Río arras­tra pa­tru­lla y de­ja tres muer­tos

El per­can­ce vial se pro­du­jo lue­go de que el agen­te po­li­cial que con­du­cía la pa­tru­lla se aven­tu­ró a cru­zar el cau­dal del río en el mu­ni­ci­pio de Yo­ro. En ella via­ja­ban cua­tro po­li­cías y dos ci­vi­les, un ni­ño y su ma­dre

Diario El Heraldo - - Portada - YO­RO, YO­RO 3 4 1 2 5

Un me­nor des­apa­re­ci­do en el río Lo­co­ma­pa, en Y oro. Pa­tru­lla an­da­ba dan­do seguridad a in­dí­ge­nas con me­di­das cau­te­la­res

El cum­pli­mien­to a su de­ber los lla­mó des­de ho­ras muy tem­pra­nas del día y tu­vie­ron que cum­plir con la mi­sión asig­na­da.

Aún sin sa­lir el sol, cua­tro agen­tes de la Po­li­cía Na­cio­nal par­tie­ron de la ca­be­ce­ra de­par­ta­men­tal de Yo­ro, que de pa­so lle­va el mis­mo nom­bre, ha­cia la sel­vá­ti­ca zo­na de la Mon­ta­ña de la Flor.

El mo­ti­vo de la mi­sión era dar­le trá­mi­te o cum­pli­mien­to a las me­di­das de seguridad otor­ga­das por el Es­ta­do a va­rios miem­bros de la et­nia to­lu­pán, afin­ca­dos en es­ta zo­na del país.

La di­li­gen­cia en ma­te­ria de seguridad fue rea­li­za­da en el lu­gar y al ca­bo de unos mi­nu­tos los uni­for­ma­dos to­ma­ron el ca­mino a bor­do de la pa­tru­lla con re­gis­tro 083 de la Se­cre­ta­ría de Seguridad. “Los re­gis­tros dic­ta­mi­nan que sa­lie­ron a las 3:00 de la ma­ña­na a cum­plir las me­di­das de seguridad que tie­nen va­rias per­so­nas en las co­mu­ni­da­des to­lu­pa­nes”, in­for­mó el por­ta­voz de la Se­cre­ta­ría de Seguridad, sub­co­mi­sio­na­do Jair Me­za.

Cuan­do ve­nían de re­gre­so ha­cia Yo­ro, una ma­dre de fa­mi­lia les so­li­ci­tó au­xi­lio a los agen­tes. Ne­ce­si­ta­ba tras­la­dar a su pe­que­ño hi­jo de 14 me­ses a un cen­tro asis­ten­cial pa­ra que re­ci­bie­ra aten­ción mé­di­ca ya que se en­con­tra­ba en es­ta­do gra­ve.

Los ser­vi­do­res pú­bli­cos, sin pen­sar­lo dos ve­ces, au­xi­lia­ron a la hu­mil­de mujer que ba­ja­ba de la mon­ta­ña con su hi­jo en bra­zos y la subie­ron a la pa­tru­lla po­li­cial.

Ca­rre­ra po­li­cial

Pe­ro an­tes de lle­gar a su des­tino, los agen­tes Ja­co­bo Men­do­za, con­duc­tor de la pa­tru­lla 083, y sus com­pa­ñe­ros Fran­klin An­to­nio Re­yes y Ja­vier Mar­tí­nez Cá­lix se de­tu­vie­ron en la al­dea Lo­co­ma­pa.

Allí abor­dó la pa­tru­lla la tam­bién agen­te de po­li­cía Ale­jan­dra Ma­ría In­te­riano, re­cién egre­sa­da del Ins­ti­tu­to Tec­no­ló­gi­co Po­li­cial (ITP), con se­de en Co­ma­ya­gua.

Pues­tos nue­va­men­te en el ca­mino te­nían que atra­ve­sar el río Lo­co­ma­pa, a la al­tu­ra de la al­dea El Oco­ti­llo, afluen­te que ya ha­bían cru­za­do en ho­ras de la ma­dru­ga­da cuan­do se di­ri­gían a su mi­sión.

