ATA QUEEN ES­CUE­LA DEJA 17 MUER­TOS

Ni­ko­las Cruz (de 19 años), quien ha­bía si­do ex­pul­sa­do de la es­cue­la de Bro­ward, in­gre­só a es­ta con un fusil y dis­pa­ró in­dis­cri­mi­na­da­men­te ma­tan­do a 17 per­so­nas e hi­rien­do a otras 15

Diario La Prensa - - PORTADA -

PAR­KLAND. Un nue­vo ti­ro­teo en­lu­tó ayer a Es­ta­dos Uni­dos: 17 per­so­nas mu­rie­ron en una es­cue­la de Flo­ri­da, en una jor­na­da de ho­rror don­de es­tu­dian­tes ate­rra­dos co­rrían de­ses­pe­ra­dos tras los dis­pa­ros, mien­tras otros es­con­di­dos en las au­las pe­dían ayu­da por men­sa­jes de tex­to. Es­ta ma­tan­za en el Día de San Va­len­tín, una de las peo­res en el país en 25 años, ocu­rrió en la es­cue­la se­cun­da­ria Mar­jory Sto­ne­man Dou­glas en Par­kland, una ciu­dad a unos 80 ki­ló­me­tros al nor­te de Mia­mi, lue­go de que un exalumno de 19 años abrie­ra fue­go ha­cia el fin del horario de cla­ses, di­jo la po­li­cía. “Te­ne­mos 17 víc­ti­mas con­fir­ma­das. Do­ce de ellos es­ta­ban den­tro del edi­fi­cio, dos víc­ti­mas es­ta­ban jus­to fue­ra, otra en una ca­lle ad­ya­cen­te y dos per­die­ron la vi­da en el hos­pi­tal”, in­for­mó el je­fe de po­li­cía del con­da­do de Bro­ward, Scott Is­rael, ca­li­fi­can­do la es­ce­na del cri­men co­mo “ho­rri­ble”. El con­da­do de Bro­ward, don­de se ubi­ca el cen­tro edu­ca­ti­vo, tie­ne una de las po­bla­cio­nes his­pa­nas más gran­des de to­do el país. El sos­pe­cho­so, que es­tá ba­jo cus­to­dia, fue iden­ti­fi­ca­do co­mo Ni­ko­las de Jesús Cruz y ha­bía si­do ex­pul­sa­do del cen­troe­du­ca­ti­vo­por“ra­zo­nes dis­ci­pli­na­rias”.

Aman­te de las ar­mas.

El Al­gua­cil Is­rael co­mu­ni­có que el au­tor de los dis­pa­ros, de 19 años, por­ta­ba una más­ca­ra de gas y es­ta­ba ar­ma­do con un ri­fle se­mi­au­to­má­ti­co AR-15 cuan­do in­gre­só a la es­cue­la y abrió fue­go. Tam­bién lle­va­ba bom­bas de hu­mo y va­rios car­ga­do­res. El jo­ven, ex­pli­có Is­rael, fue detenido sin que pre­sen­ta­se re­sis­ten­cia cuan­do los agen­tes lo con­fron­ta­ron en las cer­ca­nías del cen­tro. El uni­for­ma­do in­di­có que los in­ves­ti­ga­do­res ana­li­zan las pá­gi­nas web que el jo­ven vi­si­ta­ba así co­mo sus re­des so­cia­les, y lo que han en­con­tra­do es “muy in­quie­tan­te”. El diario Mia­mi He­rald ci­tó a Jim Gard, un pro­fe­sor de ma­te­má­ti­cas de ese cen­tro edu­ca­ti­vo, quien re­ve­ló que los do­cen­tes y per­so­nal ad­mi­nis­tra­ti­vo fue­ron ad­ver­ti­dos el año pa­sa­do de que el exes­tu­dian­te cons­ti­tuía una ame­na­za y no se le de­bía per­mi­tir el in­gre­so al co­le­gio con mo­chi­la. “Hu­bo pro­ble­mas con él el año pa­sa­do ame­na­zan­do a es­tu­dian­tes, y creo que se le pi­dió que aban­do­na­se el cam- pus”, ma­ni­fes­tó el maes­tro al diario. Un es­tu­dian­te del cen­tro es­co­lar de­cla­ró a la ca­de­na CBS que Cruz, un “chi­co pro­ble­má­ti­co”, fue ex­pul­sa­do de la es­cue­la y que siem­pre “car­ga­ba ar­mas”, las cua­les ade­más no te­nía re­pa­ros en en­se­ñar­las a los otros alum­nos. Se­gún la cuen­ta de Ins­ta­gram del jo­ven, él era un fa­ná­ti­co de las ar­mas y en los po­cos posteos que subió a esa red so­cial se ven di­fe­ren­tes ti­pos de pis­to­las y a él em­pu­ñán­do­las. Tam­bién apa­re­ce ma­ne­jan­do di­ver­sos es­ti­los de cu­chi­llos. Sin em­bar­go, Ro­bert Run­cie, su­per­in­ten­den­te del sis­te­ma es­co­lar de Bro­ward, di­jo a la pren­sa des­co­no­cer que hu­bie­se re­por­tes so­bre com­por­ta­mien­to alar­man­te del jo­ven, que por su edad po­día com­prar ar­mas de fue­go de ma­ne­ra le­gal en Flo­ri­da.

