La opo­si­ción po­lí­ti­ca y el San­ta Ro­si­ta

Diario El Heraldo - - País - Ar­man­do Vi­lla­nue­va

Las dic­ta­du­ras militares y las “re­vo­lu­cio­na­rias” ya son par­te de la his­to­ria. Po­co a po­co fue­ron re­em­pla­za­das, sin dis­pa­rar una tan so­la ba­la, por las dic­ta­du­ras “de­mo­crá­ti­cas”, en las que el vi­rrey –de izquierda o de de­re­cha- asu­me pleno con­trol so­bre los po­de­res del Es­ta­do, de las Fuer­zas Ar­ma­das, de la “so­cie­dad ci­vil” y has­ta de los par­ti­dos de opo­si­ción.

No ol­vi­do un ar­tícu­lo del escritor y periodista uru­gua­yo, ya des­apa­re­ci­do, Eduar­do Ga­leano (san Eduar­do pa­ra la izquierda tro­glo­di­ta la­ti­noa­me­ri­ca­na), en el que exal­ta­ba has­ta el in­fi­ni­ti­vo a Hu­go Chá­vez y po­co le fal­tó pa­ra com­pa­rar al dés­po­ta ve­ne­zo­lano con San­to Tomás Moro, el san­to de los go­ber­nan­tes y de los po­lí­ti­cos. De­cía que era el “dic­ta­dor” más ra­ro que ha­bía co­no­ci­do. Un “dic­ta­dor”, se mo­fa­ba de los crí­ti­cos de Chá­vez, que con­vo­ca­ba a elec­cio­nes ca­da dos años. El úni­co pre­si­den­te so­bre la faz de la tie­rra, sub­ra­ya­ba, que so­me­tía su man­da­to a un re­fe­rén­dum re­vo­ca­to­rio pa­ra que el pue­blo de­ci­die­ra con su vo­to si con­ti­nua­ba o no en el po­der. Cla­ro es­tá. Y con to­dos los po­de­res en su bol­si­llo, in­clui­da la bue­na de Ti­bi­say Lu­ce­na, quién no.

No hay es­pa­cio pa­ra ana­li­zar aquí los orí­ge­nes y cau­sas de es­te fe­nó­meno, pe­ro los ejem­plos de las “dic­ta­du­ras de­mo­crá­ti­cas” abun­dan en to­do el he­mis­fe­rio.

Y la opo­si­ción, en al­gu­nos paí­ses, prin­ci­pal­men­te en Ni­ca­ra­gua, ha si­do la prin­ci­pal cóm­pli­ce pa­ra la con­so­li­da­ción de la “dic­ta­du­ra de­mo­crá­ti­ca” de los es­po­sos Or­te­ga Mu­ri­llo. Las ra­zo­nes de ese en­tre­guis­mo di­fie­ren en ca­da na­ción.

El ca­so de Hon­du­ras es to­da­vía más tris­te. Al pre­sun­to lí­der de la opo­si­ción so­lo le lan­zan una con­cha de ba­nano y se res­ba­la. Nas­ra­lla ha­bla tan­tas in­cohe­ren­cias y dis­pa­ra­tes que pa­re­cie­ra un ca­so pa­ra San­ta Ro­si­ta. Con re­fe­ren­tes y “lí­de­res” co­mo él, pa­ra qué quie­re más de­trac­to­res la opo­si­ción. Su prin­ci­pal enemi­go es su pro­pia len­gua. Y, co­mo pa­ra po­ner­le la tapadera al po­mo, en su jer­ga se lle­va de en­cuen­tro al can­di­da­to li­be­ral.

Con Salvador Nas­ra­lla ha­cién­do­le el jue­go, pa­ra qué quie­re más ac­ti­vis­tas Juan Or­lan­do Her­nán­dez. Por eso bien di­ce el vie­jo re­frán: Za­pa­te­ro, a tus za­pa­tos

"Con Nas­ra­lla ha­cién­do­le el jue­go, pa­ra qué quie­re más ac­ti­vis­tas Juan Or­lan­do Her­nán­dez”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.