De cru­za­dos y plan­chas

Diario El Heraldo - - País - Ana Elsy Men­do­za Pe­rio­dis­ta

El vo­to cru­za­do es una con­quis­ta que la po­bla­ción hon­du­re­ña vo­tan­te apro­ve­cha des­de ha­ce tres elec­cio­nes pa­ra de­mo­cra­ti­zar los pro­ce­sos elec­to­ra­les y dar­le opor­tu­ni­dad a aque­llas can­di­da­tu­ras que no son de la cú­pu­la de los par­ti­dos, pe­ro sí go­zan de la sim­pa­tía del vo­tan­te.

Es­ta op­ción elec­to­ral fue pro­duc­to de un pac­to fir­ma­do en el 2001 por el man­da­ta­rio Car­los Roberto Flores, los can­di­da­tos pre­si­den­cia­les de ese mo­men­to y al­re­de­dor de 30 or­ga­ni­za­cio­nes de la so­cie­dad ci­vil, im­pul­sa­das por el Fo­ro pa­ra el For­ta­le­ci­mien­to de la De­mo­cra­cia, el Fo­ro Na­cio­nal de Con­ver­gen­cia y la Co­mi­sión de Par­ti­ci- pa­ción de la So­cie­dad Ci­vil.

Por es­te me­ca­nis­mo elec­to­ral, quie­nes ejer­cen el su­fra­gio pue­den mar­car en su pa­pe­le­ta a los can­di­da­tos a dipu­tados de su pre­fe­ren­cia sin im­por­tar a qué par­ti­do per­te­ne­cen. Aun­que su vo­to res­pon­da a la emo­ti­vi­dad o por­que tie­ne una bue­na pro­pues­ta o en su co­mu­ni­dad ha de­mos­tra­do que real­men­te le in­tere­sa el bien co­mún, esa es su de­ci­sión.

El vo­to ra­zo­na­do, di­fe­ren­cia­do, es­tra­té­gi­co o útil, co­mo se le co­no­ce, es una opor­tu­ni­dad pa­ra que el sis­te­ma de par­ti­dos avan­ce ha­cia me­jo­res op­cio­nes de­mo­crá­ti­cas des­de la plu­ra­li­dad, el di­sen­so y los con­tra­pe­sos. Los in­có­mo­dos pue­den in­vo­car mu­chas fa­len­cias, en­tre ellas la su­mi­sión de los le­gis­la­do­res ha­cia sus par­ti­dos y, por lo tan­to, su fal­ta de in­de­pen­den­cia pa­ra to­mar de­ci­sio­nes sin ata­du­ras.

Pe­ro de eso se tra­ta, de ini­ciar con pe­que­ños pa­sos pa­ra lle­gar has­ta las gran­des re­for­mas elec­to­ra­les, co­mo lo de­man­dan los di­fe­ren­tes pac­tos fir­ma­dos en mo­men­tos de cri­sis o a ins­tan­cias de la so­cie­dad ci­vil or­ga­ni­za­da, pa­ra for­ta­le­cer nues­tra pri­mi­ti­va cul­tu­ra de­mo­crá­ti­ca. La ac­tual pro­pues­ta de vol­ver al vo­to en plan­cha o lí­nea con­ti­nua es un re­tro­ce­so que des­co­no­ce los es­fuer­zos ciu­da­da­nos por de­mo­cra­ti­zar el sis­te­ma de par­ti­dos y la ren­di­ción de cuen­tas. Ya apren­di­mos a es­co­ger, y cuan­do un vo­tan­te de­ci­de dar­le su con­fian­za a un par­ti­do lo ha­ce y cuan­do de­ci­de equi­li­brar el Con­gre­so tam­bién lo ha­ce, co­mo ocu­rrió en las elec­cio­nes 2009 y 2013.

En me­dio de la es­tra­te­gia par­ti­dis­ta por el vo­to en plan­cha, la coa­li­ción no par­ti­da­ria Ob­ser­va­ción N-26 in­ten­ta ha­cer va­ler es­te in­apre­cia­ble pe­ro sig­ni­fi­ca­ti­vo lo­gro, que oxi­ge­na la dé­bil de­mo­cra­cia que to­da­vía dis­fru­ta­mos

“La ac­tual pro­pues­ta de vol­ver al vo­to en plan­cha o lí­nea con­ti­nua es un re­tro­ce­so”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.