En­lo­que­ci­dos por el di­ne­ro

Diario La Prensa - - OPINIÓN - Ró­mu­lo Emi­li­ani un­men­sa­je_a­lCo­ra­zon@yahoo.Com

Se ve a la gen­te co­mo hip­no­ti­za­da, en­lo­que­ci­da, per­si­guien­do el di­ne­ro don­de crea lo vea, sea en es­pe­cies, bi­lle­tes, che­ques, te­rre­nos, ne­go­cios, ca­sas, au­tos, co­mi­sio­nes, prés­ta­mos, in­ver­sio­nes. Co­mo tam­bién al­gu­nos co­rren tras el di­ne­ro que se da en frau­des, nar­co­trá­fi­co, eva­sión de im­pues­tos, chantajes, so­bor­nos, ven­ta de ar­mas ile­ga­les, se­cues­tros, si­ca­ria­to. Es­to lle­ga a ni­ve­les de irra­cio­na­li­dad, al ex­tre­mo de que ac­ti­va los ins­tin­tos más pri­mi­ti­vos del ser hu­mano, co­mo cuan­do unos lo­bos se pe­lean en­tre sí un pe­da­zo de car­ne del ja­ba­lí que ma­ta­ron. So­mos pa­re­ci­dos a esos ani­ma­les, pe­ro más so­fis­ti­ca­dos, más crue­les. De he­cho nos se­gui­mos ma­tan­do y la his­to­ria del mun­do es co­mo un gran re­gue­ro de san­gre, y el amor al di­ne­ro ha si­do uno de los gran­des cau­san­tes de es­to. La ma­yor par­te de los crí­me­nes que ocu­rren son por asun­to de di­ne­ro, y las gue­rras tie­nen un tras­fon­do eco­nó­mi­co ge­ne­ral­men­te. La co­di­cia es uno de esos vi­cios que ori­gi­nan otros pe­ca­dos y que pa­de­ce mu­cha gen­te en cual­quier par­te del mun­do y épo­ca. Na­die es­tá exen­to de caer en eso. Con­sis­te en de­sear de ma­ne­ra in­ten­sa, pro­fun­da, per­ma­nen­te y ca­si de­ses­pe­ra­da bie­nes ma­te­ria­les, ocu­pan­do la ma­yor par­te del tiem­po y de energía en la con­se­cu­ción de los mis­mos, pa­san­do por en­ci­ma y sa­cri­fi­can­do va­lo­res su­pe­rio­res. La per­so­na in­va­di­da por es­te pe­ca­do, por es­te mal es­pí­ri­tu, es­tá siem­pre pen­san­do en te­ner y có­mo ha­cer­lo. Su co­ra­zón es­tá pues­to en el bien ape­te­ci­do y es el fo­co prin­ci­pal de to­da su aten­ción. To­do gi­ra en torno al di­ne­ro o a lo que lo re­pre­sen­ta. Na­da ha­ce si no es mo­vi­do por con­se­guir y man­te­ner esos bie­nes y bus­can­do la ma­ne­ra de agran­dar su po­se­sión. Su co­ra­zón se me­ta­li­za y pier­de la sen­si­bi­li­dad an­te el amor y el do­lor hu­mano. No hay en esa per­so­na rasgos de com­pa­sión ni de so­li­da­ri­dad y aban­do­na al ver­da­de­ro Dios y po­ne en su lu­gar el dios falso del di­ne­ro. Sa­be re­unir­se con gen­te que pien­se co­mo él, a los que cons­ti­tu­ye alia­dos en el mis­mo fin de po­seer co­sas. Es di­fí­cil que se su­je­te a nor­mas éti­cas y morales ni que res­pe­te a los de­más en su dig­ni­dad, de­re­chos, ni la pro­pia vi­da del otro. El di­ne­ro se con­vier­te en una adic­ción, una dro­ga que es­tá pi­dien­do siem­pre más y más ser ad­qui­ri­da y consumida, por lo