Mo­men­tos de te­rror.

Jo­seph Pa­ni­ku­lan­ga­ra con­tó que su so­bri­na Dhi­ya de 17 años, es­tu­dian­te de úl­ti­mo gra­do de la es­cue­la, le avi­só lo que es­ta­ba ocu­rrien­do por men­sa­je de tex­to, y le di­jo que era un “caos en to­das par­tes”. “Es­to

“NiN­gúN Ni­ño, maes­tro u otra per­so­Na de­be­ría seN­tir­se iN­se­gu­ro eN uNa es­cue­la es­ta­dou­Ni­deN­se” “mi co­ra­zóN es­tá dolido por el ti­ro­teo... to­dos los afec­ta­dos eN mis peN­sa­mieN­tos y ora­cio­Nes”

es muy tris­te, muy tris­te pa­ra mí y pa­ra mi fa­mi­lia”, di­jo. Jeie­lla Do­doo, otra alum­na, con­tó a CBS News que pri­me­ro cre­yó que era un si­mu­la­cro de ru­ti­na. Des­pués de que so­nó la alar­ma “es­cu­ché seis dis­pa­ros. Y lue­go al­gu­nas per­so­nas em­pe­za­ron a co­rrer y lue­go to­do el mun­do em­pe­zó a co­rrer por­que pen­sa­mos ‘Si es real, en­ton­ces sim­ple­men­te a co­rrer’”. Cae­sar Fi­gue­roa di­jo a CNN que su hi­ja es­ta­ba es­con­di­da en un ar­ma­rio, man­dan­do men­sa­jes de tex­to a su fa­mi­lia. Es­ta­ba con 10 ami­gos. “Una ven­ta­na es­ta­lló y to­do el mun­do gri­ta­ba y co­rría. En­ton­ces co­rrió al ar­ma­rio”, con­tó. Con­sul­ta­da so­bre la se­gu­ri­dad en la es­cue­la, a la que con­cu­rren unos 3,000 es- tu­dian­tes, la al­cal­de­sa de Par­kland, Ch­ris­ti­ne Hunsc h o f s ky, d i jo que ha­bía siem­pre un ofi­cial de po­li­cía pre­sen­te y que las ins­ta­la­cio­nes tie­nen un “úni­co punto de in­gre­so”. La te­le­vi­sión mos­tró es­tu­dian­tes eva­cuan­do el lu­gar, al­gu­nos con los bra­zos en al­to, mien­tras ofi­cia­les de po­li­cía con cas­cos, cha­le­cos an­ti­ba­las y ar­mas au­to­má­ti­cas vi­gi­la­ban va­rios pun­tos al­re­de­dor del com­ple­jo es­co­lar. En vi­deos pu­bli­ca­dos en re­des so­cia­les se pue­de ver a es­tu­dian­tes de la es­cue­la pro­te­gién­do­se mien­tras se es­cu­chan va­rios dis­pa­ros. Es­te ti­po de su­ce­sos, co­mo el ocu­rri­do en la es­cue­la Sandy Hook, en New­town, en el es­ta­do de Con­nec­ti­cut, don­de

mu­rie­ron vein­te ni­ños y seis adul­tos en di­ciem­bre de 2012, ha ge­ne­ra­do una ola de pe­ti­cio­nes pa­ra que se aprue­ben le­yes pa­ra lo­grar un ma­yor con­trol en la ven­ta de ar­mas. Pe­ro el Con­gre­so, con­tro­la­do por los re­pu­bli­ca­nos, aca­bó blo­quean­do una pro­pues­ta pa­ra ins­tau­rar un sis­te­ma de ve­ri­fi­ca­ción de an­te­ce­den­tes e im­pe­dir que las ar­mas lle­ga­ran a los cri­mi­na­les o en­fer­mos men­ta­les.

El fusil AR-15, cues­ta en­tre $600 y $1,200. Es el ar­ma que usa­ron los ata­can­tes de Las Ve­gas y Or­lan­do.

Los co­le­gia­les llo­ra­ban y se aga­cha­ban de­ba­jo de sus pu­pi­tres pa­ra pro­te­ger­se de las ba­las.

Ni­ko­las era fa­ná­ti­co de las ar­mas. Aquí al ser cap­tu­ra­do.

ME­LA­NIA TRUMP Pri­me­ra Da­ma de EUA

DO­NALD TRUMP Pre­si­den­te de EUA

Ni­ko­las de Jesús Cruz

El jo­ven Ni­ko­las de Jesús Cruz ha­cía alar­de en las re­des de su ad­mi­ra­ción por lí­de­res co­mo Sta­lin y de las ar­mas de fue­go. Fue detenido en Co­ral Springs.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.