El tem­plo Wol­jeong­sa, el ca­mino para en­con­trar la ilu­mi­na­ción

Esta pa­go­da, de la or­den bu­dis­ta Jog­ye, en Co­rea del Sur, re­ci­be a per­so­nas de todas las re­li­gio­nes y de todo el mun­do para en­se­ñar­les a me­di­tar y ser me­jo­res hu­ma­nos

Diario La Prensa - - DOSSIER - Juan Car­los Ri­ve­ra juan.ri­ve­ra@la­pren­sa.hn

MON­TE DE ODAESAN, CO­REA

DEL SUR. Aba­jo de las la­de­ras de es­tas mon­ta­ñas, en me­dio de un pe­que­ño valle bos­co­so de abe­tos, una ca­de­na de po­de­ro­sos so­ni­dos vi­bran­tes, in­te­li­gi­bles para oc­ci­den­ta­les, se es­ca­pan de una er­mi­ta del tem­plo Wol­jeong­sa y se pier­den en el uni­ver­so. Den­tro de esta pe­que­ña sala, equi­va­len­te a una ca­pi­lla cris­tia­na, de pie y con los ojos ce­rra­dos, un mon­je fren­te a un al­tar co­lo­ri­do, do­mi­na­do por una gi­gan­tes­ca es­cul­tu­ra do­ra­da de Bu­da, ha­ce un viaje a su in­te­rior para en­con­trar­se con­si­go mis­mo. Aquí es el Jeokg­wang­jeon, el sa­lón de la quie­tud y la luz, don­de los mon­jes, que vi­ven en el tem­plo Wol­jeong­sa, y los vi­si­tan­tes que pro­mul­gan el bu­dis­mo ex­pre­san su fe y bus­can en­con­trar el ca­mino a la sa­bi­du­ría trans­por­ta­dos por los man­tras y los so­ni­dos mís- tic os lo gra­dos con la per­cu­sión del mok­tak. Mien­tras el mon­je y dos mu­je­res se arro­di­llan an­te Bu­da, en otro sa­lón, Weon Heang, vi ce abad del tem­ploWol je ong­sa, sen­ta­do en po­si­ción loto, fren­te a pe­rio­dis­tas de ocho na­cio­na­li­da­des, re­me­mo­ra la historia de es­te cen­tro es­pi­ri­tual an­ti­quí­si­mo. “El bu­dis­mo co­reano tie­ne 1,600 años de historia y es­ta­mos muy or­gu­llo­sos de su lar­ga tra­di­ción y del es­pí­ri­tu de gran com­pa­sión que si­gue vi­vo en nues­tra vi­da co­ti­dia­na dehoy”, di­cean­te los­pe­rio­dis­tas, en­tre ellos de LA PREN­SA de Hon­du­ras, que lle­ga­ron al tem­plo in­vi­ta­dos por el Ser­vi­cio de In­for­ma­ción y Cultura de Co­rea. Es­te­mon­je, que­vis­teun­há­bi­to que cu­bre sus pies, re­la­ta que “es­te an­ti­guo tem­plo fue cons­trui­do en el año 664 du­ran­te la di­nas­tía Si­lla por el gran sa­cer­do­te Ja­jang (625-702), y es uno de los gran­des tem­plos en la re­gión no­res­te (...). Es­te es es­pe­cial­men­te co­no­ci­do por ser un tem­plo de­sig­na­do para orar por la pro­tec­ción del país de la in­va­sión ex­tran­je­ra”. Des­pués de va­rios mi­nu­tos, es­tos pe­rio­dis­tas, que no sue­len sen­tar­se en po­si­ción de loto, co­mien­zan a sen­tir in­co­mo­di­dad, sin em­bar­go es­cu­chan co­na­ten­ció­na­la­bad­que, pe­se a ser un guar­dián de las cos­tum­bres mi­le­na­rias, usa te­lé­fono ce­lu­lar. “Es­te tem­plo tam­bién es fa­mo­so por el ado­be don­de prac­ti­ca­ron mu­chos gran­des sa­cer­do­tes, como el sa­cer­do­te na­cio­nal Do­seon (827898) de la di­nas­tía Si­lla, el gran sa­cer­do­te Muhak (13921910), el gran seón maes­tro Seo­san ( 1520-1604), quien or­ga­ni­zó y di­ri­gió la le­gión de mon­jes ar­ma­dos para de­fen­der el país du­ran­te la in­va­sión ja­po­ne­sa de nues­tro país ( 1592-1598)”, di­ce.

