So­li­da­ri­dad pa­ra el ex­bol­són La Vir­tud, Lem­pi­ra

Por pri­me­ra vez un me­dio de co­mu­ni­ca­ción, con apo­yo de va­rias em­pre­sas, per­so­nas par­ti­cu­la­res y go­bierno cen­tral y mu­ni­ci­pal, ex­tien­de su mano so­li­da­ria a los hon­du­re­ños que vi­ven en la fron­te­ra en­tre Hon­du­ras y El Salvador

Diario El Heraldo - - Portada - TEGUCIGALPA

Se pu­sie­ron la me­jor ro­pa que te­nían: ca­mi­se­tas des­co­lo­ri­das y ca­mi­sas des­gas­ta­das por el cons­tan­te uso. Se cal­za­ron con chan­cle­tas, bo­tas de hu­le y los que no te­nían za­pa­tos em­pren­die­ron des­cal­zos el ca­mino. Subie­ron y ba­ja­ron por en­tre mon­ta­ñas ha­cia el cen­tro de La Vir­tud, en el de­par­ta­men­to de Lem­pi­ra.

En­tre el gru­po via­ja­ron los ni­ños y adul­tos ol­vi­da­dos de la fron­te­ra en­tre Hon­du­ras y El Salvador que ma­dru­ga­ron, por­que ya ha­bían es­cu­cha­do que en Tegucigalpa, em­pre­sas, bue­nos sa­ma­ri­ta­nos y va­rios or­ga­ni­za­cio­nes les en­via­ban sus mues­tras de so­li­da­ri­dad.

Mu­chos de los al­dea­nos ha­bían si­do con­tac­ta­dos de ma­ne­ra pre­via pa­ra que or­ga­ni­za­ran a los po­bla­do­res por co­mu­ni­da­des. Y es que an­tes de lle­var­les las ayu­das un equi­po de EL HE­RAL­DO les ha­bía vi­si­ta­do en el mar­co del 25 aniver­sa­rio de la sen­ten­cia de La Ha­ya del 11 de sep­tiem­bre de 1992. EL HE­RAL­DO lle­gó a los ex­bol­so­nes y re­tra­tó có­mo vi­ven es­tos hon­du­re­ños: su­mi­dos en la po­bre­za, el ol­vi­do y des­cui­do de las au­to­ri­da­des des­de que se dio la sen­ten­cia.

Aquí hay cien­tos de ho­ga­res don­de los ni­ños no tie­nen qué co­mer, ca­re­cen de za­pa­tos, ro­pa y la edu­ca­ción se im­par­te gra­cias a sa­cri­fi­cio de los maes­tros.

Res­pues­ta in­me­dia­ta

Es­ta tris­te si­tua­ción con­mo­vió a em­pre­sas co­mo Wal­mart de Mé­xi­co y Cen­troa­mé­ri­ca, a Lact­ho­sa Su­la y Di­tex, a la Se­cre­ta­ría de De­sa­rro­llo e In­clu­sión So­cial (Se­dis), al mi­nis­tro de la Pre­si­den­cia, Ri­car­do Car­do­na, a la al­cal­día del Dis­tri­to Cen­tral y a un buen sa­ma­ri­tano de San Pe­dro Su­la.

Con el apo­yo de es­tas en­ti­da­des y per­so­nas so­li­da­rias se lo­gró con­tar con 1,150 ra­cio­nes de ali­men­tos, ro­pa in­te­rior, le­che y pu­pi­tres pa­ra una es­cue­la.

