Hoy se cie­rra la cár­cel del te­rror

Equi­po de LA PREN­SA en­tró ayer al pe­nal, es­ce­na­rio de muer­te co­no­ci­do co­mo la “universidad del cri­men” Con el traslado de 791 reos, el pre­si­dio sam­pe­drano que­da­rá clau­su­ra­do y lis­to pa­ra ser de­mo­li­do

Diario La Prensa - - PORTADA - Lis­seth Gar­cía do­ris.gar­cia@la­pren­sa.hn

SAN PE­DRO SU­LA. El cen­tro pe­nal de San Pe­dro Su­la vi­vió ayer su úl­ti­ma no­che co­mo al­ber­gue pa­ra reos. Hoy se­rán tras­la­da­dos los 791 re­clu­sos que que­dan y lue­go el in­mue­ble que­da ofi­cial­men­te clau­su­ra­do. La in­cer­ti­dum­bre de sa­ber a dón­de los lle­va­rán te­nía an­sio­sos a al­gu­nos pre­sos, mien­tras que otros se mos­tra­ban nos­tál­gi­cos. En unas ho­ras, el otro­ra pe­li­gro­so re­clu­so­rio no se­rá más que un re­cuer­do, su­cias pa­re­des y an­ti­guos ba­rro­tes. Pron­to se­rá de­mo­li­do. LA PREN­SA re­co­rrió ayer en ex­clu­si­va las ins­ta­la­cio­nes del que fue con­si­de­ra­do du­ran­te 30 años “una bom­ba de tiem­po”. Ayer, las au­to­ri­da­des per­mi­tie­ron que los fa­mi­lia­res in­gre­sa­ran co­mi­da, aun­que no hu­bo vi­si­tas con­yu­ga­les. La ma­yo­ría se de­di­có a em­pa­car las po­cas co­sas que te­nían y a pre­pa­rar­se pa­ra el traslado. Pe­ro en me­dio de la in­cer­ti­dum­bre hu­bo bue­nas ac­cio­nes: los in­ter­nos de dos ho­ga­res do­na­ron los ai­res acon­di­cio­na­dos a la pas­to­ral pe­ni­ten­cia­ria pa­ra que es­ta los lle­ve a ho­ga­res de an­cia­nos o ni­ños. Así trans­cu­rrían las ho­ras en un pre­si­dio que se mi­ra­ba ca­si va­cío, pe­ro que pa­ra­dó­ji­ca­men­te te­nía la po­bla­ción pe­ni­ten­cia­ria pa­ra la cual fue cons­trui­do ha­ce más de seis dé­ca­das. El ve­tus­to edi­fi­cio fue edi­fi­ca­do a fi­na­les de la dé­ca­da de los 40 con el pro­pó­si­to de al­ber­gar a un má­xi­mo de 800 reos; pe­ro de­bi­do a la fal­ta de pla­ni­fi­ca­ción y de una po­lí­ti­ca pe­ni­ten­cia­ria efec­ti­va al­ber­gó a 3,600 re­clu­sos, se­gún da­tos del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal Pe­ni­ten­cia­rio. Cu­rio­sa­men­te, al­gu­nos pre­sos has­ta ex­tra­ña­ron el ha­ci­na­mien­to al que es­ta­ban acos­tum­bra­dos, ya­que­des­pués­de los tras­la­dos, ho­ga­res co­mo el 3B que al­ber­ga­ba 365 per­so­nas, ayer ape­nas te­nía cua­tro reos.

49 reos ex­tran­je­ros es­ta­ban en el cen­tro pe­nal sam­pe­drano, se­gún da­tos ofi­cia­les. 500 Re­clu­sos fue­ron tras­la­da­dos del pe­nal sam­pe­drano al de El Por­ve­nir, tam­bién 380 de Tá­ma­ra a ese pe­nal.