Es­pi­ri­tua­li­dad. Heang, mon­je de la or­den Jog­ye del bu­dis­mo, ex­pli­ca que “es­te tem­plo es tam­bién fa­mo­so por la primavera y el verano, el oto­ño y el in­vierno, para orar por la pros­pe­ri­dad y el bie­nes­tar del país (...)”. “Si quie­res co­no­cer Co­rea, de­bes co­no­cer el es­pí­ri­tu y la tra­di­ción del país. El es­pí­ri­tu de nues­tro país es­tá en la com­pa­sión del bu­dis­mo, y la tra­di­ción de nues­tro país se pue­de en­con­trar en la prác­ti­ca as­cé­ti­ca ri­gu­ro­sa en el tem­plo. La cultura es el es­pí­ri­tu del país, y la historia es el maes­tro de la gen­te del país”, di­ce. En el mo­men­to que el mon­je rea­li­za una re­se­ña, al­gu­nos tu­ris­tas se ha­cen sel­fies en la pa­go­da de pie­dra (te­so­ro na­cio­nal nú­me­ro 48 de Co­rea del Sur) que so­bre­sa­le en el co­ra­zón de Wol­jeong­sa. “El si­glo X XI es la era de la gran com­pa­sión del bu­dis­mo y la era de la doc­tri­na Hua-yen del bu­dis­mo, que abar­ca el prin­ci­pio de la uni­dad cós­mi­ca. El bu­dis­mo es la re­li­gión para bus­car nues­tro ver­da­de­ro yo y la ilu­mi­na­ción. El me­dio am­bien­te es rá­pi­da­men­te de­vas­ta­do y el ma­te­ria­lis­mo de al­ta tec­no­lo­gía es­tán de­te­rio­ran­do el co­ra­zón de la na­tu­ra­le­za hu­ma­na”, di­ce el abad. Es­te hom­bre, que lle­va una vi­da aus­te­ra en el tem­plo, re­cal­ca que “la úni­ca res­pues­ta a los pro­ble­mas de la po­bre­za en me­dio de la opu­len­cia y para man­te­ner la paz mun­dial en me­dio de las gue­rras fu­rio­sas es vol­ver a nues­tra ver­da­de­ra na­tu­ra­le­za hu­ma­na”. “Es, creo, mejor ser una ca­be­za de gran­po­lla­que ser la co­la de un gran buey”, di­ce. Al tem­ploWol­jeong­sa no solo lle­gan tu­ris­tas y pe­rio­dis­tas a ob­ser­var, per­so­nas de todas las re­li­gio­nes y de todo el mun­do se in­ter­nan va­rias se­ma­nas para, por me­dio de la me­di­ta­ción, en­con­trar res­pues­tas a es­tas pre­gun­tas: ¿Quién real­men­te soy? ¿Cuál es mi pa­pel en es­te planeta?

FO­TOS: JUAN CAR­LOS RI­VE­RA

RE­LI­GIÓN. Un mon­je bu­dis­ta ca­mi­na por una de las ve­re­das del tem­plo Wol­jeong­sa, el cual es­tá com­pues­to por 60 tem­plos y 8 er­mi­tas.

VE­RA JC. RI-

RI­TO. Un mon­je y dos mu­je­res fren­te a la ima­gen de Bu­da en el Jeokg­wang­jeon del tem­plo Wol­jeong­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.