La fo­to­gra­fía tra­di­cio­nal se man­tie­ne vi­va

El cho­lu­te­cano Ju­lio Ze­pe­da se re­sis­te a aban­do­nar el re­ve­la­do en cuar­to os­cu­ro y es el úni­co fo­tó­gra­fo con un fo­to­es­tu­dio tra­di­cio­nal en la ciu­dad

Diario El Heraldo - - Al Frente - CHO­LU­TE­CA Gis­se­la Ro­drí­guez El He­ral­do gis­se­la.ro­dri­guez@el­he­ral­do.hn

Los re­cuer­dos in­va­den a Ju­lio César Ze­pe­da Pe­ral­ta (52) al con­sul­tar­le so­bre a qué edad co­men­zó con su pa­sión por la fo­to­gra­fía.

Un sus­pi­ro es lo úni­co que le ayu­da a con­te­ner las lá­gri­mas, al re­me­mo­rar aque­llos mo­men­tos.

“Co­men­cé a los 10 años, mi her­mano me re­ga­ló una cá­ma­ra mar­ca Ins­ta­max de 126 mi­lí­me­tros, y des­de ese mo­men­to me de­di­qué a to­mar­le fo­to­gra­fías a to­do lo que se mo­vie­ra, en es­pe­cial a ani­ma­les y pai­sa­jes, pe­ro par­ti­cu­lar­men­te al ros­tro hu­mano”, re­cuer­da Ze­pe­da.

En­tre ri­sas cuen­ta có­mo su her­mano le ayu­da­ba a aho­rrar pa­ra com­prar­se los ro­llos de pe­lí­cu­las pa­ra la cá­ma­ra, al tiem­po que le pro­me­tía que al­gún día re­ve­la­ría aque­llas ins­tan­tá­neas en blan­co y ne­gro, ya que plas­mar las grá­fi­cas en el pa­pel era su­ma­men­te cos­to­so por la fal­ta de fo­to es­tu­dios en el sec­tor sur del país.

Al cum­plir los 12 años, los pa­dres de Ze­pe­da le per­mi­tían sa­lir al Par­que Cen­tral a rea­li­zar sus acos­tum­bra­das se­sio­nes fo­to­grá­fi­cas de ani­ma­les has­ta que al­go cap­tó su aten­ción.

“Me asom­bró ver có­mo un fo­tó­gra­fo me­tía la mi­tad de su cuer­po den­tro de una gran ca­ja, se les lla­ma­ba fo­to­man­gas, to­ma­ba una fo­to y de in­me­dia­to se la en­tre­ga­ba a las per­so­nas, eso me cau­só tan­ta sor­pre­sa que no pu­de sa­car­lo de mi ca­be­za, al pun­to que de­ci­dí pre­gun­tar­le al fo­tó­gra­fo y él me lle­vó a su fo­to es­tu­dio”, re­la­ta el en­tre­vis­ta­do.

Pa­ra ese mo­men­to, en la re­gión sur ape­nas exis­tían tres fo­to­es­tu­dios com­ple­tos, es de­cir, que te­nían el equi­po y per­so­nal ne­ce­sa­rio pa­ra

MARLIN HE­RRE­RA Fo­tó­gra­fo pro­fe­sio­nal “To­mar una fo­to­gra­fía y po­der co­rre­gir­la en el ne­ga­ti­vo es un ar­te del cual Ze­pe­da de­be es­tar muy or­gu­llo­so, ya que son muy po­cos los pro­fe­sio­na­les que pue­den rea­li­zar­lo, y eso es de ad­mi­rar”. La fo­to­gra­fía es una má­qui­na del tiem­po pa­ra los hu­ma­nos. En Cho­lu­te­ca el tra­ba­jo de Ze­pe­da es co­ti­za­do pa­ra fo­tos de tí­tu­los.

to­mar y re­ve­lar fo­tos sin ne­ce­si­dad de en­viar­las has­ta Pa­na­má, don­de im­pri­mían.

A los 13 años, Ze­pe­da vi­si­ta por pri­me­ra vez un fo­to­es­tu­dio, ingresa al la­bo­ra­to­rio y ob­ser­va có­mo re­ve­lan un ro­llo de fo­to­gra­fía.

“Me que­dé con­ge­la­do al en­trar al cuar­to os­cu­ro, nun­ca ha­bía vis­to al­go igual y cuan­do vi có­mo el ros­tro de las per­so­nas se plas­ma­ba en el pa­pel su­pe que la fo­to­gra­fía se­ría mi pa­sión pa­ra siem­pre”, co­men­ta.

Te­nien­do 14 años co­men­zó a tra­ba­jar co­mo con­ser­je en un fo­to­es­tu­dio.

El pri­mer gran tra­ba­jo fotográfico de Ze­pe­da ocu­rrió el 22 de no­viem­bre de 1976 cuan­do lo­gró fo­to­gra­fiar, con una cá­ma­ra se­mi­pro­fe­sio­nal, al pre­si­den­te Juan Al­ber­to Mel­gar y su es­po­sa No­ra de Mel­gar du­ran­te una vi­si­ta de la pa­re­ja a Cho­lu­te­ca.

Con ape­nas 15 años, en 1981 Ze­pe­da ob­tie­ne su pri­mer con­tra­to co­mo fo­tó­gra­fo ti­tu­lar de un es­tu­dio, el cual co­men­za­ba a in­cur­sio­nar en el re­ve­la­do de fo­tos a co­lor y con ma­qui­na­ria in­dus­tria­li­za­da, lo que le per­mi­tió ir­se a Mé­xi­co du­ran­te sie­te me­ses a sa­car un técnico en fo­to­quí­mi­ca en el Ins­ti­tu­to La­ti­noa­me­ri­cano de Fo­to­gra­fía (Sis­pa), con­vir­tién­do­se, en su mo­men­to, en uno de los tres hon­du­re­ños en po­seer ese tí­tu­lo.

