Otro Go­bierno y nue­vo es­ti­lo

“dis­cur­so pre­si­den­cial: sa­lir­de­las tram­pas­de­lo in­sus­tan­cial pa­ra re­fe­rir­sea­los te­mas­to­ra­les”

Diario La Prensa - - OPINIÓN - Juan R. Mar­tí­nez ed18co­ne­jo@yahoo.com

Por mo­ti­vos de mis ta­rea sal fren­te de la A ca de mi aH on du­re ña de la Len­gua coin­ci­dí con va­rios se­cre­ta­rios de Es­ta­do en la an­te sa­la de la mi­nis­tra de Fi­nan­zas, Ro­cío Tá­bo­ra. En la amen a con­ver­sa­ción, tí­pi­ca en­tre co­no­ci­dos, ha­bla­mos de la ne­ce­si­dad de trans­mi­tir el sen­ti­mien­to al pue­blo que des­de el 27 de enero hay un nue­vo Go­bierno. Que aun­que di­ri­gi­do por el mis­mo ti­tu­lar del Eje­cu­ti­vo no es­tá ha­cien­do las mis­mas co­sas, ya­que­la reali­dad ha cam­bia­do to­tal­men­te y que no se pa­re­ce con la del pe­río­do an­te­rior. La con­clu­sión en que to­dos es­tu­vi­mos de acuer­do es que si ha­ce­mos las mis­mas co­sas ten­dre­mos los mis­mos re­sul­ta­dos. Al oír a uno de los se­cre­ta­rios de Es­ta­do me sen­tí com­pla­ci­do y apro­ve­ché pa­ra ex­pli­car les que des­de afue­ra pa­re­cen un ga­bi­ne­te clan des­tino por­que muy po­co se co­no­ce de sus la­bor es, de sus éxi­tos y de sus equi­vo­ca­cio­nes. De­ma­ne­ra­que pa­re­cie­ra–co­sa que es equi­vo­ca­da–que aquí so­lo hay una per­so­na que­tra­ba­ja: el Pre­si­den­te­de­la re­pú­bli­ca, al que se le atri­bu­yen to­dos­los­mé­ri­tos, co­sa­que­no­de­ja de­ca­er­le­bien, co­moa­cual­quie­ra, a JOH; pe­ro, ade­más, su­se­ne­mi­gos, que no creo que se los me­rez­ca, apro­ve­chan pa­ra atri­buir­le to­das las res­pon­sa­bi­li­da­des. Yco­mo­la ima­gi­na­ción es muy ren­cor osa e hi­rien­te aho­ra in­clu­so lo lla­man “dic­ta­dor ”, aun­que fue ele­gi­do de con­for­mi­dad con la ley–que nos gus­teono, es de obli­ga­do cum­pli- mien­to por to­dos–y con la le­gi­ti­ma­ción de to­das las fuer­zas po­lí­ti­cas que com­pi­tie­ron por el fa­vor del vo­to po­pu­lar el 26 de no­viem­bre pa­sa­do. Tal co­sa es tan cier­ta que si la opo­si­ción hu­bie­se ga­na­do, aquí na­die es­ta­ría ha­blan­do de vio­la­ción ala Cons­ti­tu­ción ni mu­cho me­nos ofen­dien­do la cre­di­bi­li­dad pú­bli­ca al ata­car al go­ber­nan­te con el ad­je­ti­vo de“dic­ta­dor ”. Les re­fe­ría, en la ami­ga­ble con­ver­sa­ción a los que aquí en for­ma im­pro­pia lla­man mi­nis­tros, que­de re­pen­te el pro­ble­ma es de“es­ti­lo eje­cu­ti­vo” de di­rec­ción por par­te del Pre­si­den­te de la re­pú­bli­ca. En un es que­ma en que el ti­tu­lar del Eje­cu­ti­vo siem­pre an­da ade­lan­te y los se­cre­ta­rios de Es­ta­do de­trás, los éxi­tos y los fra­ca­sos son del Pre­si­den­te. En el mo­de­lo tra­di­cio­nal –que ex­pe­ri­men­té en el go­bierno de Ca­lle­jas–to­dos los erro­res eran de los se­cre­ta­rios de Es­ta­do. Y el Pre­si­den­te era quien co­rre­gía, en­men­da­ba e in­clu­so des­ti­tuía a sus prin­ci­pa­les co­la­bo­ra­do­res, con lo cual sa­lía lim­pio del pro­ble­ma. Aun­que no ten­go los co­no­ci­mien­tos de Sal­va­dor N as ra­lla, po­si­ble­men­te el hom­bre más ta­len­to­so en ma­te­ria de­por­ti­va de to­da la ga­la­xia, me atre­vía su­ge­rir a uno de los se­cre­ta­rios de Es­ta­do que ha­bía vis­to más in­tere­sa­do en el asun­to que era ne­ce­sa­rio que el equi­po de Go­bierno ju­ga­ra con tres de­lan­te­ros ade­lan­ta dos y un fal­so diez, atra­sa­do, de for­ma que cons­tru­ye­ran jue­go, pa­ra que abier­tos los es­pa­cios le per­mi­tie­ran ala es­tre­lla, el ti­tu­lar del Eje­cu­ti­vo, po­ner­la bo­la en­tre las mal las, ven­cien­do al por­te­ro ad­ver­sa­rio, lle­ván­do­se los aplau­sos del pú­bli­co. Dos­de­los ter­tu­lia­nos es­tu­vie­ron de acuer­do. Co­sa­que­mea­le­gro, ya­queen­va­rias opor­tu­ni­da­des, ha­ce­más­deun añoy­me­dio, lein­sis­tía JOH que el que es­tu­vie­ra por to­das par­tes re­ci­bien­do aplau­sos, cuan­do las co­sas ma­las se hi­cie­ran pre­sen­te, le exi­gi­rían­cuen­tas. Aho­ra­si­llue­vees cul­pa su­ya, y sino llue­ve tam­bién. Creo que bas­ta pa­ra por lo me­nos en es­te ca­so du­dar del mo­de­lo eje­cu­ti­vo que usó du­ran­te su pri­mer pe­río­do pre­si­den­cial. Pos­te­rior men­te con­ti­nué en so­li­ta­rio la re­fle­xión. Creo que de­be desa­rro­llar un nue­vo dis­cur­so pre­si­den­cial. Sa­lir de las tram­pas de­los mer­ca­dos de lo in­sus­tan­cial pa­ra re­fe­rir­se alo­te mas to­ra­les y de con­si­guien­te in­vi­tar nos a par­ti­ci­pa­ren su so­lu­ción. Así for­ja­rá una uni­dad pa­ra avan­zar y no co­mo una es­tra­te­gia pa­ra de­te­ner las em­bes­ti­das de Z el ay ay N as ra­lla, a quie­nes pa­ra de­te­ner­los hay que ais­lar­los de sus fuen­tes de abas­te­ci­mien­to. Y al fi­nal pro­po­ner un pro­gra­ma pro­fun­do de re for­mas que va­yan des­de la des cen­tra­li­za­ción del Po­der Eje­cu­ti­vo a de­mo­cra­ti­zar el Con­gre­so. Asi­mis­mo, po­ten­ciar, dán­do­le se­gu­ri­dad ala em­pre­sa pri­va­da pa­ra reac­ti­var­la eco­no­mía. Las co­sas no son com­pli­ca­das, lo que ha­ce fal­ta es con­ver­tir las en ob­je­ti­vos cla­ros y de­fi­ni­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.