­la.

“Hay mie­do, ya vi­mos el ba­jón es­tos días, es­ta­mos preo­cu­pa­dos, ade­más de no que no sa­be­mos qué pa­sa­rá con no­so­tros”, la­men­tó. Con­si­de­ra que lo me­jor que po­dría su­ce­der es que Ca­ta­lu­ña si­ga sien­do par­te de Es­pa­ña

Res­pe­tar las dis­po­si­cio­nes

El te­mor de los hon­du­re­ños es ló­gi­co y es­to lo con­fir­ma Jorge Irías, pre­si­den­te de la Fahon­cat, quien co­men­tó que los ne­go­cios no es­tán in­vir­tien­do pues te­men per­der. “Hay una dis­mi­nu­ción en la in­ver­sión, hay bas­tan­tes ne­go­cios hon­du­re­ños que es­tán a la es­pe­ra pa­ra vol­ver a me­ter di­ne­ro sin te­mor a per­der­lo por la fal­ta de clien­tes”.

Eso sí, la coo­pe­ra­ción que siem­pre les ha brin­da­do el pue­blo ca­ta­lán es­tá in­tac­ta y ellos co­mo ex­tran­je­ros de­ben res­pe­tar la ley y de­ci­sio­nes que al fi­nal se to­men ya que “la ley es la ley”, afir­mó

FO­TOS: EL HE­RAL­DO

Al­re­de­dor de 50 mil hon­du­re­ños vi­ven en Ca­ta­lu­ña, la ce­le­bra­ción de in­de­pen­den­cia hon­du­re­ña el pa­sa­do 15 de sep­tiem­bre reunió una gran ma­sa de com­pa­trio­tas que rea­li­za­ron una ac­ti­vi­dad cul­tu­ral jun­to con la Con­fe­de­ra­ción de Aso­cia­cio­nes Hon­du­re­ñas en Ca­ta­lu­ña con mú­si­ca en vi­vo, co­mi­da tra­di­cio­nal y re­cuer­do de cos­tum­bres.

(1) An­te el in­ten­to de in­de­pen­den­cia, mu­chos ca­ta­la­nes han sa­li­do a las ca­lles a apo­yar la ini­cia­ti­va. (2) El aten­ta­do en Barcelona ha­ce unos me­se ba­jó el ni­vel en las ven­tas. (3) Hon­du­re­ños reuni­dos en la ce­le­bra­ción del 15 de sep­tiem­bre. (4) Es­pa­ña se opo­ne a la in­de­pen­den­cia ca­ta­la­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.