Pa­ra sor­pre­sa de los uni­for­ma­dos, el cau­dal del río ha­bía in­cre­men­ta­do con­si­de­ra­ble­men­te de­bi­do a la fuer­te llu­via que ca­yó esa ma­ña­na en la zo­na.

A pe­sar de es­to, lue­go de pen­sar­lo por unos mi­nu­tos, Ja­co­bo Men­do­za de­ci­dió aven­tu­rar­se y cru­zar la fuer­te co­rrien­te con la es­pe­ran­za de que el vehícu­lo de do­ble trac­ción, mar­ca Nis­san Fron­tier, le res­pon­die­ra pa­ra po­der lo­grar su ob­je­ti­vo.

Pe­ro la atre­vi­da de­ter­mi­na­ción ten­dría un re­sul­ta­do la­men­ta­ble. La pa­tru­lla y to­das las per­so­nas a bor­do fue­ron arras­tra­das por la po­ten­te co­rren­ta­da del río. Fran­klin Re­yes, uno de los agen­tes de po­li­cía que iba a bor­do, na­rró que “so­lo re­cuer­do que cuan­do íba­mos cru­zan­do el río el ca­rro no re­sis­tió la co­rrien­te y co­men­zó a dar va­rias vuel­tas, en­ton­ces co­mo pu­de lo­gré abrir una de las puer­tas y sa­lí jun­to a mi com­pa­ñe­ro”.

El au­to­mo­tor fue lan­za­do en me­dio de la co­rrien­te y co­men­zó a se­guir el cur­so na­tu­ral del río aún con cin­co per­so­nas a bor­do, en­tre ellas do­ña Mir­na Ya­mi­leth Ro­sa­les y su hi­jo Dar­ling Ema­nuel Gar­men­dia Ro­sa­les.

Des­pués de va­rias vuel­tas el ca­rro po­li­cial lo­gró de­te­ner­se en­tre las pie­dras y los ar­bus­tos de la ori­lla de es­te afluen­te, pe­ro des­gra­cia­da­men­te tres de los ocu­pan­tes ya es­ta­ban muer­tos.

Los ve­ci­nos de la al­dea El Oco­ti­llo lle­ga­ron pron­ta­men­te al lu­gar y uti­li­zan­do la­zos ata­ron el vehícu­lo a los ár­bo­les pa­ra que es­te no con­ti­nua­ra ro­dan­do río aba­jo.

Ele­men­tos del Cuer­po de

Bom­be­ros del mu­ni­ci­pio de Yo­ro lle­ga­ron al lu­gar y de la ca­bi­na de la pa­tru­lla ex­tra­je­ron los cuer­pos sin vi­da de los po­li­cías Ja­co­bo Men­do­za y Ale­jan­dra In­te­riano, al igual que el de do­ña Mir­na Ro­sa­les.

No obs­tan­te, el cuer­po del me­nor Dar­ling Ema­nuel no es­ta­ba den­tro del ca­rro. Se­gún los re­la­tos de los po­bla­do­res, la ma­dre del me­nor in­ten­tó sal­var­se y sa­lir de la pa­tru­lla, en ese ins­tan­te el ni­ño se ha­bría sol­ta­do de los bra­zos de su pro­ge­ni­to­ra.

La jo­ven In­te­riano era na­ti­va de Lo­co­ma­pa y ayer se pre­sen­ta­ría a la es­ta­ción po­li­cial a la que se le ha­bía asig­na­do en el de­par­ta­men­to de Co­pán. Se gra­duó el lu­nes an­te­rior en el ITP don­de fue par­te de la pro­mo­ción 093. Mien­tras tan­to, el po­li­cía Men­do­za era oriun­do de La Paz y te­nía 13 años de per­te­ne­cer a la Po­li­cía. Has­ta el cie­rre de es­ta edi­ción aún se­guía la bús­que­da del me­nor Dar­ling Ema­nuel

FO­TOS: EL HE­RAL­DO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.