Lac­tan­cia ma­ter­na, be­ne­fi­cio do­ble

Ayu­da a la ma­dre en su re­cu­pe­ra­ción fí­si­ca y emo­cio­nal; en el ni­ño, evi­ta en­fer­me­da­des

Diario La Prensa - - VIVIR -

AMA­MAN­TAR. Re­du­ce el ries­go de muerte neo­na­tal y dis­mi­nu­ye la po­si­bi­li­dad de un cán­cer de ma­ma

Tras su na­ci­mien­to, lue­go de que res­pi­ra y llo­ra, el be­bé de­be ser co­lo­ca­do de in­me­dia­to en el pe­cho de su ma­dre, como má­xi­mo me­dia ho­ra des­pués, para fo­men­tar la lac­tan­cia ma­ter­na exi­to­sa. “Ese con­tac­to piel con piel fa­vo­re­ce la lac­tan­cia por al me­nos 10 meses”, ase­gu­ró Per­la Ka­ri­na Gar­cía May, neo­na­tó­lo­ga en la Uni­dad de Cui­da­dos In­me­dia­tos al Re­cién Na­ci­do del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Pe­ri­na­to­lo­gía, de Mé­xi­co. Sin em­bar­go, en la ma­yo­ría de los hos­pi­ta­les es­to no su­ce­de, por lo que se acon­se­ja que la ma­dre pi­da que le pon­gan al pe­cho a su be­bé. El be­bé se que­da en la cu­na. Se se­pa­ra de la ma­dre. Se pe­sa, se mi­de, se le ha­ce la ex­plo­ra­ción fí­si­ca has­ta que la ma­dre sa­le de qui­ró­fano, lo que po­dría tar­dar una ho­ra o más, y pa­sa a re­cu­pe­ra­ción, ini­cia la lac­tan­cia, in­di­có. Co­men­tó que al mo­men­to que el re­cién na­ci­do es co­lo­ca­do so­bre su ma­má se le es­ti­mu­la el ol­fa­to, el tac­to y la au­di­ción. “Se ha vis­to que si el be­bé suc­cio­na den­tro de la primera me­dia ho­ra le va a fa­vo­re­cer a la ma­má que ten­ga ma­yor pro­duc­ción de le­che”.

Po­si­ción. El éxi­to de la lac­tan­cia de­pen­de de la pos­tu­ra y el aga­rre co­rrec­tos, plan­tea Ivon­ne Álvarez Pe­ña, neo­na­tó­lo­ga del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Pe­ri­na­to­lo­gía (IN Per). Si la ma­dre no lo­gra un buen aga­rre del be­bé y es­te só­lo pre­sio­na el pe­zón, lo le­sio­na y a ella le due­le, el be­bé no ob­tie­ne la can­ti­dad de le­che de­bi­do a la ma­la téc­ni­ca, se que­da con ham­bre, y en­ton­ces sur­ge esa ne­ce­si­dad de la ma­dre de bus­car apo­yo en las fór­mu­las lác­teas, ex­pli­ca.

Los la­bios del be­bé que­dan ha­cia afue­ra como “bo­ca de pes­ca­do”. Sus me­ji­llas se ven re­don­das. La na­riz y la bar­bi­lla ro­zan el pe­cho de ma­má.

Al ha­cer un aga­rre in­co­rrec­to el be­bé só­lo to­ma el pe­zón, es­te due­le, se agrie­ta y san­gra. El be­bé se que­da con ham­bre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.