De char­la­ta­nes y vi­vi­do­res

Diario El Heraldo - - Opinión -

Mo­ti­vo de alar­ma y preo­cu­pa­ción es la pro­li­fe­ra­ción de clí­ni­cas odon­to­ló­gi­cas re­gen­ta­das por fal­sos pro­fe­sio­na­les. El Co­le­gio de Ci­ru­ja­nos Den­tis­tas y el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co han ad­ver­ti­do que a ni­vel na­cio­nal ope­ran más de un cen­te­nar de con­sul­to­rios con char­la­ta­nes que se ha­cen pa­sar co­mo mé­di­cos cer­ti­fi­ca­dos, cuan­do en reali­dad no cuen­tan con la pre­pa­ra­ción ni for­ma­ción pa­ra ejer­cer esa de­li­ca­da fun­ción. La osa­día de es­tos vi­vi­do­res no so­lo es te­me­ra­ria, sino cri­mi­nal, por­que se atre­ven a rea­li­zar ci­ru­gías den­ta­les y a re­ce­tar me­di­ca­men­tos, po­nien­do en ries­go la vi­da de los in­cau­tos que acu­den a ellos atraí­dos por los ba­jos pre­cios de los tra­ta­mien­tos den­ta­les. Pe­ro ade­más, co­mo han aler­ta­do las au­to­ri­da­des, en mu­chas de es­tas clí­ni­cas se es­tá apli­can­do una anes­te­sia que no tie­ne re­gis­tro sa­ni­ta­rio, a la vez que re­uti­li­zan equi­po mé­di­co sin es­te­ri­li­zar, ex­po­nien­do al pa­cien­te a to­do ti­po de ma­les.

Has­ta el mo­men­to, el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co so­lo ha pre­sen­ta­do dos re­que­ri­mien­tos fis­ca­les por los de­li­tos de usur­pa­ción in­de­bi­da de tí­tu­lo pro­fe­sio­nal y por anun­cio, pres­crip­ción y apli­ca­ción de sus­tan­cias quí­mi­cas y me­di­ca­men­tos. Por ello es im­pe­ra­ti­vo iden­ti­fi­car a es­tos fal­sos den­tis­tas y clau­su­rar es­tos ne­go­cios que se apro­ve­chan de la ne­ce­si­dad de la po­bla­ción. Y es que por los ele­va­dos cos­tos, los ser­vi­cios den­ta­les pri­va­dos son por lo ge­ne­ral inac­ce­si­bles pa­ra mu­chos hon­du­re­ños, que no en­cuen­tran tam­po­co en el sis­te­ma sa­ni­ta­rio pú­bli­co una aten­ción dig­na y efi­cien­te.

El gre­mio de los den­tis­tas y las au­to­ri­da­des de­ben unir es­fuer­zos pa­ra de­tec­tar, lle­var an­te la ley y cas­ti­gar a es­tos mer­ce­na­rios de la sa­lud.

Pe­ro tam­bién la po­bla­ción de­be to­mar me­di­das pa­ra evi­tar caer en ma­nos de es­tos fal­sos pro­fe­sio­na­les. An­tes de con­fiar su sa­lud bu­cal, su di­ne­ro y has­ta su vi­da en un con­sul­to­rio pri­va­do es im­por­tan­te ve­ri­fi­car la le­ga­li­dad y el pro­fe­sio­na­lis­mo del per­so­nal mé­di­co.

El Mi­nis­te­rio Pú­bli­co de­be ac­tuar con di­li­gen­cia en de­fen­sa de la sa­lud y el bie­nes­tar de esa po­bla­ción que, es­ca­sa de re­cur­sos eco­nó­mi­cos, cae en ma­nos de es­tos char­la­ta­nes. Es una pe­na que, co­mo di­ce el re­frán, el po­bre siem­pre pa­ga do­ble

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.