De for­ma pos­te­rior se con­for­mó un equi­po de EL HE­RAL­DO pa­ra que se en­car­ga­ra de apo­yar la en­tre­ga de las do­na­cio­nes. A las 3:00 de la ma­dru­ga­da del sá­ba­do 4 de no­viem­bre los vo­lun­ta­rios de EL HE­RAL­DO, en­tre mo­to­ris­tas, fo­tó­gra­fos, pe­rio­dis­tas y el di­rec­tor eje­cu­ti­vo car­ga­ron va­rios vehícu­los pa­ra en­ca­mi­nar­se a un via­je de más de 10 ho­ras. Es así co­mo en­tre la os­cu­ri­dad y el te­nue ro­cío de la ma­dru­ga­da sa­lió un pick-up car­ga­do con las ra­cio­nes de co­mi­da que en­via­ba Wal­mart y las ca­jas de le­che que do­nó Lact­ho­sa Su­la, y la ro­pa de Di­tex. En un ca­mión iban los pu­pi­tres pa­ra la Es­cue­la Pro­fe­sor Aqui­lino Abre­go So­sa, así co­mo la ro­pa y fra­za­das.

Lle­gar has­ta La Vir­tud no re­sul­tó fá­cil, fue­ron 510 ki­ló­me­tros re­co­rri­dos, pa­san­do por los de­par­ta­men­tos de Co­ma­ya­gua, In­ti­bu­cá, Co­pán y Oco­te­pe­que, has­ta lle­gar a Lem­pi­ra.

La es­pe­ra fue lar­ga pa­ra los al­dea­nos, no obs­tan­te, al ver la pre­sen­cia de EL HE­RAL­DO los ojos se les ilu­mi­na­ron y una enor­me son­ri­sa se les di­bu­jó en el ros­tro de ras­gos len­cas, y sin es­pe­rar la en­tre­ga co­men­zó. Los ma­yo­res se for­ma­ron en fi­las, sin sol­tar en nin­gún mo­men­to a sus hi­jos, al­gu­nos ni­ños que an­da­ban sus ro­pas ras­ga­das y otros sin za­pa­tos em­pa­ca­ban lo que re­ci­bían, pa­ra lue­go em­pren­der el via­je de re­gre­so.

Los más pe­que­ños re­ci­bie­ron ca­ji­tas de le­che y los ma­yo­res lle­va­ban las ra­cio­nes de ali­men­tos y la ro­pa, “lo re­ci­bi­mos con to­do co­ra­zón, gra­cias por acor­dar­se de no­so­tros”, di­jo una an­cia­na ex­ten­dien­do su bra­zo, ha­cia la es­pal­da de unos de los vo­lun­ta­rios de EL HE­RAL­DO.

Es­pe­ran­za

“Yo te­nía fe en que iba a re­gre­sar,

gra­cias por su apo­yo”, di­jo Ai­dé Men­jí­var, quien ha­bi­ta en la al­dea Gual­ci­ma­ca, a po­cos me­tros de la lí­nea di­vi­so­ria

con El Salvador.

La se­ño­ra en­tre­vis­ta­da me­ses atrás por EL HE­RAL­DO na­rró la tris­te reali­dad en qué vi­ven de­bi­do a que no hay tra­ba­jo y con­tar con ali­men­to dia­rio en la me­sa es una lu­cha que por días se vuel­ve im­po­si­ble.

Mien­tras las go­tas de su­dor ro­da­ban por su me­ji­lla an­te el in­cle­men­te sol y sin sol­tar a la pe­que­ña Ye­si­ca, co­men­tó: “Es­ta­mos con­ten­tos por es­ta ayu­da que nos han traí­do, gra­cias a to­dos y no se ol­vi­den de no­so­tros, por­que so­mos po­bres”.

Los ali­men­tos que lle­ga­ron des­de la ca­pi­tal fue­ron una ben­di­ción pa­ra los ha­bi­tan­tes de la zo­na, “den­me una bol­sa con le­che y Corn Fla­kes por fa­vor, que mis hi­jos no lo han pro­ba­do”, ex­cla­mó en­tre la mul­ti­tud una ma­dre.