tan­to ac­túa co­mo un hip­no­ti­za­do o zom­bi que so­la­men­te fun­cio­na si el di­ne­ro es­tá de­lan­te pa­ra ser po­seí­do. To­dos los va­lo­res co­mo la ver­dad, la so­li­da­ri­dad, la ge­ne­ro­si­dad, el com­pa­ñe­ris­mo, la amis­tad, la ho­nes­ti­dad, la pru­den­cia son de­ja­dos a un la­do por cul­ti­var la sa­ga­ci­dad, el en­ga­ño, el so­borno, la as­tu­cia, la tram­pa, el ro­bo y to­do ne­go­cio lu­cra­ti­vo, no im­por­ta si ha­ce da­ño a los de­más; si es ren­ta­ble, es vá­li­do. Es­te pe­ca­do que tan­to da­ño ha he­cho a la hu­ma­ni­dad se une a la ava­ri­cia, ese de­seo de man­te­ner co­mo pro­pio sin com­par­tir con na­die los bie­nes ad­qui­ri­dos. El ava­ro es un ser egoís­ta y su afán de te­ner co­sas lo pue­de lle­var al ex­tre­mo de no que­rer gas­tar ni pa­ra él. El asun­to es te­ner, cui­dar y vi­gi­lar, ad­mi­rar y ado­rar lo que se tie­ne. ¿Y qué ha­cer? Pri­me­ro, com­pren­der que Dios no prohí­be te­ner bie­nes y has­ta ri­que­za si se ad­quie­re ho­nes­ta­men­te. Se pue­de ser mi­llo­na­rio mien­tras es­té en pri­mer lu­gar el Se­ñor y se sea jus­to y ge­ne­ro­so com­par­tien­do lo que uno tie­ne. Que esa ri­que­za ge­ne­re em­pleo y ten­ga pro­yec­ción so­cial, sien­do so­li­da­rios con los que más su­fren, es al­go po­si­ti­vo. Se­gun­do, es­tar vi­gi­lan­do el al­ma pa­ra que el mal es­pí­ri­tu no nos ino­cu­le el vi­rus del de­seo des­me­di­do, des­con­tro­la­do, de te­ner bie­nes sin im­por­tar có­mo ha­cer­lo. Ter­ce­ro, ubi­car­nos en el cen­tro de nues­tro co­ra­zón y ver lo que en ver­dad desea­mos y ne­ce­si­ta­mos: la pre­sen­cia del Se­ñor, el amar a los de­más, el cons­truir un mun­do me­jor, el ser útil al pró­ji­mo. Ahí sí de­be­ría­mos ser mi­llo­na­rios, en el amor. Cuar­to, com­pren­der que el amor al di­ne­ro co­mo un dios es la raíz de to­dos los ma­les y por lo tan­to evi­tar to­do ma­te­ria­lis­mo y lu­char por cons­truir una so­cie­dad jus­ta don­de se res­pe­ten los de­re­chos hu­ma­nos, se lu­che contra la co­rrup­ción, se dis­tri­bu­yan los bie­nes equi­ta­ti­va­men­te y se in­clu­ya a los po­bres en los pla­nes de desa­rro­llo de los paí­ses y co­mu­ni­da­des. Quin­to, ejer­cer la vir­tud de la ge­ne­ro­si­dad siem­pre que po­da­mos, con lo po­qui­to o mu­cho que ten­ga­mos, man­te­nien­do el co­ra­zón des­ape­ga­do de to­da ata­du­ra a los bie­nes del mun­do. To­do se pue­de con­se­guir si se­gui­mos a Je­su­cris­to, quien vi­vió des­ape­ga­do de to­dos los bie­nes y sir­vien­do a los de­más. Re­cor­de­mos que con él so­mos in­ven­ci­bles.

EL DI­NE­RO SECONVIERTEEN ADIC­CIÓN, DRO­GA, QUE PI­DE MÁS Y MÁSSER AD­QUI­RI­DA Y CONSUMIDA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.