“An­tes de la lle­ga­da de la fo­to­gra­fía a co­lor a la co­mu­ni­dad, yo me ha­bía in­tere­sa­do por leer so­bre ella, así que com­pra­ba re­vis­tas y tex­tos so­bre eso y mu­chas ve­ces ve­nían en in­glés, lo que me fa­ci­li­tó mu­cho que cuan­do la nue­va ma­qui­na­ria lle­gó me per­mi­tie­ran a mí po­der for­mar­me en esa área, ya que los ma­nua­les es­ta­ban en in­glés y a mí se me fa­ci­li­ta­ba tra­du­cir­los”, co­men­tó el en­tre­vis­ta­do.

El je­fe de Ze­pe­da de­ci­dió tras­la­dar sus se­des a Te­gu­ci­gal­pa y

San Pe­dro Su­la, obli­gán­do­lo a de­jar Cho­lu­te­ca pa­ra te­ner un fu­tu­ro en lo que le apa­sio­na: la fo­to­gra­fía.

Con la for­ma­ción es­pe­cia­li­za­da que ha­bía ad­qui­ri­do, Ze­pe­da pa­só de te­ner un sa­la­rio de 90 lem­pi­ras a 350 lem­pi­ras al mes, que en aquel mo­men­to y a su cor­ta edad era una for­tu­na.

El con­tar con un em­pleo fi­jo le per­mi­tió po­der com­prar una cá­ma­ra pro­fe­sio­nal y se de­ci­dió por una Ni­kon de 135 mi­lí­me­tros, la cual le costó 600 dó­la­res, unos 1,200 lem­pi­ras, en aquel mo­men­to.

Opor­tu­ni­da­des

La pa­sión de Ze­pe­da por la fo­to­gra­fía lo ayu­dó a pa­gar­se sus es­tu­dios de me­dia e in­gre­sar a la uni­ver­si­dad pa­ra es­tu­diar ar­qui­tec­tu­ra, otra de sus gran­des pa­sio­nes, la cual es­ta­ba di­rec­ta­men­te li­ga­da a las grá­fi­cas.

“Mis 45 clases de ar­qui­tec­tu­ra me per­mi­tie­ron apren­der a di­bu­jar so­bre los ne­ga­ti­vos, a cam­biar los erro­res que te­nía la fo­to an­tes de re­ve­lar­la, lo que aho­ra po­de­mos ha­cer con el Pho­tos­hop”, re­la­ta el en­tre­vis­ta­do.

Al re­ti­rar­se de la uni­ver­si­dad, Ze­pe­da Pe­ral­ta de­ci­de que vi­vi­rá de la fo­to­gra­fía y le apor­ta­rá el va­lor agre­ga­do del re­ve­la­do en blan­co y ne­gro, sien­do aho­ra el úni­co fo­to­es­tu­dio de la re­gión sur en ofre­cer el ser­vi­cio de ma­ne­ra pro­fe­sio­nal y con ca­li­dad ga­ran­ti­za­da.

“Somos el fo­to­es­tu­dio que mu­chos cen­tros edu­ca­ti­vos eli­gen pa­ra que sa­que­mos las grá­fi­cas del tí­tu­lo de sus alum­nos así co­mo tam­bién de las uni­ver­si­da­des de la zo­na, ya que con­ta­mos con el equi­po y per­so­nal ca­li­fi­ca­do pa­ra rea­li­zar­lo, aho­rran­do el cos­to de los es­tu­dian­tes de te­ner que via­jar has­ta Te­gu­ci­gal­pa pa­ra sus fo­tos de gra­dua­ción”, ase­gu­ra el en­tre­vis­ta­do.

Le­ga­do

Pe­se a la pa­sión que Ju­lio César Ze­pe­da tie­ne por la fo­to­gra­fía, nin­guno de sus seis hi­jos ha op­ta­do por se­guir sus pa­sos.

“A al­gu­nos les gus­ta y tie­nen ta­len­to, pe­ro ellos lo ha­cen co­mo un pa­sa­tiem­po, no co­mo una ma­de­ra de ga­nar­se la vi­da y vi­vir de ello co­mo lo ha­go yo”, re­co­no­ce el en­tre­vis­ta­do.

Si bien sus hi­jos no tie­ne su mis­ma afición por la fo­to­gra­fía, quien sí lo acom­pa­ña y se ha con­ver­ti­do en su bra­zo de­re­cho es su es­po­sa, que jun­to a él man­tie­ne a flo­te el ne­go­cio.

“Ella se en­car­ga de to­do, sa­be dón­de se guar­da el equi­po, cuán­do te­ne­mos que com­prar más ma­te­rial por­que ya se es­tá aca­ban­do, qué ti­po de lu­ces te­ne­mos que uti­li­zar pa­ra ca­da tra­ba­jo, lle­var el con­trol de to­dos los cen­tros edu­ca­ti­vos, es to­do un tra­ba­jo que yo no po­dría ha­cer so­lo y pa­ra el que cuen­to con ella”, se­ña­ló.

Ze­pe­da tie­ne la vi­sión de po­der com­par­tir sus co­no­ci­mien­tos en el área de la fo­to­gra­fía de la­bo­ra­to­rio con jó­ve­nes y adul­tos, ya que es del cri­te­rio que es­te ti­po de pro­ce­sos no de­ben que­dar­se en la his­to­ria sino que los jó­ve­nes tie­nen que co­no­cer­lo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.