Erika Pau­li­na se es­ca­pó del cáncer tras una ries­go­sa ope­ra­ción

La prin­ci­pal ca­rac­te­rís­ti­ca de es­ta ra­ra en­fer­me­dad es la obe­si­dad y ge­ne­ral­men­te afec­ta a las mu­je­res

Diario La Prensa - - SAN PEDRO - Al­ba Ál­va­rez al­ba.alvarez@la­pren­sa.hn

El sín­dro­me de Cushing, co­no­ci­do co­mo hi­per­cor­ti­so­lis­mo, es una en­fer­me­dad pro­vo­ca­da por el au­men­to de la hor­mo­na cor­ti­sol y se diag­nos­ti­can en­tre 30 y 40 ca­sos en un mi­llón de per­so­nas en el mun­do. Erika Pau­li­na Gar­cía (de 17 años) es uno de esos ca­sos. La hon­du­re­ña fue diag­nos­ti­ca­da con la en­fer­me­dad en 2016 y su his­to­ria es si­nó­ni­mo de su per­se­ve­ran­cia y la de­ci­sión de un gru­po de es­pe­cia­lis­tas que la ope­ró. “Es­ta ni­ña es­tá cu­ra­da y tie­ne que vi­vir una vi­da fe­liz”, di­jo el ci­ru­jano pe­dia­tra Juan Cra­nio­tis, quien tras co­no­cer el ca­so de­ci­dió asu­mir el re­to de in­ter­ve­nir­la qui­rúr­gi­ca­men­te y ex­traer­le un tu­mor que le hi­zo al­can­zar a la jo­ven un pe­so anor­mal de 240 li­bras de­bi­do a la gra­sa acu­mu­la­da en su cuer­po pro­duc­to de la en­fer­me­dad. “En el ca­so de Erika, el sín­dro­me de Cushing era oca­sio­na­do por la pre­sen­cia de un tu­mor en la glán­du­la su­pra­rre­nal de­re­cha que pro­du­cía es­te­roi­des, lo que oca­sio­na­ba la in­cor­po­ra­ción de gra­sa en el or­ga­nis­mo, por lo que em­pe­zó a au­men­tar de pe­so”, ex­pli­có Cra­nio­tis. La ope­ra­ción la prac­ti­có ha­ce más de seis me­ses y con­tó con el apo­yo de en­fer­me­ras y el ci­ru­jano pe­dia­tra El­mer He­rre­ra, el anes­te­sió­lo­go Edín Rá­pa­lo y el en­do­cri­nó­lo­go pe­dia­tra ós­car Zú­ni­ga. “Da­mos gra­cias a Dios por­que afor­tu­na­da­men­te fue un tu­mor be­nigno, sig­ni­fi­can­do que no hay cáncer”, agre­gó el es­pe­cia­lis­ta que la­bo­ra en la fun­da­ción Ruth Paz. Es­ta es una en­fer­me­dad ra­ra por­que apa­re­ce en ni­ños que es­tán con tra­ta­mien­to pa­ra cáncer y el más fre­cuen­te es la leu­ce­mia. En Hon­du­ras han ope­ra­do ge­ne­ral­men­te a adul­tos, pe­ro no se ma­ne­jan ci­fras ofi­cia­les de­bi­do a su ra­re­za. El sín­dro­me es más fre­cuen­te en mu­je­res que en hom­bres y apa­re­ce en­tre los 20 y 40 años.

Vi­da nor­mal. A Erika Pau­li­na la vi­da le ha vuel­to a son­reír. So­lo le que­dan los re­cuer­dos cuan­do en agos­to de 2016 sin nin­gu­na ex­pli­ca­ción se le co­men­zó a caer el ca­be­llo y se le sus­pen­dió su pe­río­do mens­trual. Era ado­les­cen­te y llo­ra­ba por na­da, co­men­zó a su­bir de pe­so, lo que re­pre­sen­tó va­rias no­ches sin po­der con­ci­liar el sue­ño, sin ali­men­tar­se

bien y ale­jar­se de sus ami­gos y com­pa­ñe­ros de es­tu­dio del ins­ti­tu­to Po­li­va­len­te en Mo­ra­zán, Yo­ro. Con el apo­yo de su abue­la Ma­ría Car­ta­ge­na (de 52 años) y sus pa­dres que re­si­den en Es­ta­dos Uni­dos reali­zó va­rios via­jes a San Pe­dro Sula en bus­ca de una cu­ra y ex­pli­ca­ción mé­di­ca. Vi­si­tó dos mé­di­cos y des­pués de va­rios es­tu­dios le di­je­ron que pa­de­cía el sín­dro­me de Cushing. “Es un mi­la­gro, doy gra­cias a Dios y tam­bién a los mé­di­cos por sal­var mi vi­da”, ex­pre­só la ado­les­cen­te, quien lu­ce un as­pec­to ra­dian­te. Cur­sa el úl­ti­mo año de Ba­chi­lle­ra­to en In­for­má­ti­ca, pe­ro su sue­ño es ser quí­mi­ca far­ma­céu­ti­ca.

AMÍL­CAR IZA­GUI­RRE.

CAM­BIO. Erika Pau­li­na Gar­cía con el es­pe­cia­lis­ta Juan Cra­nio­tis. Aba­jo: así lu­cía por el sín­dro­me de Cushing.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.