La pro­fe­sión más no­ble

Diario La Prensa - - OPINIÓN -

No obs­tan­te el des­cré­di­to en el que la pro­fe­sión docente ha caí­do en los úl­ti­mos años, lo cier­to es que con­ti­núa sien­do, y por mu­cho, la pro­fe­sión más no­ble. Aun­que no sea la ocu­pa­ción mejor pa­ga­da y ha per­di­do el bri­llo que an­ta­ño tu­vie­ra, el ma­gis­te­rio man­tie­ne una dig­ni­dad y una tras­cen­den­cia so­cial que no le pue­den ser arre­ba­ta­das. Du­ran­te dé­ca­das, si­glos tal vez, el maes­tro fue el más im­por­tan­te re­pre­sen­tan­te de las fuer­zas vi­vas de to­da co­mu­ni­dad hu­ma­na. Era con­si­de­ra­do la re­ser­va in­te­lec­tual y el pozo de sa­bi­du­ría del que se sa­cia­ban an­ti­guas y nuevas ge­ne­ra­cio­nes. En Tegucigalpa, para el ca­so, ha­blar de don Víc­tor Cá­ce­res La­ra, de don Abe­lar­do For­tín o de don Oc­ta­siano y do­ña Adria­na Va­le­rio, en­tre otros, era ci­tar a au­tén­ti­cos per­so­na­jes de la vi­da cul­tu­ral de la ca­pi­tal y re­fe­ren­tes obli­ga­to­rios como ejem­plos de con­duc­ta éti­ca y com­pro­mi­so ciu­da­dano. A par­tir de la dé­ca­da de los se­ten­tas, el gre­mio ma­gis­te­rial asu­mió cier­to pro­ta­go­nis­mo en las lu­chas so­cia­les y, a pe­sar de que su par­ti­ci­pa­ción en es­tos asun­tos en na­da em­pa­ña­ba la dig­ni­dad de su pro­fe­sión, esta si­tua­ción fue el co­mien­zo de una se­rie de even­tos que cul­mi­na­ron con la pro­lon­ga­da cri­sis ge­ne­ra­da lue­go de los acon­te­ci­mien­tos del dos mil nue­ve, y cu­yo co­ro­la­rio fue la prác­ti­ca des­ar­ti­cu­la­ción del mo­vi­mien­to ma­gis­te­rial. Es evi­den­te que nin­gu­na so­cie­dad ni go­bierno pue­den pe­dir al ma­gis­te­rio que aban­do­ne su per­ma­nen­te sen­ti­do crí­ti­co; aque­llos que fue­ron edu­ca­dos para en­se­ñar a pen­sar no pue­den ellos de­jar de ha­cer­lo; aque­llos que de­ben desa­rro­llar en la ni­ñez y en la ju­ven­tud el deseo de co­no­cer y trans­for­mar la reali­dad, no pue­den ac­tuar como una ma­na­da de bo­rre­gos. Pe­ro, a pe­sar de todos los pe­sa­res, esa pro­fe­sión a la que en Hon­du­ras se de­di­ca es­te día, Día del Maes­tro, no ha de­ja­do de ser la que exi­ge el ma­yor com­pro­mi­so in­te­lec­tual, vo­li­ti­vo, afec­ti­vo, fí­si­co y psí­qui­co. Más que una pro­fe­sión, aun­que al­gu­nos no en­tien­dan ni acep­ten esta idea, el ma­gis­te­rio es una vo­ca­ción, un lla­ma­do, un apos­to­la­do. Un mé­di­co de­vuel­ve la salud al cuer­po, un in­ge­nie­ro tra­za y cons­tru­ye ca­mi­nos, un fi­nan­cis­ta pro­cu­ra ga­nan­cias, un abo­ga­do re­suel­ve plei­tos… un pro­fe­sor trans­for­ma vi­das, solo eso. De más es­tá de­cir que, a lo lar­go de los años, han abun­da­do hom­bres y mu­je­res que han es­ta­do dis­pues­tos a tra­ba­jar sin des­can­so, a lle­gar a sus ca­sas a pre­pa­rar cla­ses, a co­rre­gir cien­tos de ta­reas, a con­so­lar a los que lo ne­ce­si­tan, a ser­vir de mo­de­los imi­ta­bles, a que­rer a los alum­nos como a un hi­jo más. Por eso el ma­gis­te­rio es la pro­fe­sión con el sa­la­rio es­pi­ri­tual más al­to del mun­do. Por eso los felicitamos en es­te día.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.