Los le­tre­ros en las pa­re­des y los di­bu­jos son los tes­ti­gos fie­les de los sen­ti­mien­tos de los pri­va­dos de li­ber­tad. “Co­lom­bia­nas por siem­pre” se leía en una de las cel­das don­de es­tu­vie­ron re­clui­das va­rias ex­tran­je­ras. Men­sa­jes de fe, de­vo­ción por la Vir­gen y una que otra le­yen­da adon­de de­mos­tra­ban su amor por al­guien que­da­ron es­tam­pa­dos en las pa­re­des hú­me­das y man­cha­das por el pa­so del tiem­po.

El man­da­más. Mien­tras los re­clu­sos se alis­ta­ban en sus ho­ga­res, otros pre­fe­rían di­va­gar­se en el re­cin­to ge­ne­ral. En las ofi­ci­nas ad­mi­nis­tra­ti­vas, un hom­bre de sem­blan­te tran­qui­lo pe­ro ca­rác­ter fuer­te, ha­cía sus úl­ti­mos ajus­tes en el in­mue­ble. Es el co­ro­nel Geo­vany Irahe­ta, úl­ti­mo di­rec­tor del pre­si­dio que cum­ple las úl­ti­mas ho­ras al fren­te del pe­nal. “Es un mo­men­to his­tó­ri­co que va a que­dar en la men­te de las per­so­nas y te­ne­mos la fe en Dios de que to­do sal­drá en com­ple­ta nor­ma­li­dad”, di­jo el mi­li­tar. Ase­gu­ró que el áni­mo de los reos es de tran­qui­li­dad, “son cons­cien­tes del traslado y es­tán pre­pa­ra­dos pa­ra sa­lir en paz y en or­den del pre­si­dio”. De­ta­lló que ano­che ha­bía una po­bla­ción de 791 pre­sos: dos mu­je­res y 789 hom­bres. Re­la­tó que la ma­yo­ría de ho­ga­res es­ta­ban ca­si va­cíos. Ha­bían en­tre cin­co y 10 pre­sos en ca­da uno. Re­cor­dó que la pe­ni­ten­cia­ría cuen­ta con 27 ho­ga­res de di­fe­ren­tes ta­ma­ños; ha­bía ho­ga­res de 300 has­ta 400 per­so­nas en una so­la cel­da. Por su ubi­ca­ción, el cen­tro pe­nal re­pre­sen­ta­ba una ame­na­za la­ten­te pa­ra el barrio Ca­ba­ñas y sec­to­res ale­da­ños. El ha­ci­na­mien­to y la fal­ta de me­di­das de se­gu­ri­dad con­ver­tían al re­cin­to en una “bom­ba de tiem­po”. Fue ca­li­fi­ca­do co­mo una “universidad del cri­men” y se vi­vie­ron his­to­rias de ho­rror ysan­gre, pe­ro­tam­bién­deem­pren­di­mien­to y per­se­ve­ran­cia al apro­ve­char los ta­lle­res y apren­der a leer. Ano­che, mien­tras lle­ga­ba la ho­ra del traslado, Ma­nuel Mi­ran­da co­ci­na­ba en gran­des cal­de­ros la úl­ti­ma co­mi­da en ese pe­nal: fri­jo­les, arroz, es­pa­gue­tis y tor­ti­llas. Hoy, gra­cias a Dios, se es­cri­be una nue­va pá­gi­na en San Pe­dro Su­la.

“DoNAMos A LA pAs­to­RAL Los tREs AI­REs ACoN­DI­CIo­NA­Dos quE Es­tA­bAN EN EL ho­gAR 4” “tE­NíA­Mos 46 CuL­tos AL MEs y pEDIMos­quENos DE­jEN sE­guIR hACIéNDoLo DoN­DE Es­tE­Mos” “tRA­bA­jA­Mos hAs­tA EL ÚL­tI­Mo Mo­MEN­to pA­RA No Es­tAR pREo­Cu­pA­Dos”

JO­SÉ MI­GUEL IRAHE­TA Pa­na­de­ro en el pe­nal

FRAN­CIS­CO RI­VE­RA Re­clu­so

RENY IZA­GUI­RRE Re­clu­so

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.