Fu­gas y pa­gos a po­li­cías

Diario La Prensa - - APERTURA - Da­go­ber­to Ro­drí­guez JE­FE DE RE­DAC­CIÓN

“es­te­ti­po­de ac­cio­nes­re­ñi­das con­la­ley­de­ben te­ne­run­cas­ti­go ejem­pla­ri­zan­te”

Nue­vos ele­men­tos han sa­li­do a luz de la fu­ga de 18 miem­bros de la pan­di­lla 18 de la cár­cel de Tá­ma­ra, Fran­cis­co Morazán, el es­te pa­sa­do mes de ma­yo, lo que vie­ne a con­fir­mar el ni­vel de com­pli­ci­dad que siem­pre ha exis­ti­do en los cen­tros pe­na­les en­tre reos, au­to­ri­da­des y cus­to­dios. Los in­ves­ti­ga­do­res de la Atic lo­gra­ron es­ta­ble­cer que los pan­di­lle­ros sa­lie­ron del re­cin­to ves­ti­dos de al­ba­ñi­les y otros con uni­for­mes de cus­to­dios, que fue­ron fa­ci­li­ta­dos por el per­so­nal del cen­tro. Vis­to lo an­te­rior, en­ton­ces se co­li­ge la ra­zón por­que los pan­di­lle­ros vi­vían como re­yes y a sus an­chas, co­me­tien­do y or­de­nan­do todo ti­po de de­li­tos en per­jui­cio de la ciu­da­da­nía desde es­tos re­cin­tos, adon­de su­pues­ta­men­te es­ta­ban con­fi­na­dos para pa­gar sus de­li­tos y fal­tas. Por mu­chos años, las cár­ce­les de­ja­ron de ser cen­tros de reha­bi­li­ta­ción del con­de­na­do y se con­vir­tie­ron en ca­te­dra­les y uni­ver­si­da­des del cri­men. Con mo­ti­vo de la ope­ra­ción Ava­lan­cha III tras­cen­dió una lis­ta de los pa­gos que los miem­bros de la MS ha­cían a po­li­cías de va­rias co­lo­nias de San Pe­dro Su­la, lo que tam­bién po­ne en en­tre­di­cho el pro­ce­so de de­pu­ra­ción po­li­cial. Es­te ti­po de si­tua­cio­nes mi­na más la con­fian­za de la ciu­da­da­nía en sus au­to­ri­da­des y en sus cuer­pos de se­gu­ri­dad, par­ti­cu­lar­men­te en la Po­li­cía, que to­da­vía es­tá le­jos de al­can­zar el ni­vel de cre­di­bi­li­dad que as­pi­ra el pue­blo. Sin du­da que las me­di­das adop­ta­das por es­te Go­bierno en los cen­tros pe­na­les, has­ta aho­ra se­cues­tra­dos por las ban­das cri­mi­na­les y las pan­di­llas, han ve­ni­do a traer or­den al sis­te­ma y han per­mi­ti­do re­du­cir la extorsión y el si­ca­ria­to.Sin em­bar­go, es­te ti­po de ac­cio­nes re­ñi­das con la ley de mu­chos miem­bros de la Po­li­cía Na­cio­nal y la Po­li­cía Pe­ni­ten­cia­ria de­ben te­ner un cas­ti­go ejem­pla­ri­zan­te para que es­tas si­tua­cio­nes no se si­gan re­pi­tien­do. Fal­ta mu­cho por ha­cer, y es­to par­te por pro­fun­di­zar en la de­pu­ra­ción po­li­cial para ter­mi­nar de sa­car las man­za­nas po­dri­das que to­da­vía que­dan den­tro del es­ta­men­to ar­ma­do y crear una en­ti­dad pe­ni­ten­cia­ria acor­de con los es­tán­da­res in­ter­na­cio­na­les. Du­ra ta­rea por ha­cer, pe­ro no im­po­si­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.