Ca­sa Da­vid

Diario La Prensa - - OPINIÓN -

En los di­fe­ren­tes cen­tros hos­pi­ta­la­rios del país no exis­ten los su­fi­cien­tes re­cur­sos pa­ra aten­der a un pa­cien­te y me­nos a un fa­mi­liar del pa­cien­te que le acom­pa­ña. Y ha­go re­fe­ren­cia a es­te ca­so por­que lo he vi­vi­do –co­mo di­cen en nues­tro país– en car­ne pro­pia. Un fa­mi­liar in­ter­na­do por más de 15 días pa­ra que le rea­li­za­ran una ope­ra­ción, que se­gún mé­di­cos de clí­ni­cas pri­va­das era una ci­ru­gía de emer­gen­cia, pe­ro sin im­por­tar cuán­to tiem­po tar­da­ran en aten­der­nos en­ten­dí la si­tua­ción en la que se encuentra la ins­ti­tu­ción, ya que no era la úni­ca en aque­lla eter­na es­pe­ra. Los fa­mi­lia­res de es­tos pa­cien­tes pa­sa­mos ho­ras tras ho­ras es­pe­ran­do re­sul­ta­dos, el can­san­cio ca­da vez em­peo­ra pe­ro lo úni­co que nos man­tie­ne fir­mes es la ilu­sión de ver que nues­tro ser que­ri­do sal­ga me­jor de sa­lud. Pa­ra suer­te de mu­chos que pa­sa­mos la mis­ma si­tua­ción exis­ten per­so­nas que no les im­por­ta dar lo po­co que tie­nen sin es­pe­rar na­da a cam­bio. Es el ca­so de la fun­da­ción Ca­sa Da­vid, que se ha con­ver­ti­do en el abri­go de mu­chos fa­mi­lia­res que vie­nen des­de le­jos a vi­si­tar a sus pa­rien­tes in­ter­na­dos en el se­gu­ro so­cial en San Pe­dro Su­la. Es­ta ins­ti­tu­ción ofre­ce ali­men­tos, ro­pa, un lu­gar pa­ra dor­mir y trans­por­te. Es ne­ce­sa­rio que en ca­da cen­tro hos­pi­ta­la­rio exis­ta un lu­gar pa­ra alo­jar es­tas per­so­nas que vie­nen del in­te­rior del país, to­do se pue­de lo­grar si mi­ra­mos la reali­dad que vi­ven los de­más. DICCY AL­BA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.