La se­ño­ra lle­va­ba en sus bra­zos a una cria­tu­ra cu­bier­ta con un pa­ñal y de su fal­da se su­je­ta­ba con fuer­za otro pe­que­ñi­to que al re­ci­bir los ali­men­tos re­gre­só co­mo re­com­pen­sa una son­ri­sa, dan­do las gra­cias. Al caer la tar­de en en me­dio del pin­to­res­co pue­blo, los hon­du­re­ños, mu­chos con do­ble na­cio­na­li­dad por vi­vir en la fron­te­ra, se fue­ron per­dien­do en las se­rra­nías de ese re­cón­di­to te­rri­to­rio en el de­par­ta­men­to de Lem­pi­ra, cu­na de nues­tra iden­ti­dad na­cio­nal. Al fi­nal de la tar­de, más de 1,000 fa­mi­lias de es­te ex­bol­són sin­tie­ron que son par­te de es­ta tie­rra y a pe­sar que por mu­chos años han es­ta­do en el aban­dono, la es­pe­ran­za de un me­jor fu­tu­ro no la pier­den.

Des­pués de en­tre­ga­dos los ali­men­tos, el di­rec­tor de la Es­cue­la Pro­fe­sor Aqui­lino Abre­go So­sa, Ja­co­bo Re­né Ló­pez, re­ci­bió los pu­pi­tres pa­ra su cen­tro edu­ca­ti­vo.

La es­cue­la se ubi­ca en la al­dea Gual­ci­ma­ca y por en me­dio del au­la pa­sa la lí­nea fron­te­ri­za, de tal ma­ne­ra, que el pi­za­rrón es­tá al la­do sal­va­do­re­ño y don­de se ubi­can los ni­ños es te­rri­to­rio de Hon­du­ras. Ar­nul­fo Ro­drí­guez, al­cal­de de La Vir­tud, ase­gu­ró que “la po­bla­ción es­tá muy agra­de­ci­da con EL HE­RAL­DO por­que fue el que vino por pri­me­ra vez a co­no­cer las ne­ce­si­da­des y có­mo se en­con­tra­ba nues­tra gen­te vi­vien­do en la fron­te­ra”.

“No­so­tros co­mo go­bierno lo­cal es­ta­mos muy agra­de­ci­dos por es­ta de­mos­tra­ción de so­be­ra­nía na­cio­nal que ha he­cho EL HE­RAL­DO, las em­pre­sas que do­na­ron los ali­men­tos y el pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca Juan Or­lan­do Her­nán­dez, pues a tra­vés de Se­dis lle­gó el ali­men­to”, de­cla­ró el mu­ní­ci­pe

FO­TOS: EL HE­RAL­DO

Ex­ten­sas co­las for­ma­ron los ha­bi­tan­tes del ex­bol­són en La Vir­tud, Lem­pi­ra, pa­ra re­ci­bir la ayu­da, en­tre ali­men­tos, ro­pa y pu­pi­tres que les lle­vó EL HE­RAL­DO, con apo­yo de va­rias em­pre­sas pri­va­das, or­ga­ni­za­cio­nes, per­so­nas par­ti­cu­la­res y el go­bierno por me­dio de Se­dis.

FO­TOS: EL HE­RAL­DO

(1) Las fa­mi­lias se aglo­me­ra­ron pa­ra re­ci­bir los ali­men­tos de Wal­mart. (2) Las au­to­ri­da­des mu­ni­ci­pa­les y de la es­cue­la de Gual­ci­ma­ca re­ci­bie­ron los pu­pi­tres de Su­la. (3) Los pe­que­ños es­ta­ban con­ten­tos. (4) Has­ta des­cal­zos lle­ga­ron los ni­ños. (5) Los pe­que­ños em­pa­ca­ron las ra­cio­nes y las lle­va­ron a sus ho­ga­res. (6) Ni­ños y adul­tos ba­ja­ron de la mon­ta­ña pa­ra lle­var la pro­vi­sión a sus hu­mil­des ho­ga­res. (7) Con ale­gría los ha­bi­tan­tes de la lí­nea fron­te­ri­za re­ci­bie­ron los ali­men­tos y de­más do­na­cio­nes. (8) EL HE­RAL­DO y la Se­dis hi­cie­ron la en­tre­ga en el cen­tro de La Vir­tud.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.