“La ver­dad os ha­rá li­bres”

Diario La Prensa - - OPINIÓN - JUAN CAR­LOS OYUELA

Así co­mo el con­duc­tor de un au­to­mó­vil con el vi­drio de­lan­te­ro su­cio, el que pier­de la co­ne­xión con la ver­dad -con la reali­dad- de for­ma inex­pli­ca­ble pa­ra él pa­sa de cho­que en cho­que, des­tru­yen­do to­do a su pa­so: per­so­nas, re­la­cio­nes y los va­lo­res más al­tos. Al co­mien­zo se da cuen­ta de que es él el que se equi­vo­ca. Des­pués de un tra­mo con­du­cien­do con la eti­que­ta de men­ti­ro­so, que to­dos des­cu­bren con fa­ci­li­dad, él pien­sa que es­tá en la ra­zón y to­dos los de­más equi­vo­ca­dos. Pa­sa a ser an­te sus pro­pios ojos co­mo la víc­ti­ma in­com­pren­di­da, sus­cep­ti­ble en gra­do su­mo. Cuan­do los de­más o la mis­ma reali­dad se en­car­gan de co­lo­car­lo en su si­tio reac­cio­na con vio­len­cia, jus­ti­fi­can­do su con­duc­ta de las for­mas más sor­pren­den­tes e irri­so­rias. Es­ta fal­ta de ob­je­ti­vi­dad cau­sa ri­sa y enojo en los de­más, que le pa­gan con la mo­ne­da del ais­la­mien­to o la in­di­fe­ren­cia. Por otra par­te, co­mo “el la­drón pien­sa que los de­más son de su mis­ma con­di­ción”, el men­ti­ro­so pien­sa que los de­más tam­bién lo son y en­tra en un amar­go ca­mino de des­con­fian­za. Co­mo na­die pue­de vi­vir so­lo pa­ra con­se­guir cual­quier co­sa de los de­más, el men­ti­ro­so usa to­da cla­se de es­tra­te­gias -el te­mor, la ame­na­za o el di­ne­ro- pa­ra ma­ni­pu­lar­les y ob­te­ner su co­la­bo­ra­ción. La con­cien­cia del men­ti­ro­so siem­pre ac­túa. Cuan­do se en­cuen­tra en esos mo­men­tos en los que to­do hom­bre es­tá fren­te a ella des­cu­bre que es un des­di­cha­do. Si con­ti­núa de­ci­di­do en esas are­nas mo­ve­di­zas no ve otra sa­li­da que au­men­tar sus en­ga­ños pa­ra ta­par los an­te­rio­res, au­men­tan­do su la­men­ta­ble si­tua­ción. Siem­pre es tiem­po pa­ra com­pro­me­ter­nos ra­di­cal­men­te con la ver­dad. En es­te mo­men­to de­li­ca­do pa­ra nues­tro país, aho­ra más que nun­ca ha­cen fal­ta hon­du­re­ños que no ten­gan mie­do de de­cir la ver­dad y que la pro­cla­men fuer­te y cla­ro. De es­ta for­ma des­cu­bri­re­mos la gran sa­bi­du­ría de es­tas pa­la­bras pro­nun­cia­das ha­ce más de dos mil años: “La ver­dad os ha­rá li­bres”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.